ATP Crónica Tenis

Y la tercera sí fue la vencida. Medvedev es el campeón del Masters 1000 de Cincinnati

Daniil Medvedev logró lo que venía trabajando con insistencia durante tres semanas consecutivas: ser campeón. Luego de 21 días siendo quien aparecía en las postales de los finalistas de los torneos recibiendo el premio de consolación, esta vez, el ruso se quedó con el premio mayor junto a él, ahora, en Cincinnati.

Medvedev venció en una final apretada por el marcador, mas no por el trámite del juego, a David Goffin, luego de una hora y 39 minutos con parciales 7-6 y 6-4.

Solo bastaron dos quiebres en todo el partido para el ruso en su propósito de inaugurarse como campeón en este tipo de torneos, a la vez, preparatorio para el US Open.

Es el primer Masters 1000 en la carrera de Medvedev. Imagen: @ATP_Tour.

Los datos previos a la final

La antesala del partido, marcaba varios datos deslumbrantes que dejaban ver el gran momento por el que pasa el nacido en Moscú. Medvedev está viviendo un 2019 imborrable, pues registra cuatro finales y un título, el conseguido ante Marton Fucsovic en Bulgaria.

Dos de esas finales disputadas, han sido en torneos Masters 1000, aquella que recientemente perdió ante Rafael Nadal en Canadá, sumada a la que disputó ayer ante Goffin.

Las otras finales de este año, lo han visto caer en Brisbane ante Kei Nishikori, en Barcelona ante Dominic Thiem, y en Washington hace solo dos semanas ante Nick Kyrgios.

Por otra parte, Medvedev es el tenista que más partidos ha ganado en el presente año. Antes de la final, había sumado 43 triunfos, superando a Nadal, que hasta su título en Montreal, llegó a 41 partidos ganados.

Los más ganadores en 2019. Imagen: ATP.

Por los lados de Goffin, volvía a su mejor forma desde que sufrió una lesión en Roland Garros. El tenista belga había vuelto a una instancia decisiva desde que perdiera ante Roger Federer en Halle.

Previo a ello, los mejores registros que el ahora N°15 del mundo había tenido, fueron dos semifinales en Marsella y Estoril.

En torneos Masters 1000, Medvedev sumaba 24 victorias en 44 partidos jugados. Ppor su parte, Goffin ha logrado 71 partidos ganados en 120 que ha disputado.

¿Cómo llegaban a la final?

El camino de Medvedev

La semana fue realmente memorable para Medvedev, teniendo en cuenta su paso previo a la gran final.

En primera ronda, dio cuenta del británico Kyle Edmund en un partido relativamente cómodo. Los parciales: 6-2 y 7-5. En segunda ronda, pasó por sobre el irregular Benoit Paire con un 7-6(2) y 6-1.

Ya en octavos de final, le ganó al alemán, de buen andar en este año, Jean-Lennard Struff con comodidad 6-2 y 6-1. Luego, en cuartos de final, se impuso a su compatriota Andrey Rublev 6-2 y 6-3. Y luego, el batacazo del torneo.

En semifinales dio el paso que le brindó el impulso necesario para afrontar la última ronda del torneo. En un partido más que brillante, apeó nada más y nada menos que al N°1 del mundo, el serbio Novak Djokovic en tres sets y remontando un primer set adverso. El marcador final: 3-6, 6-3 y 6-3.

El camino de Daniil Medvedev para llegar a la final. Imagen: ATP.

El camino de Goffin

David Goffin está en un año en el cual ha pasado por diferentes retos desde o tenístico y lo físico. Sin embargo, ha podido aparecer en instancias finales de varios torneos, como el caso de Cincinnati.

En esta edición, el nacido en Rocourt, logró remontar en primera ronda del torneo al norteamericano Taylor Fritz con parciales 4-6, 6-4 y 6-4. Luego, se impuso ante otro jugador con buen presente, el argentino Guido Pella por 6-1 y 7-5. En octavos de final, despachó al francés Adrian Mannarino, con marcador 7-6 y 6-2.

En los cuartos de final, tuvo día de descanso, pues le ganó por walkover al japonés Yoshihito Nishioka. Finalmente, en las semifinales pudo vencer por 6-3 y 6-4 a Richard Gasquet, quien también venía en una gran semana eliminando nombres como Andy Murray, Diego Schwartzman,Roberto Bautista Agut.

El camino de David Goffin a la final. Imagen: ATP.

Historial de enfrentamientos y perfil de los jugadores

El Head to head antes de la final marcaba un partido ganado por bando. Ambos encuentros se disputaron este año.

La victoria del lado de Medvedev se dio en tercera ronda del Abierto de Australia. Por su parte, Goffin, pudo vencer a su rival de la final de este domingo, en Wimbledon, también en tercera ronda y luego de un maratónico partido que se definió en cinco sets.

Frente a frente y números de los finalistas de Cincinnati 2019. Imagen: ESPN.

La final

Un primer set parejo pero con mejor juego de Medvedev

El primer game fue una ráfaga de primeros servicios para Medvedev. En menos de un minuto, ya estaba arriba en el marcador. Esto sería un claro indicador de lo que sería el desarrollo de su juego en el partido.

Pero Goffin no pudo continuar la tendencia de ver primeros servicios, pues conectaba su primera doble falta en su tercer punto.

Esta, sería otra señal, esta vez, de lo duro que sería de llevar el encuentro para el belga, que debía enfrentarse a la inconsistencia. Además, le dejaba conectar a Medvedev su primer tiro ganador de derecha en paralelo.

Sin embargo, Goffin podía refugiarse en los peloteos largos, manejando los cambios de dirección y algunas contrapiernas que le dieron su primer game.

El servicio, el arma de Medvedev. Imagen: @ATP_Tour.

¿Segundos servicios?, ¡nada de eso para Medvedev!, el ruso repetía la fórmula que le dio el éxito contra Djokovic. En su segundo turno de saque, ejecutó su primer ace, en un segundo servicio. A esto se le suma el segundo consecutivo con su primer saque.

El ruso tejía su juego con puntos cortos, mientras que el belga ponía la pelota más en juego. Los puntos largos y amplios recorridos abundaban en Goffin.

Goffin no hallaba la regularidad necesaria con el servicio. Una segunda doble falta le llevó a enfrentar su primer break piont en contra. Ni bien se presentó esta oportunidad, y en seguida Medvedev la logró aprovechar.

Con un revés paralelo y profundo, el nuevo N°5 del mundo ya se hallaba 3-1 y saque.

En seguida, y con un sólido juego de primeros servicios, Medvedev confirmó el quiebre. Salvo haber perdido los dos primeros puntos de su game, con un ace más, cerró y se puso 4-1.

La recuperación de Goffin

Pero Medvedev experimentó un bache en su juego. El ruso dejó de conectar servicios ganadores y abrió la ventana a la recuperación de su rival con un flojo segundo servicio.

Así, Goffin halló el momento exacto para atacar. Logró fabricar dos oportunidades de quiebre, y en la primera de ellas, le devolvió favores a su rival, logrando su primer y único quiebre en el partido.

Goffin y su juego de fondo, con el revés como punto fuerte. Imagen: @ATP_Tour.

Goffin, no sin sufrir, pues ofreció dos oportunidades de quiebre en su turno de saque, salió avante y pudo ganar su tercer juego consecutivo. De esta manera, igualó las acciones y recuperó lo perdido. 4-4 y de vuelta al ruedo.

El tiebreak como juez del primer set

La paridad continuó hasta que las cosas se tuvieron que dirimir a partir del tiebreak. Aquí, dicha tendencia comenzó a quedar de lado y en favor de Medvedev.

El tenista moscovita logró hilvanar una serie de puntos excelsos en los que consiguió dos miniquiebres. Estos, fueron suficientes para conseguir una ventaja holgada. Goffin solo pudo ganar tres puntos.

La versatilidad fue la mejor aliada para que Medvedev se llevara el desempate. El ruso fue exigido, esta vez, teniendo que subir a la red, lo que lo obligó a conectar una volea sensacional que dejó impávido a Goffin.

Visiblemente abrumado, el belga dejó invadirse de miedos, y cerró el desempate con su saque, pero con una doble falta. Medvedev ni siquiera tuvo que cerrar el set con su saque. Esto, fue suficiente para que el ruso hiciera suya la primera manga. 7-6(3) en casi una hora de juego.

Segundo set, la confirmación de Medvedev

Aquel Tiebreak fue la primera piedra del levantamiento del muro ruso. Desde ese momento, Medvedev comenzó a agregar mayor variedad a sus golpes. Ya de entrada, le quebró por segunda vez el servicio al finalista del ATP Finals de Londres en 2017.

Luego de confirmar aquella rotura, el moscovita se puso 2-0 en el segundo parcial. Aquella ventaja, sería suficiente para tener el camino allanado hacia el título.

Un dato que lo decía todo a esta altura del partido: el promedio de tiempo empleado por ambos jugadores en sus turnos de saque, marcaban una gran diferencia a favor de Medvedev. El ruso, demoraba en promedio un minuto y 46 segundos; mientras tanto, Goffin hacía lo propio en tres minutos y 50 segundos.

Las diferencias en tiempo requerido en los juegos de saque de los finalistas. Imagen: ESPN.

Goffin pudo comenzar a sumar en el tanteador del segundo set, pero seguía demostrando flaquezas en su solidez. Lo probaba una falta de pie que configuró una nueva doble falta, algo poco usual.

Parecía que el lado donde sirvió Goffin, era el de las faltas de pie, pues Medvedev también cometió una enseguida. Eso sí, volvieron los aces con el segundo saque, tiquete que le dio acceso a la final, y mismo medio para ver pasar sus juegos de servicio en menos de lo que dura un parpadeo.

La aceleración en los golpes de Medvedev eclipsó el juego de ángulos y aperturas que proponía Goffin. El belga no resignaba sus chances y seguía peleando.

Sin embargo, y desafortunadamente para Goffin, seguía mostrando errores, detalles mínimos que hacían la diferencia. Alguno de ellos, un error imperdonable al dejar una derecha expedita estando a pocos centímetros de la red. Por otro lado, más doble faltas, dos consecutivas (7 en el 2-4), pero aún así se las arreglaba sacar adelante su juego.

Mientras tanto, Medvedev seguía inspirado con su saque. Hasta la mitad del segundo set, el ruso no había perdido un solo punto con su primer servicio (13 de 13).

Goffin luchaba por seguir en pie, pero llegaba el momento decisivo para su rival, quien tenía con su servicio en el 5-4, la gran posibilidad de llevarse su primer Masters 1000.

El momento del título. Al fin, es de Medvedev

El ruso comenzó abajo en este game final. Goffin salió decidido a asfixiar subiendo a la red para acortar los puntos, aprovechando que Medvedev no pudo conectar aquellos primeros servicios ganadores. Así, comenzaba perdiendo los dos primeros puntos. 0-30 sorpresivo.

El plan estaba saliendo a la perfección para el belga, pues pudo generar dos chances de quiebre para sorpresa de todos los presentes en el estadio. Aquello, hizo exponer en Medvedev una rabieta que pagó su raqueta al tirarla por el suelo.

Parecía que se vería un cambio abrupto y que esa explosión acabaría con la concentración del ruso. Sin embargo, lo que por lo general desencadena un desenfoque, en él sirvió para todo lo contrario. Y es que luego de estar 15-40, su raqueta lo sintió, e hilvanó cuatro aces consecutivos.

De estar a punto de perder el game, terminó por ganarlo, también el set, y el partido. Esos cuatro aces fueron la confirmación de la vía que llevó a Medvedev a lo más alto. Esa arma infalible, el servicio, fue la baza con la que llegó para abrazar un nuevo logro en su carrera tenística.

Así, el ruso por fín logró lo que tanto había buscado por tres semanas seguidas: ser campeón. Logró inscribir su nombre por primera vez en la lista de campeones de este tipo de torneos. Además, confirmó aquella máxima que reza que ‘a la tercera es la vencida’, e hizo de Cincinnati su parque de diversiones.

Daniil Medvedev, flamante campeón del Masters 1000 de Cincinnati. Segundo título en 2019; 1° Masters 1000 en su carrera; 5° título en total; nuevo N°5 del mundo, y tenista con más partidos ganados en 2019. Sin duda, el año de su vida, hasta ahora.

Imagen destacada: ATP.

 

 

Síganme en Twitter como @Jordan19_07 y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo, o en nuestro Instagram: sextoanillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *