Análisis Más Psicología Deportiva

Roles de jugadores y tolerancia a la frustración

El entrenamiento psicológico es fundamental en la preparación integral del deportista, sirviendo no sólo para la competición inmediata sino para toda su vida deportiva.

Una de las variables que influyen en el rendimiento y ayuda al afrontamiento eficaz de los momentos de dificultad es la tolerancia a la frustración. Ésta hace referencia a un sentimiento que aparece cuando no conseguimos lo que queremos o cuando nos suceden situaciones no deseadas.

¿Por qué es tan importante el trabajo de esta variable?

El deporte es un ciclo constante de subidas y bajadas tanto a nivel deportivo como a nivel personal. Es decir, se producen muchos cambios durante la carrera de un deportista: diferentes equipos, compañeros y entrenadores, lesiones que producen cambios de rol, cambios de estatus deportivo…

Estas situaciones pueden producir en el deportista un estado de frustración, de decepción o desánimo. Por el contrario, también podría afectar de forma positiva impulsando al cambio, afrontando la nueva situación como un reto que hay que superar.

Por lo tanto, se puede decir que, no tener un buen control de esta variable podría afectar al rendimiento de forma negativa y que su trabajo es fundamental para un buen desarrollo deportivo.

Tolerancia a la Frustración y Roles

Como se ha dicho anteriormente, un deportista a lo largo de su carrera deportiva, pasa inevitablemente por diferentes estatus y roles.

Por ello, es importante que la persona sea consciente de cual es un rol en cada momento y así concentre sus energías (tanto físicas como psicológicas) en el trabajo que debe realizar para que el equipo consiga sus objetivos.

ROL DE TITULAR

En principio, este tipo parece el ideal. Al final, un deportista se prepara para la máxima competición y para estar en ella al máximo nivel.

Sin embargo, ¿qué ocurre cuando a un jugador empieza a fallar?, ¿este rol puede afectar a la autoconfianza?, ¿y cuando percibe que no cumple con las expectativas?…

No se debe dejar de lado a este grupo de deportistas ya que, por ejemplo, unas expectativas mal planteadas pueden afectar al nivel de motivación. Del mismo modo, el jugador puede sentirse presionado y bloquearse en el momento de la competición.

ROL DE SUPLENTE y ROL DE LESIONADO

Hay que tener especial hincapié en estos grupos ya que en muchas ocasiones el cuerpo técnico se centra en aquellos deportistas que deben rendir al máximo en la competición.

¿Cómo se puede trabajar con este grupo de deportistas?

Como ya se ha comentado, es importante que cada persona que forma parte del equipo sea consciente del rol que en ese momento debe desempeñar. Además de creerse que es un rol relevante debe entender su utilidad en el equipo, su porqué y su cómo.

Deben sentir que tienen su función. Por ello, tienen que seguir llevando la misma rutina de entrenamientos y competición. Es decir, los jugadores lesionados siguen yendo a los entrenamientos y, por ejemplo, utilizar una parte de él para su trabajo de recuperación y otra parte adaptarla para que ellos, de una u otra forma participen en el trabajo grupal.

Como conclusión, se puede decir que el afrontamiento eficaz de dificultades debe ser enseñado y trabajado desde que un deportista comienza su carrera deportiva.

Elena Ferrer Aranda

Psicóloga Especializada en Psicología de la Actividad Física y del Deporte

Instagram: @integrarconvalor

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *