El corazón del deporte Más

El fútbol, ¿deporte aeróbico?

A menudo escuchamos en nuestro entorno a personas que afirman que practican fútbol como un sustitutivo del ejercicio aeróbico en su entrenamiento, pero ¿realmente están realizando ejercicio aeróbico?. Para determinar si un ejercicio físico es aeróbico o no hay que saber primero en que consiste una actividad aeróbica. 

El ejercicio aeróbico es aquel en el que realizamos una actividad con la exigencia de una cantidad determinada de oxígeno para poder cubrir las necesidades producidas de la realización de tal actividad. Cuando dicha cantidad de oxígeno no es suficiente para cubrir las necesidades del ejercicio y utilizamos otras fuentes de energía para poder realizar dicha actividad, estaríamos hablando entonces de ejercicio anaeróbico.

Por lo general, el running está catalogado como una actividad aeróbica, mientras que realizar series de sprints e ir al gimnasio para hacer trabajo de musculación intenso se considera como ejercicio anaeróbico. Pero, entonces ¿que pasa con el fútbol?.

Es cierto que la practica del fútbol implica correr durante la mayor parte del partido o entrenamiento pero no siempre a la misma intensidad. Eso significa que en ocasiones estaríamos realizando trabajo aeróbico, por ejemplo, en aquellas situaciones del partido o entrenamiento en el que el ritmo es inferior al 70-80% de la frecuencia cardíaca máxima y, durante un tiempo suficientemente significativo, pero en otras ocasiones si que estaríamos realizando trabajo anaeróbico, por ejemplo, cuando el jugador realiza sprints o trabajo de ‘choque’ o fuerza, donde las pulsaciones y el ritmo cardíaco es superior al 80% de la frecuencia cardíaca máxima.

Para más certeza, en los entrenamientos de los clubes de fútbol se realizan los dos tipos de ejercicios mencionados porque tienen que ponerlo en práctica para poder suplir las necesidades físicas en momentos del partido en los que sea necesaria la presencia del trabajo tanto aeróbico como anaeróbico, por eso mismo se entrena y mucho ambas formas de trabajo físico.

Por tanto como hemos podido comprobar, la afirmación sería correcta pero con algunos matices. No solo hacemos ejercicio aeróbico cuando practicamos fútbol, sino que también trabajamos la capacidad anaeróbica de nuestro organismo, o, lo que es lo mismo, la capacidad de nuestro cuerpo de trabajar con falta de oxígeno.

Lo que si que es cierto es que si quieres estar completamente en forma, practicar fútbol sería un buen método de entrenamiento para conseguirlo.

Imagen: scoopnest.com

Síganme en @JM_Trainer y sigan también toda la información deportiva en nuestro Instagram Sextoanillo en nuestro twitter @SextoAnillo y en https://www.facebook.com/sextoanillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *