Análisis El corazón del deporte Más

Actividad física como prevención de enfermedades cardiovasculares

La actividad física es cualquier movimiento corporal que se realiza con los músculos esqueléticos, y que tiene como resultado un gasto energético añadido al metabolismo basal. Está altamente relacionada con las enfermedades cardiovasculares.

Las causas más importantes de cardiopatía y accidentes cardiovasculares son una dieta incorrecta y la inactividad física, factores que se encuentran en los hábitos de una gran parte de la población de hoy en día.

La actividad física durante el tiempo libre presenta una asociación fuerte, independiente y consistente con el sobrepeso/obesidad, los cuales son factores de riesgo para enfermedades cardiovasculares (ECV).

Las personas con hábitos sedentarios presentan el doble de riesgo de padecer obesidad, desencadenante de cardiopatías isquémicas (o de morir por esa causa) y diabetes tipo 2 que las personas que realizan actividad física a diario.

Constantemente se dice a la población que es muy importante la actividad física y que se debe realizar diariamente, pero ¿exactamente a qué contribuye esta en nuestro organismo, y por lo tanto en nuestra salud? La actividad física tiene muchos efectos beneficiosos:

  • Disminuye: el colesterol total, triglicéridos, niveles de hipertensión, el perímetro abdominal, la frecuencia cardíaca, el vasoespasmo (estrechamiento del calibre arterial), y la posibilidad de formación de trombos.
  • Aumenta: el HDL (colesterol bueno), la tolerancia a la glucosa, captación de oxígeno, funcionamiento hormonal, sistema inmunológico, y el flujo coronario.

Por todas estas causas, el deporte es algo muy importante en nuestra vida diaria y se debe tomar en serio cuando se aconseja, junto a la alimentación saludable, equilibrada y prudente; tanto para las personas sanas para prevenir las enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares (ictus o infarto cerebral) entre muchas otras, como para las personas ya enfermas; puesto que las ECV presentan una estrecha relación con el estilo de vida y factores fisiológicos y bioquímicos modificables.

Un ejemplo muy común en nuestra sociedad actualmente es la hipercolesterolemia, en la cual además de la alimentación es vital la práctica regular de actividad física. Es una medida no farmacológica que incrementa las concentraciones en sangre de c-HDL, lo que hace que, en la proporción de colesterol total, el LDL (colesterol malo) disminuya.

Si el colesterol sigue en incremento sin buscar una solución se crearán placas de ateroma, es decir, placas formadas por grasa en las arterias, disminuyendo el calibre de las mismas, llegando a obstruirse formándose un trombo impidiendo la circulación y por tanto el oxígeno transportado en sangre, apareciendo una zona con “falta de riego” produciéndose un infarto de miocardio, cerebral, o un ictus.

Las recomendaciones que debemos llevar a cabo y seguir durante toda nuestra vida para prevenir y controlar todas estas patologías mediante la actividad física son:

  • Incorporar la práctica de ejercicio físico a la vida cotidiana (acudir andando al trabajo dentro de lo posible, subir las escaleras…).
  • Invertir diariamente 45 minutos en actividades físicas moderadas, o tres días a la semana actividades intensas de hora y media.
  • La actividad física diaria debería ser, en su mayor parte, aeróbica. Media intensidad, pero larga duración. Correr, nadar, montar en bicicleta, etc.
  • Aumentar progresivamente la actividad para alcanzar el objetivo indicado. Es conveniente empezar con una actividad ligera y aumentar gradualmente con el tiempo de duración, la frecuencia y la intensidad.
  • No incorporar bruscamente programas de ejercicio vigoroso en personas poco entrenadas o edades avanzadas.
  • Fomentar su práctica como actividad recreativa desde la infancia, ya que los niveles de actividad física en la infancia se relacionan con la actividad física en la vida adulta.

 

Imagen destacada Vía: buenaforma.org

Síganme en @MaRina_TriuSs y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *