Análisis ATP Tenis

Así llega Rafael Nadal a Roland Garros 2019

Terminaron todos los partidos de 1ra ronda, ya se fueron 64 tenistas que componían el cuadro principal del segundo Grand Slam de la temporada: Roland Garros.

Uno de los que avanzaron, casi que por ley, es el Rey de la arcilla y máximo ganador del certamen parisino, el español Rafael Nadal. 

En Sexto anillo repasamos y analizamos cómo llega el campeón actual a este escenario, para tener una completa radiografía mientras vemos su segundo partido aquí.

Rafa siempre parte como favorito en el patio de su casa, dicho que parece repetirse en cada uno de los torneos que juega sobre esta superficie.

pero este escenario, esta atmósfera que rodea al torneo más importante del tennis en Francia, es realmente especial para él.

Estar en el complejo Stade Roland Garros, y pisar la pista Philippe Chatrier o la Suzanne Lenglen, aparece en su calendario prácticamente como su espacio predilecto en el mundo después de su casa en Manacor, el lugar de su redención, de la catarsis a todos los problemas que pueda experimentar en la temporada, o bien, como la puntada final a su excelso andar en otras ocasiones.

Rafa Nadal ganaba en 2018 su 11° Roland Garros, en un año cargado de títulos en la temporada de polvo de ladrillo y en el Masters 1000 de Canadá, además de final en Wimbledon y semifinales en el Australian Open y el Us Open.
Imagen: Televisa Deportes.

Esta vez, el torneo que lleva el nombre del representativo aviador francés aparece como el lugar en el que Rafa necesita hallar todas las energías y recuerdos necesarios de su casi perfecto performance sobre el polvo de ladrillo, pues esta temporada ha sido especialmente turbulenta para el manacorí.

A diferencia de los años anteriores, quizá Rafa está enfrentando una situación casi similar a la que experimentó en el 2015 cuando arribaba a la ciudad luz sin ganar un solo título de los importantes.

Valga mencionarlos, los ATP 500, Masters 1000 o ni siquiera una semifinal en el Australian Open (y vaya castigo usar esta expresión cuando en otros tenistas esto sería un hito, pero al tratarse de Nadal, es una obligación).

Este 2019 ha sido bastante complejo para el español en cuanto a que no ha podido encontrar los resultados esperados, pese a que su nivel no ha distado tanto de lo que hemos estado acostumbrados a verle año tras año.

Ya que comparábamos el 2015 con el presente año, en ambas oportunidades el balear llegó a Roland Garros con solo 1 título en su haber.

Esta ha sido una temporada con particulares desazones para Rafa, pero continúa en su búsqueda por hallar lo que para él es más importante que nada: la plena competitividad.
Imagen: Infobae.

En el 2015, el “Rey de la arcilla” llegaba a la segunda cita grande del año ganando el ATP 250 de Buenos Aires a Juan Mónaco, en una visita poco usual, pues un top como él no suele enfrentar torneos de esta categoría.

Este 2019 la situación, aunque no tan crítica en su performance, en resultados sí es bastante similar, pues lo vemos en acción ahora con el Masters 1000 de Roma en su maletero.

Decíamos que no era una situación similar en cuanto a resultados, y es verdad, puesto que previo al open francés, Rafa mal que bien ha estado en las rondas finales de todos los torneos que ha jugado.

Australia, dura final ante Djokovic. 

En Australia, el N°2 del mundo llegó a la final demostrando un nivel aplastante y arrollador ante sus rivales, incluso ganándole a un Tsitsipas que daba el golpe mayúsculo eliminando a Roger Federer; sin embargo, la final ante Novak Djokovic fue como un golpe bajo, pues el serbio lo liquidó igual o peor que como lo hizo el español ante sus contendientes para llegar hasta allí.

Un resultado final 6-3, 6-2, 6-3 para el N°1 del mundo en 2 horas y 4 minutos que dejaba helados a todos, al ver la nula capacidad de Rafa para reaccionar ante un “Nole” que lo paseó como muy pocas veces, cuando esperábamos ver un duelo fratricida entre estos dos gigantes de la raqueta. Fue la primera final que perdió en sets corridos.

Si bien la carrera del campeón de 81 títulos ha sido más que prolífica, tampoco ha estado exento de los duros golpes, pero como ya lo conocemos, Rafa hace un proceso rápido de duelo y se repone como nadie de estos topetazos, y sigue como si nada hubiese pasado, haciéndose fuerte ante factores externos.

Acapulco, una tormenta de declaraciones y frustraciones

Nadal hizo una parada en Acapulco que le dejó más estrés, dudas y disputas en otro plano, el verbal, más que la lucha en la cancha. Una de sus piedras en el zapato, y quizá el tenista más incómodo para él actualmente, y el que mayor fastidio le ha causado, se puso en su camino.

Nick Kyrgios en uno de sus acostumbrados shows, pero dicho sea de paso, con un tennis enorme, le daba vuelta a un partido que Rafa comenzaba liderando, pero que curiosamente, el australiano empezó a ganárselo de viveza y de cabeza, curiosamente.

Usando la principal virtud del ibérico en su contra, el austral logró sacarlo de casillas, pidiendo asistencias médicas, y lo logró sacar prematuramente de México en octavos de final.

Nick Kyrgios, fiel a su estilo, desacomodó a Nadal de un partido que llevaba adelante y lo eliminó de Acapulco, en una derrota que dejó controversia.
Imagen: Marca

Cimbronazo a la firmeza mental del español, que no desaprovechó para hacer sus descargos contra Nick en otro episodio entre los dos en una auténtica guerra del micrófono.

Indian Wells, buen andar, pero sin ratificar

Nadal llegaba al primer Masters 1000 de la temporada, el Indian Wells, con otra serie de partidos en los que dictó cátedra, y donde siempre se le ve muy cómodo al mallorquín; 3 títulos en el desierto estadounidense así lo dicen.

Pues bien, esta vez no fue su nivel lo que lo bajó de la instancia final, sino su rodilla, ese problema crónico que le ha impedido gozar de mayor plenitud en el tour. Un partido duro con Karen Khachanov ganado en un doble 7-6 le dejaba maltrecho.

Para la semifinal tuvo que renunciar al torneo cuando todos los fanáticos del tennis, y del deporte en general, esperábamos ansiosos un nuevo capítulo del superclásico del tennis ante Roger Federer. Ahora se quedaba en la instancia previa a la final.

Nadal llegaba a la semifinal de Indian Wells, pero las eternas molestias en su rodilla le hacían bajarse del certamen.
Imagen: Clarín

Haya sido su impase con su rodilla o no, Rafa no tenía de forma segura su presencia en Miami, la omitió del calendario y alistó maletas para por fin asentarse en su terreno, volver a sus anchas en Montecarlo.

Montecarlo, el principado de la sorpresa mayúscula.

Vaya sorpresa se llevaría, pues pese a otro monólogo en esa semana, Rafa se encontró precisamente con su otra piedra en el zapato, otro de los pocos que han sabido tomarle la medida. Fabio Fognini, inspirado como nunca en su vida, le arrebató la posibilidad de disputar otra final en el principado de Mónaco y de intentar entorcharse su título 12° en ese territorio.

Una semifinal que fue tan o peor de aplastante que el partido de Australia con Djokovic, mermó del todo al español. Fognini lo manejó de principio a fin y nunca le dio respiro a Nadal, quien casi se va con un 6-0 en contra en el segundo set.

Rafa se iba apeado de Montecarlo en un ataque a su monarquía allí. Su rival sería a la postre campeón, y esta sería una nueva herida a la confianza del mallorquín.

Como siempre en él, Nadal no muestra nunca sentirse débil o alicaído, siempre deja mensajes de resiliencia y coraje, y así se enfilaba para afrontar el ATP de conde de Godó, otro de los patios que tiene su gran imperio tenístico.

Conde de Godó. Thiem se robó las llaves de la casa de Rafa

Pero como si se tratara de un castigo del tenis que no quisiera que jugara otra final, esta vez era Dominic Thiem quien le arrebataba la posibilidad de llegar al encuentro decisivo en la ciudad condal.

Otro duro golpe a la confianza de Nadal. Thiem lo vencía en la semifinal de Barcelona en sets corridos.
Imagen: El Comercio.Perú.

Otra vez Rafa jugaba sin problemas e imponiéndose a placer, pero otra vez, otra frustración de no poder llegar al último escalón ante un Thiem que con su revés le neutralizó toda su estrategia y lo sacaba de su propia pista, esa que lleva su nombre en el Real tennis club de Barcelona.

Como si se tratara de un ladrón que le sacaba las llaves de su propia casa, un doble 6-4 lo mandaba con más y más dudas a Madrid.

Madrid, otra oportunidad perdida, y la paciencia se agotaba.

Esta vez sí, esta vez iba por todo, ya era suficiente de ver cómo una nueva final le era esquiva a Rafa, esa era la idea con la que llegaba a Madrid y a su vez todos pensábamos lo mismo.

Pues bien, esta era una nueva función de una película repetida, porque en las rondas previas Rafa despachaba sin problemas al sorprendente canadiense Félix Auger Aliassime, a Francis Tiafoe y a Stan Wawrinka; pero como lo anotábamos recién, se repitió la película, esa película de terror que atormenta cuando menos se espera.

Stefanos Tsitsipas se tomaba revancha de Australia y por tercera vez consecutiva en cancha, Nadal era eliminado en la ronda semifinal, ahora en 3 sets. Esto ya era una clara señal de que algo le hacía falta al mejor deportista español de la historia para ratificar que tiene con qué ganar otro título.

Sin poderlo creer, todos esperábamos Roma como la última oportunidad para que él no se fuera en blanco en la temporada para enfrentar Roland Garros.

Stefanos Tsitsipas se imponía a Nadal en Madrid en otro partido turbulento y lleno de errores. Otra semifinal en la que caía derrotado.
Imagen: Mundo Deportivo.

Roma. En el último campanazo, al fin el título llegó.

Última parada, último llamado al heroísmo y a la gallardía. Ya la confianza que se tenía en Nadal se veía mermada por lo visto recientemente, pero el que Rafa más necesitaba que confiara en él, era él mismo.

Siguió peleando, siguió batallando, y por fin, como si se tratara de un desahogo consigo mismo, con todo ese piano, esa bola de nieve que lo lastraba, jugó un Masters 1000 de Roma digno de una clase de cómo sobreponerse a los duros obstáculos y de cómo seguir creyendo pese a los malos momentos.

Jugó su mejor torneo del año hasta hoy, con dos partidos en un día igual de aplastantes, con 3 partidos seguidos marcando un 6-0 en el tanteador, y con revancha inmediata y con creces ante Tsitsipas en la semifinal.

Por fin, como un bálsamo en un marco de gladiadores, el foro itálico fue testigo de otro brillante partido ante su verdugo en Australia, Novak Djokovic, y sí, con otro 6-0, aunque en 3 sets, Rafa emergió, resurgió, y como un ave fénix, se impuso con categoría al serbio para así levantar su 9° título en la capital italiana. Su imperio romano, sigue en pie.

Datos importantes

Tres de los verdugos de Nadal en este 2019, terminaron alzándose con los títulos de los torneos en los que lo derrotaron. Esta tendencia no es muy frecuente, puesto que la mayoría de las veces, quienes le ganan al español, caen derrotados a la siguiente ronda, o quedan en el camino.

  • Esta vez vencer a Nadal traía réditos. Fabio Fognini en Montecarlo, Dominic Thiem en Barcelona, y Nick Kyrgios en Acapulco, dieron cuenta de Rafa, en semifinaes y octavos de final respectivamente, y luego fueron campeones.
  • Fognini y Thiem son 2 de los 7 tenistas que le han ganado a Nadal en arcilla, y así fue en 2019: el italiano le ha ganado 3 partidos en esta superficie, y el austriaco hizo lo propio en 4 ocasiones.
  • Nick Kyrgios, la antítesis de Nadal y capaz de ser su némesis en el juego mental, equilibró la balanza de enfrentamientos entre los dos, y con la victoria del australiano, los dos se han ganado 3 veces.

No cabe duda de que cuando estos 3 apellidos aparecen en el fixture, aparecen los dolores de cabeza para Nadal, por más fuerte que sea en lo tenístico, en lo táctico y en lo mental.

  • Rafael Nadal es el hombre con mayor porcentaje de efectividad en la historia de Roland Garros desde que la era abierta apareció en 1968. 96,6% de victorias, solo 2 derrotas (Soderling 09′ y Djokovic 15′) son los brillantes números del balear en el grande de Francia. Lo siguen Bjorn Borg (96%), Ken Rosewall y Rod Laver (92,8%).

  • Este 2019, Nadal completa su centenario de participaciones en torneos sobre arcilla. 100 torneos que se reparten en: 16 Montecarlo, 15 Roma/Barcelona, 14 Roland Garros, 11 Madrid, 4 Stuttgart/Hamburgo, 3 Río/Buenos Aires/Bastad; 2 Acapulco; 1 Hamburgo/Sao Paulo/Santiago/Valencia/Costa do Sauipe/Palermo/Sopot/Estoril/Umag/Mallorca.

No sabemos si haya derrumbado del todo los fantasmas que traía en su juego y en su confianza, pero la última impresión es la que siempre queda, y a juzgar por como desplegó su tennis en Roma, parece ser que llega enfilado para llevarse su 12° Roland Garros, en una cita con su historia personal.

Fortalezas y debilidades del juego de Nadal

Un elemento que Nadal tendrá que afianzar sí o sí, va a ser la defensa de su servicio, un factor que tenía bien plantado pero que en esta gira de polvo de ladrillo le causó bastantes problemas para poder ganar los juegos en los que sacaba.

Otra de sus debilidades, es que cae en pasajes en los que sus tiros van con muy poco peso y al centro del campo, y con rivales como los que enfrentó, es como ponerse una soga en el cuello.

Como siempre, sus fortalezas, y cuando está totalmente fino, son su juego de movilidad, su profundidad con la derecha pesada y con alta carga de top spin que lo caracteriza, y esos reveses angulados y profundos.

Eso sí, hay un extra en su gran muñeca, y su sensibilidad, sumada a su excelente defensa, hacen que nunca deje de representar un miedo latente en quienes lo enfrentan. Si está fino como en Roma, sería intratable.

No va a ser nada fácil para Rafa, pues tendrá que enfrentar a todos esos duros escollos que lo derribaron si quiere tener la máxima de sus revanchas y decir presente, y que está igual de vigente que siempre. Por ahora, ya dio el primer paso venciendo al alemán Yannick Hanfmann en sets corridos 6-2, 6-1 y 6-3.

Pero el camino es extenso, y ya lo espera otro alemán y homónimo de su primera víctima en segunda ronda, Yannick Maden.

 

Nadal ya ganó su partido de 1ra ronda; ahora espera seguir afianzando su camino en esta edición de Roland Garros.  Imagen: El Tiempo.

Seguramente al leer este artículo ya haya finalizado el encuentro o no, lo único cierto es que veremos qué sucede, pero hablamos de Rafa, un corazón de león que hace de su talento y su mentalidad un arma difícil de superar en su lugar en el mundo, el de su redención: Roland Garros.

Imágen destacada: A24.com

 

Síganme en Twitter como @Jordan19_07 y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo, o en nuestro Instagram: sextoanillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *