AFC Análisis Football Americano NFC NFL Opinión

105 puntos o ¿el día que la NFL cambió?

Luego del espectacular juego ofensivo del pasado Monday Night Football en la NFL, parece que la liga está mutando a volverse un espectáculo de puntos y enterrar la antigua percepción de que es un juego lleno de agresividad y muy peligroso. Parece que la liga está consiguiendo lo que busca desde hace años.

Un deporte agresivo y peligroso

Dick Butkus, Deacon Jones, Mean Joe Greene, Lawrence Taylor, Mel Blount, Ronnie Lott, Mike Singletary, Ray Nitschke, Alan Page, Jack Lambert, Jack Tatum… ¿qué tienen en común estos jugadores? Bueno, no solo son Hall of Famers, sino que también son de los defensivos más intimidantes de todos los tiempos. De hecho, hay reglas que se modificaron con algunos de ellos como el contacto ilegal “Illegal contact” por un CB con Mel Blount o el uso ilegal de manos “Illegal use of hands” gracias a la manera en que Deacon Jones trataba a los lineros ofensivos.

 

Como todo en la vida, la NFL se encuentra en constante cambio. Los propietarios de las franquicias se reúnen cada año para sugerir, promover y autorizar cambios en las reglas de la liga. Para este 2018 se aprobó que el contacto con el casco se castigue como un foul personal que significa 15 yardas de castigo y si se repite la expulsión del jugador.

Nadie se opone a que los jugadores sean protegidos por acciones que pueden derivar en un golpe peligroso, de hecho los jugadores tienen códigos no escritos en donde nunca se busca lesionar al rival, aunque en ocasiones eso parece no importar con acciones sucias como las de Vontaze Burfict y aquella nada agradable situación de Warren Sapp y el golpe propinado a Chad Clifton en donde claramente parece un uso de rudeza innecesaria, sin olvidar el famoso Bountygate.

 

El CTE (Chronic Traunatic Encephalopaty) y lo que ha generado a diversos jugadores dentro de los que destacaron Mike Webster y Junior Seau, sin olvidar el sonado caso de Aaron Hernandez, no solo por la magnitud sino por su temprana edad y la demanda que enfrentó la NFL en ese sentido hacen que en la búsqueda de mantener este deporte se tenga que modificar. Tiene más de una década que los padres de niños manifestaban su rechazo a que sus hijos jugarán football por los riesgos físicos y mentales que conlleva, lo cual generaría que la NFL desapareciera en un lapso de 30 años, por lo que es necesario modificar la parte brutal del juego. El problema, es que ello significa modificar la naturaleza del mismo.

 

Transición en la NFL igual a menos agresividad

No obstante, debemos recordar que este es un juego fundado en el contacto físico, es un juego que es violento por su naturaleza misma, se trata de taclear oponentes, no es Flag Football, es NFL y esa naturaleza es la que genera el gusto por este deporte acompañado por supuesto del juego de ajedrez que conlleva.

El cambio en las reglas parece simple en esencia, disminuir los golpes duros a jugadores en situación vulnerable como receptores que están a mitad del campo y brincan para atrapar un balón, pero cuando la protección es al jugador más caro del equipo o de la liga conocido como Quarterback, significa que proteges el espectáculo y el cambio en las reglas se vuelve complejo para los afectados. ¿Quiénes son los afectados? Los defensivos por supuesto.

Mike Mitchell lo describe mejor en una entrevista que brindó a Bleacher Report, pues en esta nos hace entender lo que vive un defensivo en el cambio de reglas y que lo estamos presenciando cada semana en el campo de juego de la NFL. El lanzamiento del pañuelo amarillo en cada jugada que va en contra de la ofensiva, le brinda a esta nuevas oportunidades y eso conlleva a que los jugadores busquen modificar la manera en la que se taclea a un rival para evitar ser penalizado en el partido y peor aún con una multa económica.

Hasta ese punto parecería simple, pero los defensivos han ido moldeando su manera de atacar, por lo que se pierden tacleos, capturas, coberturas y se arriesgan a situaciones como la vivida por Ryan Shazier la temporada anterior.

 

 

El futuro de la NFL está aquí

Es por ello que lo que vimos el lunes anterior es una clara muestra de lo que la NFL pretende realizar en un futuro no muy lejano… Un espectáculo de puntos en donde las defensas sean solo beneficiarios de los errores de las ofensivas y no protagonistas del juego en sí.

Dentro de las claras muestras de lo anterior es la cantidad de Touchdowns marcados que fueron 14, de los cuales 13 fueron por pase y solo 1 por carrera.

Se habla de que el juego de la NFL entre Chiefs y Rams es el mejor juego del año, que es el juego más electrizante desde hace décadas, pero si se le cuestionará a alguno de los Hall of Famers mencionados al principio de este artículo su opinión de este partido, probablemente tendrían una opinión muy diferente, pues las defensas han sido prácticamente hechas a un lado y si bien podemos comentar que Kansas City tiene una defensa en el mejor de los casos mediocre, Los Angeles Rams se supone tiene bastiones defensivos que la deberían hacer mejor y no permitir que les ingresen 51 puntos.

 

Hace décadas que las franquicias buscan ese QB que les cambie el rumbo del equipo, en quien puedan poner jugadores ofensivos alrededor y puedan hacer un espectáculo aéreo. No cabe duda que este es el mejor momento en la historia de la liga para ser ofensivo, pues los Quarterbacks pueden llegar más fácil a más de 5,000 yardas por temporada, romper de manera constante las marcas de Touchdowns por aire, los WR pueden romper marcas de recepciones y los TE cada vez son más un arma de pase en lugar de bloqueo, además de que los RB ya corren menos y reciben más balones por aire. Para un RB será más sencillo llegar a las 2,000 yardas por pase que por tierra, razón por la que el récord de Eric Dickerson parece que permanecerá por siempre. Las líneas ofensivas están siendo desarrolladas para mantener a los defensivos a raya para llegarle al QB, pero en la actualidad enfrentan menos agresividad por los cambios de reglas y eso se traduce en lineros más ligeros y mucho más hábiles y ay no el clásico fuerte y lento.

Concluyendo

Lo apreciado el pasado Monday Night Football de la NFL entre Chiefs y Rams es la muestra inequívoca de que los cambios que han ido realizando el Comisionado Roger Goodell en compañía de los dueños con la intención de hacer menos violento este deporte, más amigable, aprobado y que sobre todo pueda generar ganancias millonarias está cristalizándose. Si bien aún hay defensivas como la de Jaguars, Vikings, Titans, Redskins y la recientemente establecida como autoridad de Bears, lograr mantenerlas será muy complicado puesto que los grandes salarios dejarán de ser para los defensivos con la única intención de pagárselos a los ofensivos que generen espectáculos y los jugadores buscarán cada vez ser más ofensivos, haciendo una transición de este deporte y pasar de un deporte de intimidación a uno de ejecución… Podemos ver como las fórmulas actuales en las franquicias es conseguir un Quarterback, combinándolo con un Head Coach que haya sido un genio ofensivo.

Fotos via:

profootballhof.com

pokerstars.com

nfl.com

Síganme en @fertalks y sigan toda la información y actualidad deportiva en @Sexto Anillo, en www.facebook.com/sextoanillo en nuestro Instagram sextoanillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *