ATP Crónica Tenis

Nishikori, finalista sorpresa en Montecarlo

El japonés Kei Nishikori ha doblegado esta tarde al alemán Alexander Zverev por 3-6, 6-3 y 6-4 en la segunda semifinal del torneo Masters 1000 de Montecarlo que se disputa en el principado monegasco y se enfrentará mañana en la gran final al español Rafael Nadal.

Igualdad máxima

Ha sido un duelo muy equilibrado, pese a la diferencia de ranking entre los dos jugadores, causada por la pérdida de puntos del japonés debido a su lesión de muñeca el año pasado, previa al torneo de Cincinnati. Kei se perdió la temporada desde ese momento y ha vuelto este año, tras ser baja en Australia, parece que ya completamente recuperado, si bien no se esperada que estuviera en tan buen estado de forma. El jugador nipón entró en el cuadro del torneo sin ser cabeza de serie, lo cual le iba a enfrentar a uno de los principales jugadores (Berdych) en primera ronda. Zverev venía de doblegar a un inspirado Gasquet en cuartos de final, mientras que Nishikori se deshizo del cabeza de serie número 2 del torneo, Marin Cilic, ambos en partidos largos y disputados. Dos estilos diferentes, el del alemán más directo y agresivo, con servicios potentes y duros golpes desde el fondo para buscar acortar los puntos, mientras que el japonés es un jugador más defensivo que ataca cuando lo ve claro y principalmente con su gran muñeca a la hora de ejecutar dejadas, una de sus mejores armas.

Primer set con sabor alemán

El partido ha comenzado con los dos jugadores muy seguros con su servicio, sin conceder a su rival ni siquiera un deuce hasta el séptimo juego, donde Zverev ha aprovechado la primera bola de break que se le ha presentado. Consolidó el break sacándose su servicio con claridad y cerró el set rompiendo de nuevo el servicio del japonés en el noveno juego: 6-3. La sensación durante todo el set ha sido de dominio de Sasha, que si no ha cerrado con un marcador más amplio ha sido por las buenas defensas de Nishikori y los errores no forzados del joven alemán.

Segundo set para el japonés

En el segundo set, parece que Zverev se ha relajado ligeramente, ya que Nishikori ha roto el servicio de su rival en el primer juego, consolidándolo con autoridad en el siguiente (2-0 comenzaba Kei). Sin embargo, en el cuarto juego del set el japonés perdía la concentración y dos dobles faltas facilitaban el break del alemán, igualando de nuevo la contienda. Esa misma concentración abandonaba a Zverev en el séptimo juego del set, donde Nishikori rompía el servicio de su rival en blanco, desquiciándolo por momentos, y poniendo la directa para embolsarse el segundo set por 6-3, rompiendo de nuevo el servicio de Zverev en el último juego, lo que le daba la ventaja de comenzar sirviendo la tercera y definitiva manga.

Nishikori, a la final

El tercer set se ha parecido más al primero, si bien esta vez ha sido Nishikori el que ha conseguido decantarlo a su favor. Los dos jugadores han mantenido su servicio hasta el último juego del partido, aunque Zverev comenzó presionando el saque de su rival desde el principio, llegando a tener dos puntos de break en el primer juego, que contrarrestó el japonés poniendo un punto más de agresividad con su servicio y su derecha. También el japonés ha conseguido forzar dos puntos de break en el segundo juego, pero sin conseguir convertirlos de nuevo a causa del potente servicio del alemán. A partir de ahí se ha repetido la tónica del primer set con los dos jugadores asegurando su servicio con solvencia, hasta el séptimo juego del set, en el que Sasha ha conseguido volver a presionar el servicio de su rival, forzando 4 deuces y un punto de break, pero sin conseguir su objetivo. Finalmente, con 5-4 para el japonés, Zverev ha servido algo más nervioso, empezando 0-30, aunque ha conseguido remontar el marcador del juego gracias a su potente servicio. Con deuce en el marcador, Nishikori ha apretado el acelerador, forzando un error de su rival en la red (aunque puede que con un golpe poco ético al cuerpo) y cerrando el partido con un error del joven jugador alemán, al que le han condenado los errores no forzados que ha cometido a lo largo del partido por precipitarse a la hora de cerrar los puntos.

El titán espera

A Nishikori ahora le toca lo más difícil: la bestia de la tierra batida, el mejor jugador de la historia en esta superficie, Rafael Nadal. La empresa se antoja casi imposible teniendo en cuenta el estado de gracia en el que se encuentra el español en este torneo y en su superficie favorita, puesto que lleva (desde que perdió el año pasado en la semifinal de Roma contra Thiem) la friolera de 33 sets seguidos ganados, ya que se hizo con el título de Roland Garros sin ceder ni un solo set en siete partidos, cerró por tres sets a cero sus dos partidos de Copa Davis frente a Alemania, y en este torneo de Montecarlo ha cerrado sus cuatro partidos por dos sets a cero. Toca desearle suerte al japonés en la final, porque desde luego le va a hacer mucha falta si quiere tener la menor oportunidad.

Fuente de datos e imagen: atpworldtour.com

Síganme en Twitter: @pazcarfer y toda la información y actualidad deportiva en sextoanillo.com y en nuestras redes sociales: facebook.com/sextoanillo, en twitter: @sextoanillo y también en instagram: sextoanillo

One Response

  1. Gary Lineker dijo que el fútbol es un deporte en el que juegan 11 jugadores contra 11 y gana Alemania. Pues bien, el tenis es un deporte en el que se enfrentan dos jugadores, uno contra el otro… y gana Rafa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *