Análisis Ciclismo Giro de Italia

Chris Froome, un gran Giro para entrar en la historia

Tras la etapa final del Giro de Italia celebrada ayer en Roma hemos visto a un gran Chris Froome haciendo historia tras anotarse su primera corsa rosa y la tercera grande de manera consecutiva tras las victorias del Tour y Vuelta la temporada pasada, pero su victoria no ha sido fácil. 

Llegaba el británico del Sky al Giro tras una primera parte de la temporada un tanto gris en cuanto a resultados habiendo sido 10º en Vuelta a Andalucía, 34º en Tirreno aunque en Tour of the Alps ya afinó algo más siendo 4º para llegar a la salida con 17 días de competición. 

En la previa el líder del Sky se encargaba de repetir que su preparación estaba orientada a rendir en la última semana aunque todos suponían que no eran más que palabras sin fundamento del máximo favorito, con permiso del defensor del título, a la victoria. 

No comenzó bien la carrera para Froome ya que reconociendo el trazado de la crono inicial se fue al suelo por lo que la etapa la hizo lastrado y se dejó los primeros 37 segundos con respecto a Tom Dumoulin, ganador y primera maglia rosa. 

Froome calentando antes de la crono inaugural. Vía: www.giroditalia.it

Tras el periplo por Israel el Giro llegaba a Italia y en el muro de Caltagirone de nuevo Froome volvió a naufragar y se dejaba otros 21 segundos con el ganador de etapa, mal comienzo para el británico que se presentaba en la primera gran etapa de montaña con final en el Etna 19º a 55” de Rohan Dennis, líder de la carrera en ese momento.

Salía Froome vivo del Etna pero con unas sensaciones que no eran buenas ya que todos esperaban que diese el primer golpe sobre la mesa y bastante tuvo con aguantar entre los mejores. Después de una etapa llana, la carrera llegaba a su primer gran fin de semana con las etapas de Montevergine y el Gran Sasso donde Froome de nuevo perdía tiempo y llegaba al primer día de descanso real de la carrera el 11º de la general a 2 minutos y 27 segundos, pero más que el tiempo perdido eran las sensaciones que dejaba en carrera, pero tanto él como su equipo, al menos de puertas para afuera, no mostraban preocupación puesto que estaban convencidos de la mejora en las semanas siguientes. 

El comienzo de la segunda semana tampoco fue esperanzador ya que en Osimo se volvió a dejar tiempo y la situación a 3 minutos en la general preocupaba puesto que 2 días después llegaba el Zoncolan donde podía hundirse o relanzarse y sucedió lo segundo. Sin mostrar una forma perfecta si que mejoró bastante y consiguió alzar los brazos para recuperar moral y entrar en el grupo de ganadores de etapa en las 3 grandes aunque las diferencias eran de 3 minutos aún, que volverían a aumentar en Sappada donde volvería a perder tiempo, esta vez minuto y medio y parecía que se despedía definitivamente de la carrera. 

Froome en el Zoncolan. Victoria de etapa y leve mejoría. Vía: www.giroditalia.it

Después del último día de descanso llegó la esperada etapa cronometrada donde recuperó tiempo y posiciones colocándose 4º en la general aunque a más de 3 minutos aún, pero mejorando la forma en la última semana.

Tras la crono llegaban las 3 etapas decisivas de Prato Nevoso, Bardonecchia y Cervinia. En la primera llego con los mejores pero en la segunda es donde dio el salto definitivo con un ataque a 80 kilómetros de meta cuando vio flaquear al líder y que nadie pudo responder. A partir de ahí todos sabemos el resultado de una etapa que pasará a la historia como una de las mejores con un Dumoulin intentando mantener el pulso con Froome pero este iba sin cadena y conseguiría alzarse con la etapa y vestirse de rosa por primera vez en su carrera. Ya por fin en Cervinia se vio a un Froome cómodo de líder y solo tuvo que aguantar las embestidas de un Dumo que puso más ganas que fuerza para coronarse definitivamente en Roma.

Ascendiendo el Colle delle Finestre, momento donde dio un vuelco a la carrera y entro en la historia. Vía: www.giroditalia.it

Si en otras carreras llegaba en forma en las primeras semanas y en la última se dedicaba a mantener las distancias conseguidas, en este Giro hemuos visto un Froome que ha corrido al contrario de lo que está acostumbrado, intentando limitar las pérdidas en las primeras semanas, sus rivales viendo el rendimiento inicial se confiaron y fue un error grave ya que nunca le eliminaron definitivamente, para en la última ir al ataque para ganar la carrera sin un equipo muy potente aunque tanto Poels como Henao han hecho un muy buen trabajo. Además de la general, también se llevan la clasificación de la montaña con Froome y la clasificación por equipos. 

Con el trofeo de ganador en Roma. Vía: www.giroditalia.it

Tras esta victoria la pregunta es si conseguirá rizar el rizo el británico y aparte de entrar en la historia por conseguir 3 grandes vueltas consecutivas, consigue en julio el doblete Giro-Tour que nadie ha conseguido desde que Marco Pantani lo lograra en 1998. 

Imagen destacada: twitter.com\TeamSky

Síganme en @ichucoco y sigan toda la información y actualidad deportiva en @Sextoanillo, en www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *