Sin categoría

Luz en la odisea

Anoche se acabó la racha de Breanna Stewart anotando 20 puntos o más, y no pudo superar el récord de Diana Taurasi. Por lo tanto, las former huskies comparten dicho récord a día de hoy, que sigue siendo de 12.

Realmente, no he venido a hablar de estas dos jugadoras, ni de ninguna jugadora de la universidad de Connecticut. Tampoco es ninguna superestrella a día de hoy, ni lo fue considerada como merecía cuando comenzó a destacar. A pesar de todo esto, fue nombrada la mejor base de EEUU de la generación del 92 tras acabar high school. Sí, Odyssey Sims, actual base suplente de las LA Sparks.

Un camino lleno de luces y de sombras con un inconveniente de por medio. Y es que la tejana (casi) siempre ha vivido a la sombra de otras jugadoras allí donde ha jugado. Tras terminar su etapa en high school eligió ir a la universidad de Baylor. En ese equipo emergía por encima de todas la figura de Brittney Griner, con uno de los físicos más dominantes que se pueden recordar. Las dos formaron una pareja para el recuerdo conquistando el título universitario en 2012 después de ganar todos los partidos aquella temporada. No obstante, tras caer estrepitosamente en el Sweet Sixteen en 2013 ante las Cardinals, Sims se quedó sola en la odisea. Y a pesar de quedarse sola, supo asumir los galones como nadie. Pasó de promediar 12,9 puntos por partido a promediar 28,5 de la noche a la mañana. Supo sobreponerse a la adversidad y demostró que, con ese nivel, podría marcar diferencias en la WNBA. A nivel de equipo cayeron en el Elite Eight frente a Notre Dame y la etapa universitaria de Odyssey llegó a su fin para empezar otra. La WNBA estaba esperando.

Solo una jugadora fue elegida antes que ella en el Draft de 2014, Chiney Ogwumike. Las Tulsa Shock se hicieron de esta manera con Sims en el número dos y junto a Skylar Diggins pasó a formar uno de los backourts más temibles de toda la WNBA. Dos jugadoras que hasta juntarse habían sido bases habituadas a tener el balón mucho tiempo en sus manos. El cambio de todas maneras fue para Diggins que pasó a jugar más tiempo sin balón. De esa manera sus prestaciones subieron como nunca, y Sims como en sus tiempos en Baylor se encontró otra vez como segunda espada (incluso tercera teniendo en cuenta el impacto de Glory Johnson).

Es cierto que estaba teniendo un año rookie más que aceptable anotando 13,3 ppp pero daba la sensación de que podía aportar mucho más. Llegó el All-Star y un descanso de 5 días que le vino como a nadie. Tras el parón pudimos ver su mejor versión. Y no fueron 12 como Stewart o Taurasi, pero de sus últimos once partidos en nueve estuvo por encima de los 20 puntos, y en dos por encima de los 30. Odyssey parecía una jugadora que iba a marcar una época en la liga en aquellos partidos. Terminó la temporada promediando 16,8 ppp, pero la regularidad de Ogwumike impidió que consiguiera el ROY.

Vía: fi360news.com

Pero no todo han sido luces en este camino. En 2015, a finales de junio, Sims formaba parte de un comienzo fulgurante de las Tulsa Shock que empezaron la temporada 8-1. Skylar Diggins se lesionó para el resto del año en ese instante y el año de las Shock se truncó. Sin embargo, Odyssey no tuvo prácticamente importancia en ese comienzo ya que solo pudo disputar tres de esos nueve tras una lesión de rodilla que la dejó en el dique seco durante un mes. A pesar de acabar el año como máxima anotadora del equipo, las sensaciones no eran como las del primer año, y sus porcentajes bajaron notablemente.

2016 lo tenía todo para ser su año, ya que las viejas Tulsa Shock pasaron a ser las Dallas Wings. Sí, Dallas, Odyssey tuvo así la oportunidad de volver a jugar al lado de casa, pero sus prestaciones bajaron todavía más. En ese contexto, parecía claro que necesitaba cambiar de equipo independientemente del destino. De Odyssey y Skylar, a Odyssey o Skylar, una de las dos tenía que ser traspasada. Finalmente, las Wings traspasaron a la former bear por la cuarta elección del draft de este año (Allisha Gray).

¿Volveremos a ver a la mejor Odyssey? A día de hoy sabemos que puede mostrar ese nivel en cualquier momento. Con la lesión de Essence Carson, Brian Agler le ha dado la titularidad en los últimos 5 partidos, y está empezando a brillar con luz propia. Antes de ser titular había alcanzado los dobles dígitos en anotación en tan solo 2 partidos. En sus 5 titularidades, ha alcanzado los dobles dígitos en 3 partidos, con 2 partidos por encima de la veintena de puntos. Poco a poco, Odyssey está empezando a sonreír otra vez como lo hizo aquella vez. Está claro que cada vez se siente más cómoda en las Sparks y puede convertirse en una jugadora muy importante en lo que queda de temporada para las de Brian Agler. Eso sí, haga lo que haga va estar a la sombra de Parker, Ogwumike y Gray, al igual que en su día estuvo a la sombra de Diggins o Griner. Desapercibida, pero su momento va a llegar como de costumbre, cuando menos lo esperemos. Su mejor versión, está por llegar.


Síganme en @unaibakarra y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo o en www.facebook.com/sextoanillo. Para conocer toda la actualidad del baloncesto femenino, sígannos en @Basketfem_SA (Twitter) y basketfem_sa (Instagram).

Foto destacada vía: ctpost.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *