Crónica NFC Este NFC Norte NFL

Los Eagles de Philadelphia volarán a Minnesota

Tanto los Minnesota Vikings como los Philadelphia Eagles viajarán a Minneapolis. Uno pensando en la próxima temporada y el segundo como campeón de la NFC en busca de su primer Vince Lombardi.

Nick Foles tuvo un partido de ensueño y llevó a los Eagles a su primer Super Bowl desde 2004, al vencer categóricamente a los Vikings por 38-7. Ahora, los de Philadelphia, buscarán evitar el bicampeonato de los New England Patriots, con quienes precisamente perdieron en 2004.

Foles lanzó para 352 yardas completando 26 de sus 33 intentos de pase, consiguiendo además, tres pases de anotación. Por otro lado, Case Keenum completó 28 de 48 intentos, para 271 yardas y dos intercepciones.

Los Minnesota Vikings llegaban a este encuentro tras un milagroso cierre ante los Santos de Nueva Orleans, mientras que los Eagles vencieron la semana pasada a los, en ese entonces, campeones vigentes de la Conferencia Nacional: los Atlanta Falcons.

El partido comenzó con los Vikings a la ofensiva que con una buena combinación de ataque terrestre y por aire que poco a poco los fue acercando hasta conseguir la anotación que abriría el marcador. Más adelante un error de concentración de Burton impedía que los Eagles se acercaran a zona de anotación y le devolvían el balón a los de Minnesota.

El momento del partido parecía ser de los visitantes, pero una desafortunada decisión de Case Keenum provocaría una intercepción lograda por Patrick Robinson que regresaría 50 yardas hasta la zona de anotación para empatar el marcador 7-7.

Más adelante, una serie ofensiva de más de seis minutos y con 12 jugadas terminaría con un acarreo de 11 yardas por parte de LeGarrette Blount para darle a los de casa la ventaja del partido que no volverían a perder

Para Minnesota, sus siguientes series ofensivas después del touchdown inicial se traducirían a una intercepción, tres despejes y un balón suelto en zona de anotación que le daría a los Eagles la posesión de balón para su tercer touchdown.

Tal ofensiva, comenzó desde la yarda 24 de los Vikings, y despúes de la pausa de los dos minutos, en tercera oportunidad vendría un descuido defensivo de Minnesota, la cual Foles aprovecharía y tras alargar la jugada y lanzaría un pase de 54 yardas hacia Alshon Jeffrey que recibiría el ovoide completamente solo para conseguir el 21-7 a favor de Philadelphia.

Con poco tiempo en el reloj, los Vikings intentaron acercarse a zona de anotación pero una vez más tuvieron que despejar luego de tres oportunidades fallidas. Los Eagles recibirían el balón con 30 segundos en el reloj y, desde su yarda 20, en tan solo cuatro jugadas se colocaron en posición de gol de campo, la cual capitalizarían y se irían al descanso 24-7.

Para el tercer cuarto, la primera serie ofensiva sería para los locales, que de manera vertiginosa fueron consiguiendo primeras oportunidades hasta Flea Flicker con el cual Nick Foles lograría un pase de 41 yardas hacia Torrey Smith que aumentaría la ventaja de los Eagles por 24 puntos.

Minnesota parecía reaccionar en su siguiente posesión al llegar hasta la zona roja. Sin embargo en cuarta y gol, Keenum lanzaría un pase a la zona de anotación hacia Adam Thielen el cual no podría lograr la recepción y el balón regresaría a manos de los locales que comenzarían a consumir el reloj por medio de acarreos bien logrados y pases en momentos necesarios.

De esta manera, los Eagles avanzarían sigilosamente hasta conseguir otro touchdown de la mano de Jeffrey para colocar un contundente 38-7 final con todavía 14 minutos por jugar y que encendería la fiesta de la afición de Philadelphia.

Minnesota intentó cerrar de manera digna el partido pero con cinco minutos por jugar Keenum volvió a ser interceptado y dejó a los Vikings sin posibilidades de aminorar la derrota. A partir de este momento, los Eagles solo consumieron el reloj y comenzaron a pensar en su siguiente rival.

El último paso siempre es el más complicado y a los Eagles solo les falta un solo paso para conseguir un Vince Lombardi, pero para ello tendrán que vencer a la gran dinastía formada por Bil Belichick y Tom Brady.

Ahora solo queda esperar. El mejor sembrado de la Nacional se medirá ante el mejor sembrado de la Americana. Los libros de historia comienzan a apuntar la fecha del 4 de febrero de 2018 anticipando un gran encuentro entre los Philadelphia Eagles y los vigentes campeones, los New England Patriots.

Foto: Getty

Síganme en @cesarzarate_ y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *