Análisis

El Mirandés, en caída libre

El Mirandés se encuentra en la peor racha de resultados desde que ascendiera hace 5 años a la división de plata del fútbol español, es la cuarta temporada del técnico bilbaíno Carlos Terrazas al frente del club, que desde que llegó, se puso como objetivo el ascenso a la Primera División, algo que se antoja complicado para un equipo modesto como lo es el Mirandés, es la segunda temporada jugando con un sistema de juego muy atrevido para la categoría, como lo es la defensa de 3 para jugar con mucha gente por el centro del campo y poder presionar arriba con numerosos jugadores y como objetivo hacerse de forma rápida con la posesión del balón y a partir de ahí empezar a generar su juego.

La pasada campaña el Mirandés empezó bien, haciendo un gran número de goles y colocándose en los puestos altos de la clasificación, pero el año no acabó de la mejor forma, en los últimos 8 partidos, el equipo rojillo solo consiguió ganar uno y empatar otro, lo que se traduce en 4 puntos de 24 posibles. Pese a esta mala racha, el conjunto de Miranda de Ebro consiguió la permanencia con un margen de 5 puntos con la zona de descenso, acabando el año como uno de los equipos más goleadores del campeonato y recibiendo solo un gol más de los anotados en la campaña.

La nueva temporada daba la impresión de ser esperanzadora, viendo como transcurrieron los meses de verano y como llegaban al equipo jugadores jóvenes y otros con mucha experiencia y se conseguía mantener a los pilares del equipo en la plantilla.

Empezó a rodar la bola de forma oficial el 19 de agosto, y el equipo conseguía un valioso empate contra un equipo recién descendido, el Getafe, en las siguientes jornadas el equipo seguía compitiendo, marcando goles, pero algo no iba bien del todo, también se estaban encajando más goles de la cuenta, pero el buen momento del equipo se reflejó en una racha de 9 partidos sin conocer la derrota, sumando 3 victorias y 6 empates. Sin embargo, a partir de este punto nada volvería a ser como antes.

Llegaba la jornada 10, el equipo rojillo visitaba Huesca, y se cosechó un penoso resultado, 3-0 en contra, con una muy mala imagen del equipo. Una semana después el equipo recibía al Levante, recién descendido, pero que se había hecho con el trono de esta liga, dominando todos los partidos de forma abrumadora, y el resultado no podía ser otro, un 0-3 sin ninguna opción para los rojillos. Pasaron 3 semanas más, y nada cambió, derrotas contra Alcorcón, Nástic y Zaragoza, y ni un solo gol a favor en estos 5 partidos.

La situación era insostenible, algo tenía que hacer Terrazas para dar la vuelta a esta mala racha, llegaba la jornada 15 y el equipo rojillo recibía al Córdoba, que también estaba sumergido en una crisis de resultados. Anduva tenía que recuperar esa condición de fortín y el equipo debía ganar ese partido, como fuera. Todo hacia creer que los 3 puntos se quedarían en casa, pero un gol de Juli truncó las esperanzas rojillas, pero al menos se había cortado la racha de derrotas, consiguiendo un punto.

Esta semana, el equipo visitaba a una de las grandes revelaciones de la temporada, con el eco de la dimisión de Terrazas de fondo. El filial del Sevilla llegaba con una racha casi perfecta, en los últimos 9 partidos solo habia perdido uno, y el Mirandés no podía dejar escapar otra oportunidad de conseguir la victoria, en un escenario inmejorable, el Sánchez Pizjuán, aunque sin el glorioso aspecto de las noches en las que juega el Sevilla F.C.

El partido empezó con claro dominio del equipo de Miranda de Ebro, que contó con varias ocasiones que no logró tranformar, pero al filo del descanso el equipo local consiguió anotar el tanto que decidiría el partido. La segunda parte, como viene siendo normal los últimos partidos, el equipo rojillo acusó el cansancio y no fue el dominador, se convirtió en un partido de ida y vuelta en el que ninguno consiguió anotar, se volvía a escapar otro partido, y esta vez, mereciendo un resultado mejor.

Esta derrota deja al Mirandés como colista de la Segunda División y en una situación muy complicada, ya son 9 partidos sin conocer la victoria, anotando 5 goles y recibiendo 16 goles en contra, las causas de esta caída en picado de los rojillos pueden ser muchas, desde que el sistema empleado por Terrazas ya no resulta eficiente, hasta que los jugadores no confíen en el modelo planteado por el entrenador. Una cosa está clara, el club ha luchado mucho por estar donde hoy está, y hace unas temporadas se produjo la destitución de Arconada como entrenador, estando bastante mejor de lo que hoy está el equipo. Quizás Terrazas deba hacer autocrítica y plantearse que está haciendo en este equipo, las jornadas van pasando y los resultados no llegan, los aficionados llevan unas semanas quemados por esta situación y no hay síntomas esperanzadores.

La Segunda División es muy larga y todo cambia muy rápido, la próxima jornada el conjunto jabato recibe al Elche en Anduva, en lo que será una prueba a vida o muerte para los rojillos.

Fuente: Mundo Deportivo.

Síganme en @AlbertoMagan1 y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *