ATP Crónica Tenis

Kevin Anderson y la historia interminable

Daba comienzo la primera semifinal de Wimbledon 2018 en el que se enfrentaban Kevin Anderson y John Isner. Anderson venía de remontar dos sets a Roger Federer tras un gran partido, e Isner doblegó en cuartos a Raonic en un partido más cómodo. Sabíamos que la historia de este partido iba a ser cañonazo tras cañonazo y que iba para largo, pero quizá no para tanto. Los dos, luchando por un pase a la gran final.

Comenzaba el primer set, y con él, un Isner enchufadísimo que obtuvo las primeras bolas de break en el segundo turno de saque de Anderson, aunque no las pudo aprovechar, siendo éste último quién se llevó el juego. El sudafricano, que había empezado algo nervioso, empezó a carburar, desplegando un tenis muy sólido concediendo muy pocos errores no forzados a lo largo del set. Ambos jugadores mantuvieron su saque con solvencia hasta llegar al Tie-Break, que ganaría Kevin y consigo el primer set.

Arrancaba la segunda manga con juegos muy asequibles para el sacador, y pese a que hubo un par de juegos con bolas de rotura, llegamos al Tie-Break de nuevo sin ningún break. Comenzaba la segunda muerte súbita, y el americano salía a por todas con un parcial de 5-0, que fue suficiente para llevárselo por 7-5 e igualar el partido a 1 set.

Daba comienzo el tercer set, y reforzado por haber ganado la segunda manga, Isner salía con mucha fuerza y a punto estuvo de romper el segundo turno de servicio de Anderson, pero éste se aferró al marcador. Estaba siendo, como era previsible, un set sin muchas opciones al resto, hasta el octavo juego, juego en el que el tenista de Sudáfrica consigue el break y se colocaba 5-3 con saque para adjudicarse el tercer set, sin embargo, el tenista americano lo evitó haciéndole el contra break. Una vez más, volvemos al Tie-Break, y tras una muerte súbita llena de mini breaks y alternativas, John Isner se lleva el set.

Empezaba la cuarta manga, y se repite el mismo guión, ambos jugadores sólidos con el saque sin dar muchas opciones, hasta el quinto juego, cuando sucede lo mismo que en el set anterior, break de Anderson, y a continuación, contra break de Isner; sin embargo, pese al palpable nerviosismo de Kevin, el sudafricano consiguió romper el saque del norteamericano en el noveno juego, ventaja que aprovecharía para llevarse el set por 6-4.

Arrancaba el agónico quinto set, y con ambos jugadores exhaustos, no parecía que el set fuera a decantarse pronto para ningún jugador. El cansancio tanto físico como mental empezaba a ser un factor determinante en el desarrollo del partido. El set final no lo iba a ganar el que más agresivo jugara, sino el que menos errores cometiera. Recordamos que no hay muerte súbita en el quinto set de los Gran Slam, por lo que se preveía un set eterno. El jugador al que más entero se le veía era al de Johannesburgo, aunque a ninguno de los dos se les veía con claras opciones de romper el saque rival. De los 50 juegos disputados en el quinto set, mientras que Isner apenas inquietaba el saque de Anderson, éste último consiguió varios 0-30 al resto del americano, pero el tenista de Greensboro los consiguió neutralizar con grandes saques que no se veían afectados por el cansancio. Mientras que Isner no proponía nada para ganar el encuentro, el sudafricano acabó rompiendo su servicio de tanto insistir y se colocó 25-24 con saque para llevarse el partido.

Finalmente y tras 6 horas y 36 minutos, Kevin Anderson consiguió llevarse el encuentro por 7-6 6-7 6-7 6-4 26-24 en un encuentro que pasará a la historia no tanto por su juego, pero sí por ser la semifinal más larga de la historia de Wimbledon. Anderson jugará este domingo su segunda final de Gran Slam. Allí se enfrentará al ganador de la segunda semifinal entre Novak Djokovic y Rafa Nadal.

Fuente de la imagen: ATPWorldTour

Síganme en twitter: @juan_bq25 y toda la información y actualidad deportiva en sextoanillo.com y en nuestras redes sociales: facebook.com/sextoanillo, en twitter: @sextoanillo y también en instagram: sextoanillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *