Entrevistas Gimnasia Rítmica Más Deporte

Entrevista a Rubén Orihuela, pionero de la Gimnasia Rítmica Masculina

La gimnasia rítmica es un deporte practicado en su mayoría por mujeres, pero cada vez son más los hombres que se interesan y practican este deporte. España es sin duda uno de los países donde más ha calado entre los chicos, también es el único del mundo que cuenta con un Campeonato Nacional de Gimnasia Rítmica Masculina.

La primera edición se celebró en el año 2009, aunque la primera vez que existió la posibilidad de que un chico pudiese participar en un Campeonato de España fue en 2005. A partir de ese año podían hacerlo como “open”; plazas que tradicionalmente estaban reservadas para gimnastas de otras nacionalidades residentes en España. Si alguna de estas plazas, en alguna comunidad autónoma, quedaba libre, podía ser ocupada por algún chico.

Rubén Orihuela, pionero de la rítmica masculina, es uno de los responsables de que exista un Campeonato de España de rítmica. Con él hemos hablado.

Pregunta. ¿Cómo fueron los comienzos de Rubén Orihuela como gimnasta federado (el primero de España)?

Respuesta. Exactamente el año en el que me federé no lo sé porque yo era bastante pequeño, sí que creo y calculo que sería por el año 2000-2001. Creo que fue la primera vez que llegó a una federación una licencia de un gimnasta masculino.

Los primeros pasos fueron bastante complicados. De alguna forma sí que podía tener esa licencia porque era como un seguro. Un seguro para cualquier lesión que pueda tener en el gimnasio. El problema que había era dónde podía competir yo. En todos los niveles de gimnasia rítmica, ya sea nivel más básico o nivel más alto, hay una normativa. Una normativa que hace o la federación española o la federación valenciana, pero claro, en esa normativa en ningún caso estaba la figura del hombre. Entonces era, «qué hacemos, se le deja competir no se le deja competir». Al final sí que conseguimos, por parte de mis entrenadoras sobre todo, la posibilidad de poder competir a nivel provincial. Algo solamente de Valencia.

P. ¿Cómo recuerdas tu primer Campeonato de España?

R. En el primer Campeonato de España donde yo participé, que fue en el 2005, éramos tres gimnastas los que participábamos. Lo viví con muchísimo nervio, tenía mucho miedo porque era algo que realmente había soñado durante muchos  años y que tenía la puerta cerrada. No era un sueño pensando en si trabajo mucho puedo conseguirlo. No. Realmente era algo que era imposible de llegar. Entonces el hecho de verme allí, poder disputar un Campeonato de España junto con las mejores gimnastas de España, para mí era como si yo estuviese viviendo, no sé, como unos Juegos Olímpicos. Para mí era algo muy, muy importante.

 

 

P. ¿Sigue siendo España el único país del mundo en el que los hombres pueden competir oficialmente?

R. Sí, España sigue siendo el único país donde los gimnastas tienen su campeonato para ellos, donde se les reconoce como deportistas de élite. Sí que es cierto que existen otros países en los que la figura del hombre está comenzando a integrarse, pero ellos se encuentran como yo me encontraba allá por el ’98-’99. Algunos gimnastas de otras nacionalidades vienen aquí a España para poder competir y participar en el nacional. No lo van a vivir de la misma forma que lo vivimos nosotros porque es el campeonato de tu país, con el que tú te sientes ligado. Pero por lo menos tienen la posibilidad de competir contra otros chicos y sentir la experiencia de la convivencia, de que durante unas 5 horas de competición sólo sean chicos los que están participando. Eso es algo que, de verdad, para los que estamos dentro y lo hemos peleado y luchado, es un orgullo increíble.

P. Actualmente, ¿cómo se encuentra la gimnasia rítmica masculina a nivel internacional?

R. No podemos hacer ningún tipo de competición internacional. La Federación Internacional sí que ha sacado una modalidad masculina de rítmica que está un poco enfocada a movimientos que son entre artística y acrobática, junto con movimientos muy asiáticos. Yo no creo que a nivel europeo, por ejemplo, llegue a cuajar. Se ve como un tipo de arte marcial. Les está costando mucho, igual que a nosotros nos está costando que esto salga adelante. La Federación Internacional tiene todas las posibilidades del mundo de poder hacer publicidad de esta nueva modalidad, tienen todo a su alcance para poder llegar a medios de comunicación para que sea visible, [pero] no están saliendo más gimnastas.

También pienso, esto ya es una opinión personal, que esta modalidad se ha creado para que no saquen a la rítmica de ser un deporte olímpico. La rítmica era de los pocos deportes que no tenía representación masculina dentro de su federación.

Veo la parte buena de que buscaron unos cambios con respecto de la rítmica femenina, pero creo que los cambios han sido demasiado radicales. Digamos que no mantienen la esencia de la gimnasia rítmica. Está claro que los cambios son necesarios, pero se tiene que ver algo de similitud. No es gimnasia rítmica, tendrían que llamarle no sé, por ejemplo, gimnasia acrobática no porque ya existe, gimnasia asiática o gimnasia marcial. Algo así.

P. ¿En qué se diferencia la rítmica “tradicional” de la nueva rítmica masculina impulsada por la FIG?

R. Bueno, en lo que se diferencian entre una gimnasia de otra, lo principal es que una está aprobada por la federación y la otra no. No, a ver, la diferencia es que en la japonesa [“la asiática”] pueden hacer acrobacias por el aire, por ejemplo. El tipo de suelo en el que compiten es diferente, es como el suelo de la artística, tiene como una cámara de aire donde pueden caer después de hacer todas las inversiones que hacen, los aparatos son diferentes… Como parte positiva, que a mí me gusta, es cuando he visto ejercicios de conjuntos, cuando son varios chicos los que están en el tapiz al mismo tiempo. Me parece que son espectaculares. Me parece que es una gimnasia espectacular, pero no como gimnasia rítmica, sino como otra de tantas modalidades que hay dentro de la federación de gimnasia. Me parece que es una gimnasia súper interesante, sólo que no lo veo como gimnasia rítmica.

 

 

P. En 2009 la FIG (Federación Internacional de Gimnasia) lanzó un comunicado en el que afirmaba que “la gimnasia rítmica es un deporte sólo para mujeres y la FIG no tiene reglas para la competición de hombres«. Tras este comunicado la Federación Española decidió suspender las eventuales competiciones nacionales de gimnasia rítmica masculina. Por suerte, la RFEG (Real Federación Española de Gimnasia Rítmica) recapacitó y ese mismo año anunció el ya mencionado primer Campeonato Nacional de Gimnasia Rítmica Masculina.

R. Fue con la temporada ya comenzada, quiero decir, todos los gimnastas que nos queríamos presentar ese año estábamos ya trabajando en los nuevos ejercicios. Ya teníamos fechas de competiciones, de los clasificatorios para cada uno de los campeonatos autonómicos para llegar a un nacional. A mitad de temporada llegó este mail [por parte de la federación española tras el comunicado de la FIG] diciendo que los chicos no podían competir a nivel nacional, que no iba a haber fase nacional y que dejaba en manos de cada federación autonómica la posibilidad de competir o no dentro de su autonomía.

P. Por lo que tengo entendido el problema era con la antigua directiva de la FIG. Tras los Juegos Olímpicos de Río ha habido cambio de la misma, ¿está más cerca la rítmica masculina a nivel internacional?

R. Yo desde aquí no veo ningún tipo de cambio a nivel FIG sobre la gimnasia masculina. Lo que se escucha de que puede haber campeonatos a nivel mundial de gimnasia rítmica masculina o que puede haber unas olimpiadas, siempre va referido a la gimnasia que ellos han creado, la que se basa un poco en artes marciales. No es la gimnasia que conocemos como gimnasia rítmica y que nosotros aquí en España, los chicos, estamos haciendo. Digamos que la gimnasia que nosotros estamos haciendo aquí, todavía no se ve apoyada a nivel FIG.

P. ¿Qué posición a tomado la UEG (Unión Europea de Gimnasia)?

R. Sobre la UEG no tengo ni idea de qué es lo que piensa. No lo sé. Realmente no me ha llegado esa información. También hay que tener en cuenta que yo hasta el mes de noviembre [de 2017] he sido solamente gimnasta. Aunque me he metido en algún tipo de berenjenal por defender a lo que tenía derecho, sí que hay ciertas cosas en las que no he querido entrar por si de alguna manera me veía afectado como gimnasta. Al fin y al cabo un gimnasta se expone a unas jueces, pertenece a una federación, y bueno, nunca se sabe y es bueno cuidar un poquito lo que puedas hacer por si de alguna forma de salpica algo que no quieres.

P. El Comité Olímpico Internacional parece estar de acuerdo en el apoyo a la gimnasia rítmica masculina…

R. Claro, el Comité Olímpico sí que está a favor de que haya una representación de gimnasia rítmica masculina en unas olimpiadas. El problema es que los gimnastas ya hemos comenzado con este tipo de rítmica, por ejemplo yo desde hace ya 20 años, y no es la gimnasia que la Federación Internacional apoya y apuesta para llevar a unos Juegos Olímpicos. La rítmica [ya] no puede ser excluida de unas olimpiadas puesto que ahora sí tiene dentro de su federación la modalidad masculina. Otra cosa es que cuaje o no. Entonces ahí ya, digamos que la federación ya se puede despreocupar de que, por ese motivo, se saque la rítmica de los juegos.

Lo que nosotros queremos es una adaptación de la rítmica actual hecha por chicas. Las condiciones [físicas] son diferentes, la de los chicos a la de las chicas. Sí que sería bueno algunos cambios, pero sobre todo algunos cambios que hagan que la gimnasia rítmica masculina sea un poco más atractiva.

 

 

P. ¿Qué cambios o cómo debería ser la normativa/el código de la rítmica masculina?

R. Creo que se deberían hacer a nivel código, por ejemplo el tema de las dificultades. Un chico puede hacer las mismas dificultades que una chica, pero cambiarlo de alguna forma y que se trabajase otro tipo de dificultades que igual requieran más fuerza. Sería cambiar el valor de algunas de esas dificultades. Por ejemplo, hay saltos que vienen del ballet que son preciosos, que vienen del ballet hecho por chicos. A dificultades de ese tipo como giros, saltos, equilibrios y demás se le podría dar un valor diferente al que tienen actualmente.

Anteriormente sí que pensaba que teníamos que tener algún cambio también respecto al aparato y potenciar más el tema de los lanzamientos y demás. Pero como ahora el código se ha cambiado y cada gimnasta puede hacer todos los lanzamientos que quiera, eso no sería necesario.

Yo creo que eso, en principio el tema de las dificultades, para que sea una gimnasia un poco más explosiva, más adaptada a nuestras características físicas.

 

Rubén Orihuela comenzó a practicar gimnasia rítmica a los 10 años y ha sido 9 veces campeón de España (2007, 2008, 2009, 2010, 2011, 2012, 2013, 2014 y 2016).

 

Foto: Real Federación Española de Gimnasia

Sígueme en @Sandra_Acera (Twitter) y en @sandraacera_ (Instagram) y sigue toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *