Rugby Super Rugby

La encrucijada Puma

La Convocatoria Puma, un problema para Hourcade.

Cuando a Los Pumas (Selección Argentina de Rugby) se les presentó la necesidad de participar en una competencia anual como era el antiguo Tres Naciones y competir con las mejores selecciones del mundo, todos los estamentos del rugby argentino lo vieron como una oportunidad muy grande de crecimiento. Enfrentar a las potencias del Sur dos veces al año más las ventanas (partidos amistosos) de Julio y Noviembre es sin duda una oportunidad de jugar más partidos y por lo tanto, mejorar.

Cuando se conoció que Argentina tendría una franquicia en el potente Super 14 (la NBA del rugby) todos lo vieron nuevamente como una oportunidad de rápido crecimiento.

Este potente calendario llevó a los dirigentes argentinos a obligar a los jugadores a jugar en su franquicia del Super Rugby para poder ser seleccionable. Anteriormente los jugadores que jugaban en Europa (la gran mayoría) tenían que negociar contratos con sus clubes sabiendo que se ausentarían durante (al menos) los meses de Agosto y Septiembre.

Está norma, ya utilizada en las potencias del sur, hace que el cuerpo técnico sólo pueda elegir entre una cantidad muy pequeña de jugadores (Nueva Zelanda, Australia y Sudáfrica pueden elegir entre sus franquicias del Super Rugby, teniendo la posibilidad de elegir entre una mayor cantidad de jugadores).

El bache de juego existente en Los Jaguares (franquicia Argentina en el super 15) es obvio y asusta. Nadie sabe si se debe al cansancio de unos jugadores no acostumbrados a disputar partidos a un nivel altísimo durante tanto tiempo o si por el contrario están echando de menos a sus compañeros “europeos”… o ambas. Además, los problemas que tiene la franquicia Argentina en el super Rugby se trasladan a los problemas que tiene la selección Argentina.

El cambio de modelo de juego iniciado por Hourcade que llevó a Argentina a las semifinales del mundial ha dado sus frutos años atrás, pero se duda si podrá ganar a las potencias en los próximos Rugby Championship o en el Mundial sin controlar lo que históricamente había dado mejores resultados a los Pumas: la Melé (No Scrum = No Win)

Los más críticos con la selección están pidiendo desde el primer día la convocatoria de los jugadores argentinos que juegan en Europa, que, parece claro que podría dar un salto de calidad a la selección. Los Imhoff, Isa, Bosch parecen destinados a ser titulares en cualquiera de los partidos que pudieran jugar los Pumas … si jugarán en Argentina.

 

El 2019 se acerca… Japón, el objetivo Puma para competir de verdad con las potencias del Sur, está ahí.

¿Accederán los jugadores a jugar en la franquicia argentina para poder jugar el mundial 2019? ¿Serán los dirigentes los que levanten la normativa (cómo hizo Australia en 2015) para que los jugadores “europeos” puedan jugar el mundial?

Las dudas están en el aire y cada uno está jugando sus bazas. Sin embargo, el objetivo es el mismo: Japón 2019.

Siganme en @mike_alloren y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.faceboock.com/sextoanillo o en nuestro instagram: sextoanillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *