AFC AFC Este Football Americano NFL

Miami Dolphins 2018: Milagro y Reconstrucción

La temporada 2018 de los Miami Dolphins ha sido una montaña rusa de emociones. Momentos únicos e irrepetibles como el Miami Miracle, victorias con jugadas mágicas como el Miami Special, se alternaban con derrotas dolorosas, actuaciones muy pobres y muchas dudas en torno a la plantilla.

Los Dolphins han sido un equipo enigmático durante la temporada 2018, era imposible predecir qué imagen ofrecerían cuando saltaban al terreno de juego cada Domingo.

Muchos medios expertos los colocaban a principio de temporada como el peor equipo de la NFL. El balance tras múltiples lesiones e infortunios ha sido de 7-9, segundos clasificados en la AFC east y sin clasificarse para la postemporada.

Lo que comenzaba como una temporada ilusionante con Adam Gase al mando y la esperanza en el regreso de Ryan Tannehill, ha terminado con Gase despedido, con un vestuario que perdió mayoritariamente la fe en su entrenador y con un nuevo proceso de reconstrucción.

 La etapa de Tannehill en Miami ha llegado a su fin tras siete años de encuentros y desencuentros y aunque oficialmente todavía forma parte del equipo, su imagen ya ha sido retirada de la sala de prensa del equipo de Florida que busca nuevamente un líder de su proyecto.

LESIONES

Las lesiones han sido uno de los puntos clave de la temporada para los delfines.

Los Miami Dolphins perdieron a dos jugadores titulares de la línea ofensiva para toda la temporada (Sitton y Kilgore). Los dos receptores más rápidos y desequilibrantes del equipo (Wilson y Grant) también vieron su año cortado precozmente por las lesiones.

En defensa se perdió a dos jugadores muy importantes en la línea defensiva como Vincent Taylor y William Haynes.

Si a estas importantísimas bajas, sumamos la lesión en el hombro de Tannehill que le impidió jugar cinco partidos y la ausencia de Xavien Howard durante las últimas semanas por una lesión de rodilla, nos hacemos una idea de la magnitud del problema. No deben ser una excusa única para el rendimiento del equipo, pero impidieron tener continuidad y estabilidad tanto a nivel ofensivo como defensivo.

Los números del equipo, tanto en ataque como en defensa, durante la temporada 2018 han sido muy discretos y en muchos partidos sobrevivieron a base de big plays y turnovers en momentos claves.

OFENSIVA

QUARTERBACKS

A nivel ofensivo todo comienza con el quarterback. Ryan Tannehill volvía al terreno de juego tras perderse todo el 2017 por la operación de rodilla a la que se sometió. Se esperaba que volviera a ofrecer el nivel de 2016 en la que parecía que la unión Gase -Tannehill empezaba a dar sus frutos.

Pero una nueva lesión, esta vez en el hombro, y actuaciones discretas han hecho agotar su crédito y parece que su historia con los Dolphins ha terminado. En la que presumiblemente ha sido su temporada de despedida con Miami, Tannehill ha jugado 11 partidos consiguiendo 1979 yardas de pase 17 touchdowns y 9 intercepciones.

Osweiler tuvo que jugar 5 partidos por la lesión de Tannehill. Su rendimiento fue de más a menos pero su imprecisión y sus malas decisiones acabaron pesando en el nivel ofensivo del equipo e hicieron que la mayoría de los aficionados rezara por la vuelta de Ryan.

Conviene añadir que las lesiones  y la falta de suplentes de garantías sobre todo en las posiciones interiores de la línea ofensiva no favorecieron ni facilitaron el juego de ambos quarterbacks. Una de las notas positivas que llena de esperanza a los seguidores y al staff de Miami es el gran nivel que demostró Laremy Tunsil en la posición de left tackle durante este 2018.

JUEGO TERRESTRE

Frank Gore, a sus 35 años, lideró el juego terrestre de Miami. Consiguió 722 yardas de carrera, aunque no logró anotar ningún touchdown. Solo una inoportuna lesión le privó de intentar volver a conseguir una temporada de 1000 yardas y truncó su histórica racha de partidos jugados seguidos.

Kenyan Drake fue uno de los jugadores más importante del ataque, a sus 535 yardas de carrera y 4 touchdowns sumó 477 yardas de recepción y 5 touchdowns, convirtiéndose en el segundo jugador del equipo que más recepciones y yardas aéreas consiguió. Fue el ejecutor y protagonista del Miami Miracle, la mejor jugada de la NFL del año 2018.

El Miami Miracle fue el momento álgido de la temporada de los Dolphins.

Fuente imagen : Usatoday

Kalen Ballage y Brandon Bolden protagonizaron actuaciones destacadas y ganaron protagonismo conforme avanzaba la temporada. Ballage dejó destellos de la calidad que atesora y hay que presuponer que en 2019 gozará de mas oportunidades y tiempo de juego.

JUEGO AÉREO

Danny Amendola, el receptor proveniente de los New England Patriots terminó la temporada como líder de yardas de recepción con 575 yardas, aunque solamente consiguió anotar 1 touchdown.

El ataque aéreo estuvo marcado por la pérdida de dos de los jugadores más eléctricos del equipo: Albert Wilson y Jakeem Grant. Kenny Stills tuvo una temporada discreta y consiguió 553 yardas y 6 anotaciones. DeVante Parker fue nuevamente una sombra sobre el terreno de juego y entre nuevas lesiones y su poca implicación pasó totalmente desapercibido.

Otro año más los Dolphins no supieron involucrar a los tight ends en el juego ofensivo. Había muchas esperanzas puestas en Mike Gesicki, elegido en segunda ronda del pasado draft. Utilizado como bloqueador fundamentalmente, su presencia en el juego aéreo de Miami fue testimonial, se espera que en 2019 de un salto cualitativo y aumente su producción en el equipo.

DEFENSIVA

La defensa de Miami durante 2018 ha sufrido el juego terrestre de los equipos contrarios por las dudas y la inconsistencia del front seven a la vez que sobrevivía a los partidos por el gran nivel de determinados jugadores de la secundaria y su capacidad para producir turnovers.

LINEA DEFENSIVA

La línea defensiva sufrió mucho en sus posiciones interiores. La marcha de Suh fue difícil de suplir.

Vincent Taylor estaba siendo el jugador más destacado en la posición de defensive tackle hasta que una lesión le obligó a terminar su temporada prematuramente.

Jordan Phillips fue cortado a principios de octubre por desavenencias con el staff técnico agravando el problema de la línea.

La rotación de jugadores por el centro de la línea no impidió que Miami terminara la temporada con 145.3 yardas de carrera encajadas de media por encuentro como la 31 defensa de la liga contra la carrera.

Cameron Wake y Robert Quinn no pudieron meter presión constantemente a los quarterbacks rivales, terminaron la temporada con 12,5 sacks entre ambos y posiblemente ninguno de los dos regrese para la temporada 2019. Charles Harris ha tenido una temporada muy decepcionante para un jugador que fuera elegido en primera ronda del draft.

LINEBACKERS

Kiko Alonso ha sido el líder de tackles del equipo con 125 placajes, pero sus debilidades en la cobertura de pase fueron un problema para la defensa de Miami durante toda la temporada. Ha dejado además nuevas acciones polémicas frente a quarterbacks rivales y su futuro dentro de la plantilla es una incógnita.

Jerome Baker, el linebacker rookie, se ganó un puesto de titular desde el primer partido de la temporada por sus condiciones atléticas y características y fue uno de los jugadores más destacados de la línea de linebackers. Terminó su año rookie con 79 placajes y 3 sacks.

Raekwon McMillan ocupó el puesto de middle linebacker titular tras perderse todo su año rookie por una lesión en la rodilla. Empezó algo dubitativo la temporada con actuaciones pobres, pero fue ganando protagonismo y terminó el año con partidos de gran nivel que hacen ser optimistas de cara al futuro.

SECUNDARIA

En la secundaria el gran líder de los Miami Dolphins fue Xavien Howard. El cornerback jugó toda la temporada a gran nivel demostrando que puede ser uno de los mejores cornerbacks de la NFL. Terminó la temporada con 7 intercepciones liderando la NFL a pesar de que no pudo jugar los últimos partidos por problemas en su rodilla. Ha sido el único jugador de los Dolphins elegido para disputar el Pro Bowl.

Xavien Howard ha sido el líder de la defensa de Miami.

Fuente imagen : Usatoday

El puesto de CB2 vio pasar a diferentes jugadores de la secundaria sin que ninguno lograra establecerse como una opción fiable y de continuidad, siendo uno de los puestos que Miami debería reforzar de cara a la temporada que viene

Minakh Fiztpatrick fue otra de las sorpresas agradables de la temporada. El rookie empezó jugando de slot cornerback demostrando su calidad y capacidad de liderazgo. Conforme avanzó la temporada fue utilizado como comodín para suplir las bajas que se iban produciendo y llego a jugar prácticamente en todas las posiciones de la secundaria.

Esta versatilidad fue de tremenda importancia para los Dolphins, aunque posiblemente, diluyó un poco el rendimiento del jugador en su temporada de debut en la NFL, al tener que aclimatarse a diversos puestos. Terminó su año rookie con 80 placajes y 2 intercepciones una de las cuales retornó para touchdown.

Reshad Jones no tuvo una temporada fácil. Molestias físicas y desencuentros con el coordinador defensivo y el propio Adam Gase hicieron que el safety estrella del equipo no brillara como en sus últimas temporadas. A pesar de estas circunstancias, cuando saltó al terreno de juego demostró que es un jugador de gran nivel y consiguió 72 tackles y 3 intercepciones con un touchdown.

CONCLUSIONES

En resumen, los Miami Dolphins vivieron en 2018 una temporada de altibajos, lesiones, inconsistencia en el juego, momentos que perdurarán en la memoria del aficionado e incertidumbres en torno a la franquicia. Cabe destacar el nivel exhibido por una serie de jugadores jóvenes como Laremy Tunsil, Xavien Howard y Fitzpatrick que permiten ser optimistas de cara al futuro para abordar el proceso de reconstrucción y edificar un proyecto ganador.

Con una nueva temporada decepcionante a sus espaldas, El propietario de los Miami Dolphins decidió al terminar la temporada dar un golpe de timón para intentar cambiar el rumbo de la franquicia en los años venideros. Adam Gase fue despedido y volverá al Hard Rock Satdium como head coach de los New York Jets. El equipo ha quedado en manos de Brian Flores que ha sido el elegido como head coach de la franquicia para intentar devolver a Miami los días de gloria deportiva que vivió en el pasado.

Sígueme en @HugoManero1 y sigue toda la información y actualidad deportiva en @Sextoanillo, en nuestra cuenta especializada en NFL y la LNFA: @sextoanillonfl , en Facebook: www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *