Liga Iberdrola rugby femenino Noticias Opinión Rugby Selección Española

Rugby femenino: el pasado trae un incierto futuro

Cuando el verano aún no ha dicho su última palabra, el rugby femenino español ya se encuentra en pleno apogeo y encara una nueva temporada apasionante pero sembrada de cierta incertidumbre tanto en el plano doméstico como en el ámbito internacional.

En este último caso, tanto las selecciones dirigidas por Pedro de Matías como las pupilas de José Antonio Barrio, ya se encuentran concentradas de cara a la preparación de las series mundiales de seven que comenzaran a principios de octubre para las primeras, y por otro, la gira sudafricana de las leonas del XV como antesala de la calificación para el mundial de Nueva Zelanda 2021 que se disputará el próximo verano. En este último caso además, conviene recordar que el continente europeo contará con un plaza menos para la cita mundialista con lo que eso supone. Sin embargo todo ello se encuentra supeditado a los problemas generados por la no la clasificación olímpica del seven con las consecuencias que ello conlleva, no solo en el plano deportivo sino también en el económico y es que la pérdida de recursos tanto en el ámbito de patrocinadores como de las becas ADO afectará con todo seguridad a la tan deseada concentración permanente de ambas modalidades.

Por lo que respecta a la Liga Iberdrola, los equipos ya se encuentran en plena pretemporada a la espera del inicio de la competición oficial el primer fin de semana de octubre. Este año la misma viene marcada por dos noticias muy reseñables, por un lado la fuga de jugadoras hacia otras ligas de nuestro entorno, Lourdes Alameda, María Ahís, Isabel Rico, Lola “Bimba” Delgado…, lo cual se antoja una mala noticia para la calidad de nuestra DH, y por otro por la creación de la nueva DHb que se disputará a partir de enero próximo y que generará mayor competitividad, pero que nace con la incertidumbre del elevado coste económico para los equipos participantes. Esta nuevo formato nace además con la intención tanto de la FER como del CNA, de que sea íntegramente dirigido por arbitras, lo cual se antoja una magnífica noticia siempre y cuando el estamento arbitral vea adecuadamente remunerada su labor, y goce además de los recursos económicos necesarios para su adecuada formación.

En definitiva, son muchas las incógnitas que planean sobre la temporada que se nos viene encima pero todas ellas con un común denominador, los recursos económicos disponibles. Las próximas semanas servirán para ir disipando las mismas pero siempre con el deseo de que sean en una dirección que mantenga la línea ascendente de nuestro rugby femenino.

ÁLVARO ROMÓN GARCÍA

Síganme en @AlvaroRomon y toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *