El corazón del deporte Más Opinión Psicología Deportiva Sin categoría

Entrenamiento invisible (2/3)

Muchísima literatura hay acerca de los elementos que conforman este Entrenamiento invisible. De manera global, podríamos resumirlo en dos aspectos fundamentales:

  1. Higiene y cuidado personal:

En este amplio aspecto, podemos englobar desde un aseo diario y adecuado, vigilar unos horarios y rutinas de sueño suficientes, vigilancia médica y/o del fisioterapeuta (sobre la incidencia de problemas dentales en lesiones musculares, también se puede encontrar bastante bibliografía…), alimentación suficiente y adecuada, evitar la ingesta de alcohol y/o sustancias perjudiciales y un largo sinfín de acciones que se centrarían el cuidar/preservar la integridad física del deportista y posibilitar la continuidad de su entrenamiento a salvo de lesiones y con solvencia.

  1. Psicológico:

Es aquí donde hay una mayor variedad de dificultades y problemáticas observadas, y además, difieren mucho en función del nivel de “profesionalización” del deportista. Habituales son los casos donde el deportista llega a niveles de sobreentrenamiento a causa de factores psicológicos.

Es en este segundo aspecto, donde voy a centrar la atención, ya que en mi experiencia como entrenador, no pocas veces he visto como situaciones de estrés/cansancio mental, asociadas a actividades ajenas a la vida deportiva de los atletas, desvirtuaban y echaban por tierra el programa de trabajo y evolución deportiva, al imposibilitar la continuidad.

Cuando hablamos de “deportistas profesionales”, nos solemos referir a deportistas de un elevado nivel, que generalmente están becados por sus respectivas federaciones (incluyendo a veces alojamiento fuera de su zona de procedencia) y que de manera complementaria, reciben/generan algún tipo de ingreso vía clubes, publicidad, competiciones con algún tipo de retribución… en este nivel de desempeño, aunque el deportista conjugue su vida deportiva con estudios o dedicación profesional, es el deporte el que se lleva la prioridad absoluta del tiempo, esfuerzo y dedicación, quedando todas las demás facetas personales, relegadas en un segundo plano.

Aquí, normalmente la situación de “bloqueo mental” suele aparecer debido a que demasiados elementos vitales, dependen de unos resultados deportivos, que pueden conseguirse o no, dependiendo de infinitos factores. Cuando “las cosas no salen” como/cuando estaban previstas, la presión y la angustia empiezan a aparecer, ya que en muchos casos se lo juegan todo en función de una marca o resultado. Aquí el trabajo de un profesional que enseñe/ayude a autogestionar este estrés, es fundamental.

 

https://pxhere.com/es/photo/1349125

 

 

Síganme en @MiguelAngel_EF, y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en http://www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *