ATP Roland Garros Tenis

Cecchinato acaba con el resurgir de Djokovic en una batalla para la historia

Marco Cecchinato gana a Novak Djokovic por 6-3/7-6/1-6/7-6 y se clasifica para sus primeras semifinales de Grand Slam.

NovaK Djokovic saltaba a la pista para enfrentarse a Marco Cecchinato, un rival, a priori, inferior y propicio para volver a alcanzar unas semifinales de Grand Slam. La Suzanne Lenglen se llenaba para ver el renacer de un tenista de época, para asistir al resurgir del serbio. Todo el mundo confiaba en una victoria fácil para el actual número 22 del mundo. Pero el guión de esta película sorprendió a todos los amantes de este deporte.

Marco Cecchinato, número 72 en la ATP venía de hacer un torneo de menos a más. El italiano empezó sufriendo en primera ronda ante el rumano Copil ante el que tuvo que remontar hasta llegar al quinto set. Después de eso, el nivel del modesto jugador fue incrementando hasta dar verdaderas lecciones de como moverse en tierra batida ante rivales de la talla de Pablo Carreño o David Goffin.

Por su parte Djokovic había dejado muy buenas sensaciones en la primera semana de Roland Garros. El serbio parecía recuperar el revés más temido del circuito, pero sobre todo parecía que el ADN competitivo perdido en los últimos meses volvía a emerger cuando Nole pasaba por apuros. Munar, Bautista y Verdasco dieron buena cuenta de esta mejora en la actitud. Salvo Bautista, ninguno de los tres españoles tuvo nada que hacer ante el que ya era segundo favorito en las apuestas para hacerse con el trofeo de los Mosqueteros.

Problemas desde el principio

Pero en este partido nada saldría según lo previsto. El serbio empezaba el primer parcial con problemas físicos que parecían que le podían dejar sin opciones de competir y más viendo como había ido la primera hora de juego. Primer set para Cecchinato y break a su favor a las primeras de cambio. El revés del italiano, que por momentos pareció el mismísimo Roger Federer, hacía mucho daño a Novak. Pero, ahí es cuando se demostró que la vieja garra del balcánico había regresado. Un Djokovic mermado recuperó rápidamente la ventaja perdida para irse con todo a por el segundo set. Cecchinato, sin embargo, tenía mucho que decir en este asalto que terminó en un tie break. Un momento decisivo en el que el italiano dominó con maestría con su maravilloso revés a una mano y con las dejadas que cortaba el ritmo del partido: 7-6 para Marco y Nole contra las cuerdas.

Es entonces cuando llegó el hundimiento incomprensible del 72 del mundo. Cuando mejor estaba jugando, Cecchinato comenzó a autodestruirse. Parecía decirse a sí mismo: “No puedes ganar tan fácilmente a una leyenda”. Unos largos momentos de dudas mentales que el serbio supo ver. El tercer set fue un verdadero paseo militar del favorito para hacerse con el encuentro.

El nerviosismo fue por barrios

El cuarto asalto de este impresionante combate empezaría bajo el mismo guión que en el anterior. Djokovic rompía pronto a su rival y se mostraba muy seguro a la hora de mantener el servicio. Cecchinato, enloqueció y se fue al baño a hablar con su entrenador, algo que está totalmente prohibido en el tenis. Una acción que le costaría un segundo warning, lo que implica la perdida de un punto de manera automática. Un hecho muy significativo de como estaba la cabeza del italiano en esos momentos.

Marco, desesperado con todos y con todo, se mantenía en el parcial a duras penas, manteniendo su servicio pero teniendo que levantar varias bolas de break.

Llegó el 5-3 y saque para Djokovic. Un momento clave y dificilisímo de afrontar. Un juego que el antiguo Nole habría encarado tranquilamente. Pero la realidad para él, a día de hoy, es bien distinta. El serbio se puso nervioso y comenzó a fallar lo que no había errado durante la última hora. Cecchinato, vio como su rival le daba la mano, vio como le daba una oportunidad más, y este no dudó en irse a por el encuentro. Al final de los turnos de saque, 6-6 y un tie-break que pasará a la historia de este deporte. Y es que en este juego decisivo se vio un nivel tenístico sublime, ideal para poner a los chavales en las escuelas de tenis. Paralelos precisos, dejadas ajustadas, voleas imposibles y sobretodo un carácter descomunal por parte de ambos jugadores.

Djokovic dejó pasar hasta tres bolas de set para forzar el quinto. Unos fallos que el italiano no perdonó para hacerse con el encuentro para delirio de todo su banquillo. La Suzanne Lenglen se puso en pie para aplaudir a los dos gladiadores que habían luchado durante más de 3 horas.

Una batalla que deja a un claro derrotado: Novak Djokovic. El serbio acabó hundido. Pero a pesar de la derrota, hoy es un día feliz para los amantes de este deporte. Hemos recuperado a una de las personalidades más fuertes de la historia del tenis. Nole está de vuelta. 

Síganme en @Jcalonso7 ‏ y toda la información y actualidad deportiva en sextoanillo.com y en nuestras redes sociales: facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo y en twitter: @sextoanillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *