Análisis Más

Errores de suplementación nutricional en deportes de resistencia

La suplementación deportiva contribuye a potenciar el rendimiento de los deportistas, por lo que son cada vez más quienes se animan a probar vitaminas y minerales como parte previa a un entrenamiento o competencia. Aunque en un principio era de uso casi exclusivo por aquellos que realizan deportes de fuerza, hoy en día atletas de cualquier disciplina usan estos nutrientes.

No obstante, hay bastantes prejuicios acerca del consumo indiscriminado de suplementos. A continuación presentamos una lista de los errores más frecuentes en su uso para deportes de resistencia.

  1. Saturar el estómago con bebidas hidratantes. Mantenernos hidratados es fundamental en las disciplinas de resistencia. Cuando hacemos un esfuerzo prolongado, beber agua no será suficiente para reponer las sales minerales, por lo que debemos recurrir a bebidas con electrolitos y minerales que necesitamos. Sin embargo, llenar el estómago con bebidas isotónicas solo hará sentirnos más pesados y acudir con frecuencia al baño.
  2. Abusar de bebidas estimulantes. Los atletas suelen consumir con frecuencia geles con cafeína o bebidas energizantes para mejorar su resistencia. En promedio, la dosis varía entre los 3 y 5 mg por kilo de peso. No obstante, muchas personas no soportan las sustancias estimulantes por igual cantidad, y esta puede afectar su organismo. En este caso, pueden sustituirse estas sustancias por barritas energéticas.
  3. No ingerir suplementos nuevos durante una competición. Se trata de un error muy extendido entre los atletas, sin embargo, nunca se debe probar un nuevo suplemento durante una competición. Lo recomendable es evaluar su eficacia y cómo reacciona nuestro organismo durante los días de entrenamiento, para evitar sorpresas desagradables como dolores estomacales. En efecto, los problemas más comunes en deportes de resistencia son la diarrea, infecciones respiratorios y molestias estomacales. La incorporación de microorganismos vivos a la estrategia nutricional durante el entrenamiento resulta fundamental, ya que los probióticos mejoran el tránsito intestinal y reducen la incidencia de infecciones.
  4. Consumir cualquier cantidad de proteínas. Una persona que participe en competencias deportivas requiere de mayores dosis de proteínas que una persona sedentaria, pero eso no significa que mientras más proteínas tome, su rendimiento va a ser mayor. La recomendación es tomar entre 1,2 a 1,6 g de proteína por kilo de peso corporal al día. Es importante no superar los 2 g por kilo.
  5. Ausencia de recuperación. Nuestro cuerpo necesita, al menos, uno o dos días de descanso a la semana, al igual que la suplementación deportiva. Para ello, existen los recuperadores musculares, los cuales combinan proteínas y vitaminas, y ayudan al deportista a acelerar su recuperación. De este modo, tendremos las energías y fuerzas necesarias para reincorporarnos a nuestras actividades deportivas.

Por otra parte, si recién nos iniciamos en los deportes de resistencia, conviene informarnos bien y consultar con expertos en la materia antes de usar un determinado suplemento y/o combinarlo con otros para buscar “resultados más rápidos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *