Análisis Fútbol Sala

Modelo de juego defensivo – Fundamentos

En el siguiente artículo voy a explicar un modelo de juego defensivo basado en los fundamentos. Dicho modelo es adaptable a cualquier sistema ofensivo, a diferencia de los clásicos sistemas defensivos (individual, zonal o mixto).

¿Qué es un fundamento defensivo?

Son todas las acciones defensivas a nivel individual o colectivo con el objetivo de evitar una acción ofensiva del equipo rival.

¿Cómo categorizamos los fundamentos defensivos?

En fundamentos defensivos individuales (1-jugador), dualidades (2-jugadores) o triángulos (3-jugadores), creando también diferentes reglas (el sello de identidad de cada entrenador). En cada grupo existen diferentes fundamentos a trabajar.

La mejor manera de trabajar este sistema defensivo basado en fundamentos es mediante una metodología de aprendizaje progresiva:

Empezamos a listar los principales fundamentos defensivos dentro de nuestro modelo de juego defensivo:

  • Individuales: posición corporal, lateralidad defensiva, fintas, entradas, marcajes, vigilancias, timing individual, desplazamiento, anticipación y presión individual.
  • Dualidades: orientación corporal, lado fuerte y lado débil, líneas defensivas, reajustes defensivos, control del espacio, coberturas, cambios, repliegues, contra bloqueos, intercepciones y saltos defensivos.
  • 3-4 jugadores: líneas defensivas estructuradas, balance lado contrario, defensa de la primera línea, intensidad defensiva, profundidad defensiva, reajuste defensivo, triángulos defensivos, cambios defensivos, defensa inferioridades, cambios de mentalidad ataque-defensa, asignación de roles, repliegues colectivos,…

Hay muchísimos fundamentos a trabajar, pero lo más importante de todo es tener la capacidad de estructurarlos y trabajarlos en grupos, muchos de ellos, en edades tempranas.

Ahora, partiendo del trabajo de los fundamentos defensivos, vamos a presentar una serie de premisas o reglas para trabajarlo como sistema defensivo.

Trabajo de la 1a línea defensiva: es muy importante crear una primera línea defensiva agresiva si queremos evitar la progresión del rival. No hay que confundir los conceptos de agresiva con precipitada. El objetivo es tener el balón presionado.

Presión sobre el balón: para mantener una primera línea defensiva agresiva es fundamental el concepto de balón presionado. Podemos considerar que un jugador con balón está presionado si el defensor con un leve desplazamiento puede tocar al atacante. La presión del balón en primera línea la usamos para provocar errores en los pases y consecuentemente recuperaciones de balón.

Dominio del eje / cierre del eje: evitamos en nuestro sistema el juego en el espacio interior forzando siempre el juego en horizontal o por bandas, evitando así el juego entre líneas. No sólo el defensor del balón cerrará el espacio interior si no también el 3er jugador dominará el eje.

Lado fuerte/lado débil: debemos trabajar de forma repetida este concepto. Cuando el balón se encuentra en lado fuerte, nuestro lado débil defensivo debe dominar el espacio y no la marca (vigilancia). Este trabajo de desplazamiento lo realizan principalmente el 3er y 4o jugador de nuestro sistema.

Concepto del 3er jugador: consideramos el 3er jugador como una de las piezas más importantes de nuestro sistema defensivo. Trabaja siempre el espacio interior y nos permite mantener una 1a línea agresiva realizando si es necesario, cambios o coberturas.

Concepto del 4o jugador: es el jugador más alejado al balón, cuya misión es la de dominar todo el espacio de profundidad defensiva. Ofrece coberturas a la 1a línea y también al 3er jugador. En función del sistema de ataque trabaja siempre en anticipación.

Saltos defensivos: trabajaremos saltos sólo si se cumplen 3 condiciones: haciendo trayectoria hacia delante, si tengo visibilidad del atacante y si está en la banda (reducción de espacios).

Cambio a defensa individual: en nuestro sistema defensivo basado en fundamentos se pueden establecer premisas para mantener una defensa individual frente a cortes ofensivos. Premisas como: si balón no presionado sigo la marca o bien si rival está trabajando una dualidad en poco espacio sigo también la marca.

Temporización y repliegues: si el balón no está presionado y el rival es capaz de dar X pases, establecemos una temporización y repliegue hacia otra altura defensiva (ejemplo: 20 metros), para iniciar de nuevo nuestro sistema defensivo y presión al balón. Este concepto se produce muchas veces en un partido y los jugadores deben ser capaces de detectarlo y corregir. Una manera fácil es definir situaciones de cambio de altura, como por ejemplo, que el rival juegue 2 veces entre líneas o el rival gire el juego hasta 3 veces, etc.

En este artículo he pretendido introducir, con algunos fundamentos y reglas, el concepto modelo de juego defensivo basado en fundamentos, evidentemente el tema es mucho más extenso y complejo.

¿Te animas a seguirnos? Seguidme en @Treblasab (Twitter) o en LinkedIn (linkedin.com/in/albertsabatearmengol) y seguid toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo @SextoAFutsal, en facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *