Atletismo Atletismo Cine y deporte Natación Sin categoría Triathlon Valores del deporte

100 metros a prueba de superación

Película 100 metros

Inspirada en una historia real, 100 metros es una película de comedia dramática que no pierde el sentido del humor por más que la vida se empeñe en poner a prueba la fortaleza de sus protagonistas. Basada en la vida de Ramón Arroyo, es un claro ejemplo de que a veces la realidad supera a la ficción.

Dirección y trayectoria

El director y guionista catalán, Marcel Barrena es quien se encarga de dirigir esta coproducción entre España y Portugal. Acostumbrado a escribir sus propias obras, Barrena ha colaborado también con otros directores como Bigas Luna y en diversos programas de televisión.

A día de hoy, su trayectoria se destaca por obras tan notables como Cuatro estaciones (2010) o Mòn petit (2012). Con Mòn petit, el director también toca la fibra sensible al plasmar la historia de un chico que viaja por el mundo en silla de ruedas. Otra prueba que demuestra que los límites solo están en la mente. Ambas fueron nominadas y ganadoras de varios premios, lo que supuso que su nombre ocupara un espacio en el cine.

La historia detrás de la película

100 metros es la meta que se marca Ramón (Dani Rovira) para no dejarse vencer por la enfermedad, pero también para ir más allá. Con un diagnóstico de esclerosis múltiple, nada le hacía pensar a sí mismo y a su entorno que superaría con creces esos 100 metros que en pocos meses no podría ni caminar. Lo lógico ante esta situación, es que los días se tornen oscuros al no ver la luz al final del túnel.

Sin cura, más que la de la paciencia y resignación, Ramón comienza a notar los síntomas de su enfermedad. Y la relación con su mujer (Alexandra Jiménez) también empieza a resentirse. Siendo un padre que apenas supera la treintena, se enfrenta a un golpe que ha llegado quizá demasiado pronto, y que en teoría no le permitirá ver crecer a su hijo.

En toda esta historia, su suegro (Karra Elejalde) juega la carta del comodín, esa que te salva cuando se han agotado todas las opciones. Su personaje tan hostil y entrañable a la vez, conecta a la perfección con el que da vida Dani Rovira. Entre risas y llantos, ambos se unen porque en realidad se necesitan para hacer frente a sus propios miedos. Esa complicidad se deja ver una vez la historia empieza a fluir, y el deporte se convierte en la llave maestra que dará lugar a la superación.

La competición

El Ironman es un triatlón que cubre tres carreras: natación, ciclismo y carrera a pie. Se trata de la competición más dura del mundo, pero no por ello imposible. La película trata de poner al espectador como testigo de la lucha de un joven que no dejará que la enfermedad le gane la carrera de la vida.

El entrenamiento diario para conseguir esta hazaña da lugar a las mejores escenas del film. Con un Karra Elejalde siempre brillante y un Dani Rovira dispuesto a demostrar que lo suyo no es solo la comedia, este drama puede sacar una sonrisa y también enmudecer a un público acostumbrado a los finales tristes cuando la enfermedad es la protagonista.

El deporte como cura

Si lo consigue o no, eso ya es otra historia que tendrá que descubrir por sí mismo si decide verla. Lo cierto es que 100 metros es una película que se ha convertido en una obra digna de ver, tanto por su capacidad para dar visibilidad a una enfermedad que cambia la vida drásticamente de muchas personas y también, y por qué no, por el ejemplo que representa emplear el deporte para superarse a sí mismo y demostrar que lo imposible a veces sí es posible.

 

Foto vía: Columna zero

Síganme en @LauraFB17 y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram sextoanillo

https://sextoanillo.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *