ATP Crónica Tenis

Roger, ¿vas a parar algún día de hacer historia?

Había logrado su 17º Grand Slam en Wimbledon en 2012 y estuvo más de 4 años, cosa que hoy parece imposible, sin poder ganar otro ‘grande’. Ahora, en un solo año, del 29 de enero de 2017 al 28 de enero de 2018, Roger Federer sumó 3. Título ¡¡nº20!! de Grand Slam, 6º en Melbourne, donde también se pone en cabeza.

Foto: Australian Open

En 1768, James Watt construyó el primer modelo de una máquina de vapor. Fue el motor inicial de la Revolución Industrial que impulsa a la actualidad. En 1998, Roger Federer construyó el primer modelo de un jugador de tenis perfecto. Fue el motor inicial de la Revolución Tenística que lo sigue corroborando en la actualidad.

Federer, en 1998, entra en el circuito profesional apenas unos días después de ganar el torneo junior de Wimbledon. Desde ese año hasta el día de hoy, ha creado una máquina perfecta como si se tratase del ingeniero más prestigioso del planeta tierra. Una derecha demoledora, un revés precioso, una volea técnicamente impecable, un saque en el cual hace lo que quiere.

En la máquina del ”ingeniero”, la energía térmica de las grandes citas se transforma en energía de movimiento. Por el rozamiento de las piezas móviles, raqueta-pelota, dicha máquina se calienta, transformando la energía mecánica en una máquina de calor imposible de enfriar. Cuando se calienta, la máquina tiene un 0% de opciones de fallar, es peRFecta.

Primer set.

Puedes estar haciendo la semana de tu vida que, si entras en la pista central de un Grand Slam para disputar una final ante el mejor jugador de la historia, y comienzas palmando 4-0, todo lo anterior se olvida y solo importa el grisáceo presente. Fue la peor manera posible de comenzar para el croata, que le minó la excelsa confianza que arrastraba. El servicio, su mejor arma. Sus dos primeros saques, dos ‘breaks’ en contra. El set no podía tener otro desenlace que perderlo en apenas 26 minutos.

Segundo set.

Sin embargo, los fallos y los errores son situaciones transitorias que nos enseñan lecciones necesarias y permanentes. Éste pensamiento parece obvio, pero aplicarlo, únicamente lo aplican los competidores, los ganadores. Cilic ha demostrado, no sólo hoy, que lo es. No se vino abajo, al contrario, sabía que el nivel no se pierde en veinte minutos, que todo es cuestión de confianza y creer en uno mismo. Falló, erró y aprendió. El tenis es de los deportes más cambiantes del mundo en periodos de tiempo más cortos. A pesar de tener que salvar puntos de rotura en casi todos sus servicios del set, llevó el parcial al ‘tie-break’. En el 5-4 a su favor tuvo bola de set a favor al resto que no pudo aprovechar. ”Obviamente”, tampoco se vino abajo. Tras una muerte súbita espectacular, igualó la contienda tras una hora de set.

Tercer set.

”El ingeniero” no quería que la fiera que se había despertado, se convirtiera en incontrolable y quiso volver a poner las cosas en su sitio. Tras unos primeros juegos parejos, ”el ingeniero” tocó una de sus piezas para dar el golpe definitivo. Rotura clave en un momento clave. En media horita, el suizo calmó la fiera que llevaba dentro el gigante de 198 centímetros.

Cuarto set.

Lo que pasó en la cuarta manga es digno de una final de Grand Slam, para el recuerdo. De nuevo, a remolque. ¿Y qué? Toda la Rod Laver daba por hecho la victoria del nº2 mundial. De hecho, antes de comenzar el parcial, las estadísticas daban unas posibilidades, irreales, del ¡¡95%!! de que Roger ganara dicho set. Con 3-1 a favor del de Basilea, todo estaba visto para sentencia en la central, excepto para el ”cabezota” de Cilic. ¡¡5!! juegos seguidos. Sí, de Marin. A Federer. De 1-3 a 6-3. Si Roger es perfecto, esos cinco juegos fueron lo más parecido que he visto nunca a la excelencia, y más en un momento tan crítico. Por segundo año consecutivo en las Antípodas, la final se iba a decidir en el quinto y definitivo set.

Quinto set.

La clave, sí o sí, estuvo en el primer juego. Tras el recital del número seis del mundo en el set anterior, se colocó 0-30 al resto y tuvo dos bolas de ‘break’. El ansia y la presión le pudieron y Federer realizó un grito descomunal, ya que sabía que en ese juego podía estar el partido. La inercia, como comenté anteriormente, cambió en cuestión de segundos. Esto es el tenis. Puedes estar jugando el tenis de tu vida, que un punto lo cambia todo y a tu mente le entra un bajón que es casi imposible hacer el efecto trampolín y darle la vuelta. Del posible ‘break’ del croata, al 3-0 del suizo. La experiencia, a veces, es mejor que un golpe fuerte y a la línea. Es fácil decirlo y difícil hacerlo, pero en los malos momentos, hay mirar más allá de tus miedos y dudas para tratar de encontrar la verdad. Tienes que ser consciente de esa voz interior que no deja de decirte lo que puedes y no puedes hacer y y hacerla callar. Todos hablamos con nosotros mismos y nos lanzamos muchos mensajes, en el tenis, que estamos solos, más. Si además nos enfrentamos a un obstáculo, la mayor parte de esos mensajes serán negativos. Ésta vez, Marin ya no fue capaz de volver a realizar la machada. 6-1 y que continúe la saga del ¿mejor deportista de la historia?

Foto: Australian Open

 

20 Grand Slams coincidiendo con, probablemente, el segundo y tercero mejores tenistas de todos los tiempos.

ÚNICO, EXTRAORDINARIO, ASOMBROSO, SOBERBIO, INSÓLITO E INIGUALABLE.

Melbourne: 6.

París: 1.

Londres: 8.

New York: 5.

 

Reina también en Australia.

Además, se pone en cabeza de reyes del Open de Australia. Comparte liderato:

Roger Federer: 6 Roy Emerson: 6 Novak Djokovic: 6

Andre Agassi: 4 Ken Rosewall: 4

Foto: Australian Open

 

Marin, mejor ranking personal, nº3. ¿Roger? Casi nº1. Se coloca a 155 puntitos de nuestro Rafa. ¿Cuestión de tiempo?

En resumen… títulos de Grand Slam, era abierta:

ROGER FEDERER (20).

Nadal (16).

Sampras (14).

Djokovic (12).

Borg (11).

Connors/Lendl/Agassi (8).

Foto: Australian Open

 

Las 13:00 horas en España. Roger llorando. La pista en píe. Rod Laver inmortalizando el momento con su móvil, ver para creer. Piel de gallina.

Disfrutemos. Nosotros hemos visto jugar a Roger Federer.

A pesar de tener a Nadal en el más alto de mis altares, nadie con dos dedos de frente puede tener nada en su contra, es un señor y, hay que reconocerlo, es el mejor.

Foto destacada: Australian Open

Síganme en @tetomatallanaso y toda la información y actualidad deportiva en sextoanillo.com y en nuestras redes sociales: @sextoanillo, Facebook.com/sextoanillo y también en instagram: sextoanillo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *