Análisis ATP Opinión Tenis

Nadal 2019: 0 de 3

Imagen de: www.eurosport.es

Quince años pasaron desde la última vez que Rafael Nadal no ganó un titulo en sus primeras 3 presentaciones en polvo de ladrillo.

Tras sus derrotas en Montecarlo, Barcelona y ahora en Madrid, tendríamos que devolvernos a la temporada de 2004 para recordar la última vez que Rafael Nadal no ganó un título en sus primeras tres presentaciones, en la gira de polvo de ladrillo. En esa ocasión, disputó sin éxito los torneos de Estoril, Bastad y Stuttgart y solo consiguió levantar un trofeo en su cuarta presentación, en el extinto torneo de Soport, en Polonia, el cual sería su primer título como profesional. Más aún, tendríamos que regresar al 2003 para asimilar la última vez que no ganó un título en tierra, en un año que sería su segundo como profesional y en el que no tuvo un mejor resultado que la semifinal del torneo de Umag.

Claramente lo de Rafael es atípico. Algo a lo que nadie está acostumbrado que suceda, en especial él. Una situación que a muchas personas hace pensar ¿está en peligro el reinado del rey?

Lo cierto es que Nadal es el mejor jugador de la historia en esta superficie: 57 de sus 80 títulos han sido en tierra y a la fecha tiene un rendimiento de 91,6%, es decir, de 463 partidos ha ganado 424 juegos en estas canchas. Allí, en el polvo, se ganó el apodo de la fiera. Durante los últimos 15 años ha dominado esta parte del calendario y ha hecho temblar a todos y cada uno de los rivales que lo han enfrentado en dicha superficie, la cual, sin dudas, es para Nadal lo que para Popeye son las espinacas.

Su confianza se aumenta, las lesiones no duelen, es más rápido y pega mejor; en polvo, Nadal es simplemente una bestia. Tanto así que muchos de sus rivales entran a la cancha mentalmente derrotados, ya no en búsqueda de una victoria sino de ganar dos games o más que hagan un poco más decoroso el resultado y menos aplastante la derrota. Pocos son los que le han ganado un set en polvo y la lista es más pequeña si hablamos de partidos. Para muchos, ganarle a Rafa en tierra es como ganar un título. Un logro que pocos pueden desbloquear, una hazaña que significa graduarse con honores en tenis, ante la leyenda que nadie aún ha podido igualar.

Es por esto que este año tenístico ha sido atípico. Decir que Rafel Nadal no ha ganado un título en tres presentaciones en tierra es algo que asombra. Y en cierta medida la respuesta a esto es algo incierta. Muchos pueden argumentar que las lesiones no lo han  dejado jugar en plenitud, pero si miramos hacia atrás vemos que Nadal se enfrentó a peores condiciones físicas y aun así dominó en su superficie. Otros dirán que su juego ya no es competitivo frente a los jugadores más jóvenes, pero así como lo vimos perder de maneras apretadas, vimos como ganó holgadamente contra jugadores de élite. Finalmente, también se podría decir que su confianza ya no es la misma, algo que quizás es muy difícil de explicar y probablemente la única respuesta a este interrogante la tiene el propio Rafael Nadal.

«El tenis se trata de ganar o perder. A lo largo de los años he ganado mucho en esta superficie, pero este año no ha sido así. He estado muy cerca, pero no he podido ganar», declaró Nadal después de perder con Stefanos Tsitsipas en las semifinales del ATP Masters 1000 de Madrid.

Lo cierto es que los años no llegan solos, el próximo 3 de junio, Nadal cumplirá 33 años y el cuerpo, por naturaleza, empieza a envejecer en ciertos aspectos. A diferencia de Federer, el juego de Nadal siempre dependió mucho más de sus condiciones físicas y esto hace que realmente para Nadal cada vez sea más complicado hacer dentro de la cancha lo que 10 años atrás parecía tan fácil. De por sí, el físico de Nadal no lo acompañó mucho durante su carrera, trayectoria que aún con las lesiones es una de las mejores de la historia.

Por lo pronto, solo queda esperar el desempeño que tendrá el español en sus últimas dos presentaciones dentro de la gira de canchas lentas. Esta semana inicia en Roma el quinto Masters 1000 de la temporada, el último gran escaño rumbo a Roland Garros (donde Nadal espera conseguir su título número 12), una oportunidad de “La Fiera” de decir aquí estoy, no me he ido y, como dice la canción ranchera mexicana: sigo siendo el rey.

Pueden seguirme en Twitter (@ashg98) o consultar toda la información deportiva en nuestra cuenta oficial @Sextoanillo. Además sino disponen de él, también nos encontramos en las plataformas de Facebook (www.facebook.com/sextoanillo) e Instagram (sextoanillo).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *