Análisis Football Americano NFC NFC Norte NFL

Minnesota Vikings – Equipo sólido con un fallo inoportuno

Los Minnesota Vikings tuvieron un cierre de temporada agridulce. La derrota contundente en la final de la NFC fue algo inesperado para la causa vikinga y fue un golpe duro para un equipo que había superado las expectativas en la temporada regular.

Tras haber tenido altibajos en la temporada anterior, el 2017 pintaba para ser un mejor año en Minnesota.

En la semana 1, Sam Bradford (QB) luciría impecable frente a los New Orleans Saints y le daría a su equipo una esperanzadora primera victoria. Sin embargo, esta esperanza parecía diluirse cuando, de cara a la semana dos, Bradford se resentiría de una lesión que lo dejaría fuera el resto de la campaña. Teddy Bridgewater, quien sería el suplente ideal, también se encontraba lesionado, por lo tanto, el peso de la ofensiva del equipo tenía que correr a cargo de Case Keenum.

Una inesperada ofensiva

Nadie imaginaba que Keenum se convertiría en el líder de una de las mejores temporadas de los Vikings en los últimos años. Keenum ganaría 13 de sus 16 partidos como titular (incluyendo los dos partidos de playoffs) y finalizaría la temporada con un total de 3547 yardas por aire y 22 pases de anotación. 

Pero además de la revelación en la posición de mariscal, Minnesota encontró gran futuro en el ataque terrestre de la mano del novato Dalvin Cook. En los únicos cuatro partidos que jugó previos a su lesión, el RB de 22 años promedió 88.5 yardas terrestres por partido y es una de las grandes promesas para los Vikings de cara a la próxima temporada.

Tras la lesión de Cook, Latavius Murray se convirtió en la mayor arma terrestre de los Vikings con 842 yardas por tierra al final de la temporada.  En cuanto al aparato aéreo, Adam Thielen y Stefon Diggs fueron los receptores predilectos de Keenum. Thielen consiguió 1276 yardas por aire en sus 16 encuentros de temporada regular, mientras que Diggs aportó 849 en 14 partidos.

Defensa sólida y un fallo inoportuno

Y si la impredecible ofensiva de Minnesota no fuera suficiente, el aparato defensivo estuvo al mejor de los niveles. Harrison Smith, Anthony Barr, Everson Griffen, Xavier Rhodes y Linvan Joseph son solo algunos de los nombres una defensa solida a lo largo de la campaña regular. Líderes de en promedio de yardas permitidas (275.9) y puntos por partido (15.8), además de ser de los mejores en casi todas las estadísticas defensivas.

Pero de nada le sirvió ser la mejor defensiva de la liga en el momento importante. Los Vikings llegaban a la final de la NFC con la etiqueta de favoritos y la posibilidad de jugar el Super Bowl en su estadio. Aunque rápidamente se fueron 7-0 arriba, los Eagles anotaron 38 puntos sin respuesta y liquidaron de manera contundente las esperanzas en Minnesota.

En la memoria de los aficionados vikingos quedará el épico encuentro entre Minnesota y New Orleans en la ronda divisional de la NFC. Un gran duelo de remontadas que terminó por llevarse Keenum y compañía con una jugada en el último segundo del encuentro.

Un nuevo comienzo

El mercado de jugadores de la NFL es muy activo año con año y por lo tanto se vuelve casi imposible que los equipos no se desmantelen temporada a temporada. Si bien, parece ser que los Vikings mantendrán la mayoría de su base de la temporada anterior, la salida de Case Keenum es un cambio sustancial de cara a la temporada 2018. 

Keenum jugará para los Broncos de Denver y su lugar será ocupado por Kirk Cousins. El exquerterback de los Washignton Redskins llega a Minnesota con la expectativa de ser el QB que le dé estabilidad a una posición que ha sido una incertidumbre para los Vikings en los últimos años. Cousins consiguió 4000 yardas por aire en cada una de sus últimas tres temporadas y por lo menos 25 pases de anotación por temporada. De esta manera, el QB de 29 años se convierte en un gran prospecto para continuar con el buen accionar los Vikings, porque, aunque Keenum tuvo un gran accionar en la campaña anterior, Cousins ha sido un QB más constante a lo largo de su carrera.

Otra adquisición importante para Minnesota fue la inclusión de Sheldon Richardson en la línea defensiva. Richardson podría ser la compañía ideal para Linval Joseph, Danielle Hunter y Everson Griffen. Además, Tom Compton llega para reforzar la línea ofensiva. El nacido en Minnesota ha aparecido en 71 juegos con 15 inicios a lo largo de su carrera, y ha jugado tanto de guardia como centro.

El primer encuentro de la temporada para los Vikings será contra el actual campeón y su verdugo en la final de la NFC, los Philadelphia Eagles.

Foto: Getty Images

Síganme en @cesarzarate_ y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *