Crónica Crónicas Gimnasia Artística Más Deporte

Szombathely: el retorno de Roxana y el oro de Marina

Este fin de semana se ha celebrado en Szombathely, Hungría, la quinta cita de la World challenge cup, copa del mundo por aparatos organizada por la Federación Internacional de Gimnasia, no clasificatoria para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. En esta ocasión, contaba con la presencia del equipo español femenino, compuesto por Roxana Popa, Marina González y Alba Petisco.

Primera jornada, productiva para España

El primer oro en Szombathely se lo llevó en salto la azerí Marina Nekrasova, gracias a una paloma con mortal adelante extendido con pirueta un poco carpada en el aire pero muy bien ejecutada, y a un Tsukahara con pirueta y media con un paso en el tapiz. Como ya vimos en Mersin, Teja Belak es inapeable del podio; su paloma con mortal adelante extendido con pirueta, en la que casi cae para atrás por culpa de unas piernas muy abiertas en la repulsión y una postura algo carpada en el vuelo, y su Yurchenko doble, mucho mejor ejecutado (y con algo de picardía, pues disimuló los pasos saliendo rápidamente de la colchoneta), le dieron la plata esta vez. El bronce fue para la ucraniana Angelina Radivilova con un gran Yurchenko doble y una rondada con medio giro con mortal adelante extendido con media pirueta con cierta apertura de piernas en la repulsión y un gran salto en la recepción.

Y el primer oro en Szombathely en categoría masculina fue para el israelí Artem Dolgopyat en suelo, cuya progresión es extraordinaria. La velocidad que alcanza en las piruetas, el gran doble agrupado con doble pirueta, el zapata y el arabian doble y medio dieron fe de ello. Oleg Verniaiev se llevó su primera medalla, una plata, con unas piruetas bien controladas en su primera diagonal, un pequeño salto en las de la segunda, un doble agrupado con doble pirueta que tampoco recepcionó limpiamente y una triple pirueta de salida en la que se le venció el cuerpo hacia delante; a pesar de esos fallos de forma, la dificultad le facilitó la conquista del metal. Su compatriota Petro Pakhniuk le siguió de cerca con un pequeño salto en el doble agrupado adelante, pero en general con una mejor ejecución, en parte debida a la excepcional altura que alcanza en sus piruetas.

El joven británico Joshua Nathan fue el mejor en caballo con arcos, renando perfectamente en los apoyos y con un doble traslado adelante-atrás en molinos rusos de gran belleza. Hay días en los que a Verniaiev se le atragantan los apoyos invertidos, no fue uno de esos días, muy bien colocado en todo momento, excepto una apertura de piernas y consiguiente rodilla doblada durante el desplazamiento adelante en molinos rusos. Saso Bertoncelj también repitió medalla, aunque bajó del oro en Mersin al bronce en Szombathely. Tan rápido iba el esloveno, que apenas pudo percibirse que abrió las piernas en un molino sobre una de las anillas.

La final de asimétricas contó con doble presencia española: Alba Petisco y Roxana Popa. Alba, con un ejercicio sencillo pero bien ejecutado (apenas tuvo que frenar un molino porque se le dobló el cuerpo), finalizó quinta, mientras que Roxana, quien acumulaba años de inactividad por culpa de las lesiones, sorprendió con una forma excelente y se colgó el bronce, solo superada por la sudafricana Rooskrantz Caitlin, oro, y la británica Phoebe Jakubczyk, plata.

La última final del primer día de competición fue la de anillas, en la que se impuso el ucraniano Igor Radivilov, que aguantó la respiración en los elementos de fuerza para no mover las anillas y luchó por salvar el San Pedro. Ali Zahran (Egipto) encadenó, en el comienzo de su rutina, una plancha facial, una hirondelle y una hirondelle invertida que dejó al público fascinado. El austríaco Vinzenz Hoeck se quedó algo bajo en ciertas planchas, pero eso no le impidió subir al cajón.

Segunda jornada de oro

El segundo día comenzó con dominio japonés en salto: en primera posición, Hidenobu Yonekura, quien presentó un Kasamatsu extendido con doble pirueta y media que aterrizó separando una pierna, y una paloma con mortal adelante extendido con doble pirueta y media clavada. En segundo lugar, Keitaro Okubo con una paloma con mortal adelante extendido con doble pirueta y media en el que sacó un pie y un Driggs (Kasamatsu extendido con pirueta y media) en el que volvió a sacarlo. El tercero, el noruego Sofus Heggemsnes con un potente Driggs y una paloma con mortal adelante extendido con pirueta y media también muy poderosa, tanto, que le hizo dar un gran salto en la recepción.

En barra, la húngara Makra Noemi abrió con la serie gimnástica, siguió con con una rondada enlazada con un mortal atrás en plancha, un giro en L, un mortal lateral, y salió con una sólida rondada a mortal extendido con doble pirueta. Belak se llevó la segunda plata con una zancada con medio giro, una inversión adelante a una inversión atrás sin manos, un mortal lateral, un giro en L, varias zancadas y un mortal adelante extendido con pirueta de salida. La tercera fue la canadiense Emma Spence con una original entrada de vela, problemas en el doble giro cosaco donde flexionó la rodilla libre, inversión atrás con apoyo de manos, salto de gato, y una rondada a mortal extendido con doble pirueta de salida.

Verniaiev al fin conquistó su oro, cómo no, en paralelas. Abrió con un homna, seguido de un peach con ambas manos apoyadas en una banda, de ahí al Makuts. Enlazó el Tippelt con el Bhavsar como grandes desplazamientos y salió con un doble agrupado adelante con media pirueta. Una vez más, le siguió su compañero Pakhniuk, con un genial mortal adelante con piernas abiertas y un saltito en la salida, que fue la misma que la de Oleg. Yordan Aleksandrov repitió el bronce de Mersin, mejorando ligeramente su rutina de la semana pasada.

Y llegó el momento de gloria española. Marina González, de tan solo 16 años, superó a todas sus contrincantes: triple giro cosaco, doble mortal agrupado atrás con pirueta un poco descontrolado, doble pirueta y media, zancada al anillo, doble giro cosaco, pirueta adelante, zancada, zancada con medio giro, y doble mortal agrupado atrás clavado y con las rodillas perfectamente juntas. Todo ello aderezado con una gran interpretación y originales pasos de danza. Superó a la británica Emily Thomas, que abrió con un doble en plancha, doble agrupado, mortal adelante a pirueta adelante y un doble en carpa clavado. Y a Angelina Radivilova, con la tradicional elegancia ucraniana, conquistó su segundo metal con un doble giro en Y, un arabian doble y un doble en carpa atrás en el que salió despedida.

La última final, barra, dejó como vencedor a un habitual: David Vecsernyes, que jugaba en casa. Cassina, Kolman, Tkachev con agarre cruzado, Tkachev, Yamawaki y su tradicional salida Hayden. Pakhniuk completó su triplete con un largo ejercicio de dislocaciones, seguido de Tkachev, Tkachev con agarre cruzado y doble mortal en plancha con pirueta para salir . El israelí Alexander Myakinin logró la última medalla en Szombathely con un Cassina, Kovacs, Kolman, Gaylord II y doble mortal extendido con pirueta de salida.

En Szombathely España brilló, Ucrania arrasó

Gran actuación la del equipo español, que colocó a sus tres gimnastas en alguna final y logró dos medallas: el bronce de Popa en asimétricas y el oro de González en suelo. Además, Petisco fue quinta en asimétricas.

Pero la gran vencedora fue Ucrania, que sumó un total de nueve medallas: dos de Radivilova, una de Radivilov, tres de Pakhniuk y tres de Verniaiev.

La próxima parada de la World Challenge Cup tendrá lugar en París (Francia) el próximo 14 de septiembre. Esta vez contará con la participación del equipo español masculino, pero no del femenino.

Pueden consultarse aquí los resultados completos de las finales masculinas y femeninas.

Imagen destacada vía twitter.com/rfegimnasia/

Vídeos vía youtube.com/UngueyGym

Síganme en @artisticgimnasi y sigan toda la información y actualidad deportiva en @Sextoanillo, y el Facebook Sexto Anillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *