Análisis

El Pucela deshoja su margarita: el uno a uno de la primera jornada

Primera parte, segunda parte; primera parte, segunda parte… Y así es como se está viviendo el post-partido de la jornada inaugural de la Liga para el Real Valladolid.

Y es que no es para menos, ya que el encuentro disputado ante el filial del F.C. Barcelona ha sembrado un mar de dudas y ha disparado sensaciones y sentimientos a los que el aficionado vallisoletano por desgracia, está más que acostumbrado los últimos tiempos. Desde luego que esta semana va a dar mucho de  qué hablar.

Con dos partes muy diferenciadas se vio a un conjunto blanquivioleta bipolar, sin ideas, pero que al menos mostró unas ganas de ir a por gol hasta el pitido final, cosa que hacía mucho tiempo que no se veía por Zorrilla. No faltaron ocasiones para, al menos, igualar el marcador.

La principal pregunta a la que nos ha llevado los acontecimientos es: ¿Se mejoró en la segunda parte por méritos propios o porque el Barça B llevaba una renta de dos goles?

Probablemente por ambas, aunque sí que es preciso analizar el encuentro de inicio a fin.

El jarro de agua fría para el aficionado, siempre deseoso de ver las nuevas adquisiciones, comenzó momentos antes del pitido inicial cuando se conoció la alineación que Luis César Sampedro decidió para romper el hielo esta temporada 2017/18.

Sorprendió ver en el once caras conocidas como Moyano, Borja o Iban Salvador. Se esperaba ver a jugadores como Hervías, Mata o hasta incluso Toni después de ver los partidos de pretemporada en los cuales, aunque con mucho margen de mejora, habían sido destacados.

Lo que quedó claro y vistos los acontecimientos, es que el técnico pontevedrés no dio con la tecla, vista su reacción, y la del equipo con los cambios en la segunda mitad y el desarrollo de los acontecimientos posteriores.

Esto no ha hecho nada más que comenzar, pero como primer punto de apoyo para poder hacer una lectura lo menos sesgada posible, deberemos analizar a los protagonistas que tomaron parte en Zorrilla.

Masip: Después de cuajar una gran pretemporada y mostrar más aplomo y seguridad que su competencia Isaac Becerra, era de esperar su titularidad. No tuvo apenas trabajo, aunque con los pies se mostró impreciso y dubitativo, consecuencia de ello la grada se llevó un buen susto: Mejorable.

Deivid: Irreconocible y una de las sorpresas negativas. Se vio superado en ambos goles y se le notó falta de velocidad en la salida y ritmo de juego. Se espera mucho más de él.

Guitián: Tampoco tuvo su mejor noche, aunque se le vio más suelto que a su compañero de baile. En el segundo gol le sacaron los colores.

Nacho: Uno de los jugadores más destacados del encuentro. Al contrario que Antoñito desempeñó el trabajo al que está acostumbrado. Su gran velocidad e implicación en ataque hace que parezca un fijo en el once.

Nacho se mostró como uno de los jugadores más destacados

Moyano: Uno más en el campo. Cal y arena constantes. Fue sustituído al descanso.

Antoñito: Sampedro le colocó por delante de Moyano en la derecha. No es su sitio natural pero aún así se mostró incisivo y participativo en el juego. Como lateral puro ha rendido muy bien en pretemporada. Correcto.

Borja: Difícil de valorar. Colaboró en la destrucción del juego rival, aunque se vio superado en multitud de ocasiones. Ralentizó demasiado la salida de balón aunque no perdió el sitio sirviendo de referencia en las transiciones defensa-ataque. Aún le falta.

Cotán: Junto con Deivid, la otra sorpresa negativa. Impreciso, lento y en ocasiones descolocado. Habrá que verle con más partidos a la espalda. También fue sustituído al descanso.

Michel: Se han visto mejores (y peores) versiones de él. Fue de menos a más ganando protagonismo en ataque. Le favoreció la entrada de Hervías y Luismi.

Jose Arnáiz: De lo mejor. Como de costumbre se echó el equipo a las espaldas e intentó desbordar una y otra vez. Esta llamado a ser uno de los líderes dentro del terreno de juego.

José conduce el balón perseguido por el rival

Iban Salvador: Sorprendió a muchos. Lo dio todo hasta el pitido final y no se metió en ningún lío. Como premio, el gol. Sorpresa positiva.

Luismi: Salió tras el descanso y dio equilibrio al equipo, además estuvo muy preciso en la entrega de balón y oxigenando el juego hacia zonas más despobladas, siempre con buen criterio. Luis César le ha dado minutos en pretemporada y les ha aprovechado. Se lo va a poner difícil.

Hervías: No nos sorprendió. Un puñal en la banda, rápido y habilidoso. También fue uno de uno de los jugadores más destacados.

Mata: Sólo pudo disputar veinte minutos. El tiempo que estuvo en el campo hizo presencia en el área en un par de ocasiones, aunque no le llegó ninguna bola con opciones claras. Se le esperaba en el once después de haber estado acertado con la puerta rival en pretemporada. Tendrá que esperar al menos una semana más.

Visto esto, queda claro que las dudas se han multiplicado de la semana pasada a esta. El debate va mucho más allá en comparaciones entre el juego y la imagen mostrada en la primera y en la segunda mitad; las circunstancias no eran, para nada las mismas, pero es difícil no atribuir como causa-efecto el hecho de que determinados jugadores tomaran parte en el encuentro.

La pelota siempre ha estado en el tejado del Luis César Sampedro, aunque ahora ya comenzada la campaña, tiene todos los focos centrados exclusivamente sobre él.

Posiblemente la jornada inaugural le haya ayudado a tener una idea más clara de lo que dispone, y de ahí llegar a lo que quiere, teniendo en cuenta los mimbres con los que la dirección deportiva le ha dotado. Asier Villalibre, anunciado este mismo domingo como nueva incorporación en ataque, pasa a formar parte de esa ecuación a resolver por parte del técnico, en un puesto en el que se reclama aún algún refuerzo más. En la cabeza de muchos está Raúl de Tomás, del cual se espera aclare su futuro en los últimos días de mercado. El central Kiko Olivas por su parte parece casi seguro y a la espera de confirmación oficial será nuevo jugador del Real Valladolid esta misma semana, mas pétalos para el técnico.

Asier Villalibre llega cedido del Athletic Club hasta final de temporada

Lo que queda patente es que desde la portería hasta la punta de ataque, el míster va a tener que deshojar su propia margarita entrenamiento tras entrenamiento para dar con un once –y una convocatoria- que le convenza para enfrentarse al Sevilla Atlético, que por cierto, no se tiene muy buen recuerdo en Valladolid del último enfrentamiento allá por Semana Santa.

Por el bien del Real Valladolid y de Luis César, esperemos que la segunda jornada no sea el inicio de su particular Vía Crucis.

Imágenes
www.realvalladolid.es

Sigueme en Twitter, @moriandres y a Sexto Anillo @SextoAnillo, en Facebook,www.facebook.com/SextoAnillo y en Instagram @SextoAnillo

 

 

One Response

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *