Atletismo

Cara y cruz para Diame y Vicente en longitud

El domingo 21 de febrero tuvo lugar en las pistas de Gallur la última jornada del Campeonato de España de atletismo en pista cubierta. Nos deparó unas cuántas finales de infarto, aunque sin duda alguna de la que más se está hablando es de la final femenina de longitud. Y no por temas estrictamente deportivos, sino por un desafortunado incidente que puede haber ejercido cierta influencia en el devenir de la prueba.

Las expectativas eras muy altas, puesto que se enfrentaban dos atletas de una enorme calidad: Fátima Diame y María Vicente. Fátima se presentaba en Madrid para defender el título de campeona conseguido justo hace un año en Ourense, mientras que María Vicente buscaba lograr un doblete inaudito en el atletismo español (ganar el pentatlón y la prueba de longitud). Ambas venían en un gran estado de forma, y acreditaban marcas muy parecidas (6,50 m la primera y 5 cm más la segunda). Sin embargo, un incidente ocurrido durante la primera ronda de saltos con Vicente como protagonista mermó de alguna manera sus posibilidades de colgarse el oro. Incidente que no eclipsa, no obstante, las prestaciones mostradas por Diame, brillante campeona de España.

Un error humano que cambió la prueba

Abrió la prueba una veterana de gran solvencia competitiva como es Marieta Jover, que llegó a los 6,13m. A continuación le tocó saltar a Vicente. La joven atleta del CD Nike realizó un salto muy muy ajustado y bastante largo. La jueza de silla levantó el banderín blanco marcando el salto como válido. Lo que ocurrió después no tiene mucha explicación más allá de un fatal error humano que hizo que alguien borrase el salto de María antes de que fuese medido. La jueza intentaba en vano contarle a la atleta lo sucedido ya que los nervios, lógicamente, se apoderaron de la joven.

La solución dada por los organizadores fue la repetición del salto justo después de que saltase la tercera participante, con escaso margen para la recuperación del esfuerzo del primer intento. El salto se saldó finalmente con un nulo para la atleta, que no se recuperaría emocionalmente del mazazo y completó un concurso un poco caótico, ya que estaba mentalmente fuera de la competición. Este incidente ha generado, no obstante, un interesante debate sobre cómo solventar este tipo de contratiempos, cuáles deberían ser los pasos a seguir para que no vuelva a suceder y qué tecnologías podrían o no implantarse de cara a futuros campeonatos.

La regularidad de Diame

Volviendo a la prueba, las participantes completaron una primera ronda de saltos bastante discreta, con cuatro nulos y 3 marcas por debajo de 5,80m.  Fue en la segunda ronda cuando empezaron a mostrar su calidad. Vicente realizó su mejor salto del concurso, alcanzando los 6,24 m, que a la postre le darían el bronce. Tessy Ebosele saltó 6,14m, a un centímetro de la marca que traía acreditada. Tanto Cora Salas (subcampeona al aire libre en 2019) como la joven debutante Bárbara Frías hicieron unos saltos discretos. Diame comenzó a mostrar su valía con unos espectaculares 6,42 m, reponiéndose así de su nulo en el primer salto. Disipaba así cualquier duda sobre su estado físico (un vendaje en su pierna derecha indicaba que arrastraba alguna pequeña molestia muscular). Laia Lacuey y Elena Llobera realizaron sendos nulos.

La tercera ronda de saltos no aportó demasiado al concurso, con la excepción de los 6,19 m logrados por Ebosele. La atleta de la real Sociedad consiguió su mejor marca personal gracias a ese salto.  María Vicente, aún afectada por el problema en su primer salto, dejó constancia en el foso de que estaba desconectada de la prueba, realizando unos testimoniales 4,83 m.

La siguiente ronda de saltos nos deparó algunas de las mejores marcas de la tarde, como los 6,20 m  de Jover (marca de la temporada para ella); o los 6,04 m de Llobera o los magníficos 6,31 m de Ebosele, ambas marcas personales de las atletas. Diame saltó 6,26 m den esta ronda.

Rondas finales

Llegamos a la penúltima ronda de saltos, donde hubo hasta 5 nulos. Las atletas a esa altura de la prueba iban al límite para conseguir mejorar sus marcas. Diame dio muestras de su gran regularidad saltando 6,33 m. Los últimos saltos nos dejaron las mejores marcas de la tarde para Lacuey (6,02m) y Llobera (5,93). Vicente encadenó tres saltos nulos, teniendo que conformarse con el bronce. La medalla de plata iba a parar a Ebosele, que terminó su concurso con 6,25 m.  Salas no estuvo muy fina durante la competición, realizando hasta 4 saltos nulos, quedándose en un discreto 8º lugar para ella.

Con la vista puesta en Torun

Sabiéndose ya vencedora de la prueba, Fátima Diame lo dio todo en su último salto y voló hasta unos increíbles 6,51 m, pudiendo así revalidar el título de campeona.  Al acabar la prueba comentó que estaba algo decepcionada, puesto que se encontraba muy bien y pensaba que tenía en sus piernas más que esos 6,51 m. Aún así, victoria brillante para la atleta del Valencia club, que afronta con ilusión el europeo de Torum.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *