Sin categoría

Se acabaron las vacaciones

Parece antes de ayer, pero ya han pasado un par de meses desde que diera comienzo la vigésima temporada de la WNBA. Un año que comenzaba marcado por el cambio del formato de postemporada, en el que los ocho mejores equipos formarán parte de las eliminatorias por el título, y no los cuatro mejores de cada conferencia. El mismo año del debut de Breanna Stewart, del regreso de Taurasi, o de las retiradas de Cash y Catchings.

DOS COMIENZOS FULGURANTES

LA Sparks y Minnesota Lynx. Ambos equipos tienen ya un puesto en Playoffs, y no es de extrañar. Ambas franquicias han batido el récord inicial de victorias anterior, comenzando el año con sendos 11-0. Por parte de las Sparks, hay que enmarcar la labor de Brian Agler, apostando por sacar desde el banquillo la que venía siendo la pívot titular los últimos años, Jantel Lavender, y dando la titularidad a Carson, perdida las últimas temporadas por Nueva York. Con este movimiento, Candace Parker ha pasado al  4 y Ogwumike al 5. Las dos últimas, pilares indispensables de este equipo, están haciendo una temporada para el recuerdo. En lo que a las Lynx se refiere, esto no es nada nuevo. 4 jugadoras parte del Team USA, 7 de ellas han sido All-Star.

Vía: espn.go.com
Vía: espn.go.com

Y da la sensación de que todavía no han mostrado sus mejores cartas. Para el colmo, Anna Cruz, una de las piezas fundamentales desde el banquillo del anillo de 2015 regresa para lo que queda de temporada. Al parón se llegó con las Sparks una victoria por encima de las Lynx, por lo que se espera una intensa batalla por el privilegiado primer puesto de la temporada regular.

COMFORT

Vía: keezonsports.com
Vía: keezonsports.com

Después de llegar el año pasado a las finales de conferencia, las Liberty comenzaron la temporada con muchas dudas y altibajos. La ausencia de Epiphanny Prince, que volverá tras el parón, suponía un cambio importante en los esquemas de Bill Laimbeer. No obstante, poco se ha notado su ausencia con el auge de Sugar Rodgers, que está a su mejor nivel desde que llegó a la liga, y es una clara aspirante al MIP. Tampoco hay que olvidarse de Tina Charles, que está teniendo su mejor año en la Gran Manzana, teniendo libertad absoluta para hacer lo que quiera, incluso para tirar de tres (31,3%).

LOCURA, BENDITA LOCURA

¿Qué no puede pasar del cuarto al último? La batalla por los Playoffs quedó al rojo vivo antes del descanso por los Juegos Olímpicos. Y en esa batalla hay equipos que han sorprendido, como las Dream, equipos que han decepcionado como las Sky o Mercury, e incluso equipos que empiezan a vislumbrar un gran futuro, como las Wings o Storm.

En esta batalla parten con clara ventaja las de Atlanta e Indiana. Las Dream, después de la decepcionante previa temporada están sabiendo reconstruirse en el camino correcto. La explosión de Tiffany Hayes, la irrupción de jugadoras como Elizabeth Williams o Layshia Clarendon está dando alas a un equipo que sigue contando con Angel McCoughtry como baluarte principal. Eso sí, la lesión de Sancho Lyttle puede terminar teniendo más peso de lo debido en este final de temporada regular.

En Indiana, la retirada de Tamika Catchings está acaparando todos los focos. Su legado no es para menos, pero las Fever no son ni siquiera una sombra del equipo que llevó la final a cinco partidos el año pasado. Cierto es que la pasada temporada no mostraron su mejor nivel hasta los Playoffs, convirtiéndose en un equipo temible defensivamente. Lo mejor, está siendo sin duda alguna uno de los robos del draft de este año, Tiffany Mitchell, demostrando por qué tuvo tanto protagonismo en South Carolina.

Sky y Mercury, dos equipos que deberían estar luchando por un puesto alto, han sufrido como pocos en lo que va de temporada. Tras un año que parecía que la WNBA giraba única y exclusivamente alrededor de Elena Delle Donne, ahora Chicago gira más que nunca alrededor de ella. La producción de Pondexter, Vandersloot o De Souza ha sido muy escasa, y el nivel defensivo del equipo es bastante pobre. Junto a Delle Donne, cabe destacar el rendimiento de la rookie Imani Boyette que está dejando muy buena impresión en la ciudad del viento. Por el otro lado, las Mercury, recuperando la esencia del equipo impecable del 2014 (Taurasi, Taylor) han sido sin lugar a duda, la mayor decepción de la temporada. Taurasi, con los peores porcentajes de su carrera, Dupree al nivel más bajo que se le recuerda y Griner estancada y bajando sus prestaciones. Están a tiempo, y es una plantilla con calidad de sobra para acabar la temporada arriba, pero la horrenda temporada que han hecho hasta ahora puede acabar pasándoles factura.

Wings y Mystics acabaron el mes de julio de la peor forma posible, con seis y siete derrotas consecutivas respectivamente. Dallas Wings, franquicia novata en la WNBA ocupando el lugar de las Tulsa Shock, ha demostrado ser capaz de lo mejor y lo peor. Los regresos de Skylar Diggins y Glory Johnson (no disputó los primeros siete partidos por sanción) hacían presagiar que este equipo podría pelear por cotas más altas, pero el rendimiento en general ha sido muy irregular, y la llamada a liderar el barco, Odyssey Sims no ha explotado, con sus peores números en la WNBA desde que llegara de Baylor. Las de Washington no están siendo capaces de seguir el buen rumbo que llevaban en años anteriores, y jugadoras como Latta, Dolson o Vaughn aportan cada vez menos. De todas maneras, Emma Meesseman ha firmado en lo que va de año muy buenas actuaciones, con un más que sorprendente 55% desde la línea de tres.

Parece ser que los años de tormenta han llegado a su fin en Seattle. La llegada de Breanna Stewart ha dado aire fresco a un equipo que llevaba perdido un par de años. A pesar de que los resultados no sean del todo buenos, es inimaginable lo que puede dar de sí este equipo en un par de años. Stewart y Loyd, rivales directas en la NCAA durante años, están llamadas a formar una de las parejas más temibles de la WNBA.

Vía: www.seattletimes.com
Vía: www.seattletimes.com

Las Sun, que parecían ser únicamente un equipo en plena reconstrucción al principio del año están metidas en la lucha por los Playoffs a pesar de su mal récord. No obstante, las decepcionantes temporadas de otros equipos hace que todavía puedan soñar. El regreso de Chiney Ogwumike, que poco a poco va recuperando su mejor nivel, Alex Bentley y Alyssa Thomas son las responsables de que este equipo todavía tenga aspiraciones a entrar en la lucha por el título.

Por último, las SA Stars tienen todavía mucho camino por recorrer. Una franquicia que a día de hoy deja mucho que desear, y lo único de destacable son Moriah Jefferson y Kayla McBride (lesionada lo que resta de temporada). No obstante, aunque son muy remotas sus opciones, todavía pueden entrar en Playoffs.

Ya solo queda el último sprint de la temporada regular, que espera ser muy apasionante, sobre todo, la batalla por los Playoffs. Muchas asignaturas pendientes para septiembre, y muchos equipos para pocos puestos. ¡Veremos qué ocurre!

Síganme en @weonlyinittowin y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo. Para conocer toda la actualidad del baloncesto femenino, sígannos en @Basketfem_SA (Twitter) y basketfem_sa (Instagram).

Foto destacada vía: sports.vice.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *