Análisis Artes Marciales Más Deporte UFC

Guantes con sensores, el mayor acierto de la UFC

El próximo UFC 219 servirá de conejillo de indias para los nuevos guantes diseñados por parte de la empresa americana con microchips integrados. Estos servirán para medir la fuerza y la forma en la que el impacto es dado.

En un mundo lleno de estadísticas, lo único a lo que podemos optar es a tener algunas nuevas. La información nos copa, nos corrompe, nos hace temer de que en algunos momentos nos sintamos desinformados, precisamente, porque falte ese punto especial que deseas saber con ahínco.

A causa de ello, y tirando de su habitual inteligencia, una empresa americana, como en su día llegó a hacer la inteligente MLB, ha decidido incorporar el Moneyball a sus eventos. Jugar con este tipo de variantes les permitiría, y eso mismo han valorado, tener una serie de estadísticas positivas acerca de los golpes proporcionados por los luchadores, así como una enorme cantidad de estudios que confirmasen cuáles son más o menos duros y por lo tanto dignos de ser eliminados.

Como expertos en este tipo de hechos, muestran cierta seguridad, y sobre todo tienen la predisposición a poner en marcha el proyecto desde cero. Esto tendrá lugar en el UFC 219, último evento del año de la compañía, celebrado el 30 de diciembre, en el que Cris Cyborg se medirá a Holly Holm en la estelar con el Campeonato de Peso Pluma en juego, y en el que existirán duelos de bastante calidad. La iniciativa ha sido aprobada, pues, por la NSAC (Comisión Atlética del Estado de Nevada).

Otras pruebas ya realizadas por la compañía en 2017

Si echamos la vista hacia atrás, deberíamos recordar uno de los momentos más trascendentales del año. Este tuvo lugar a comienzos de noviembre, fin de semana en el que Georges St. Pierre se coronó en el UFC 217. En este evento en el que destacaron luchadores como TJ Dillashaw o Rose Namajunas, nuevos campeones coronados, se utilizó por primera vez el sistema de repeticiones de vídeo.

Este supone la mayoría del tiempo de juego de algunas ligas como la NFL o la NBA, pues una gran cantidad de sus jugadas son revisadas y sancionadas gracias a ello. La UFC, que no quiso quedarse atrás en este aspecto, probó, aunque sin problemas, esta nueva forma de seguridad después de que existieran errores en algunos de sus eventos como el ‘No-Tapout‘ de Michael Chiesa.

A años luz del boxeo

Por ello, se puede decir sin tapujos que la empresa de Dana White, recién reconstruida en este año, con personalidades como Conor McGregor e intentando traer consigo a Floyd Mayweather no parece ir a la misma velocidad que el ‘deporte noble’. Este se ha quedado a años luz, retrasado, aparte, anticuado, a un lado de lo que debería ser hoy día.

Su principal problema ha sido el no saber renovarse, el no ver el nicho de mercado al que se dirigía. Realmente, este se mantiene gracias al hype de sus propios luchadores, pero no llega a triunfar de la misma forma que lo hizo hace décadas.

Tal vez, y se romperían todos los espíritus románticos de la Tierra con ello, sería necesaria una revisión por parte de las organizaciones mundiales para que así el origen del deporte de contacto por antonomasia llegara a ser lo que un día fue. De momento, queda bien claro que las MMA le han comido la tostada casi al cien por cien, solo les queda equipararse económicamente.

Imagen: Youtube.com.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *