NFC NFL

The Fog Bowl

The Fog Bowl

Si alguien te pregunta que es lo más extraño que has visto en la historia del deporte muchos dirán quizás una jugada magistral de un jugador o un cobro polémico o quizás un ambiente de la grada inhóspito. Pero hubo sucesos geopolíticos, climatológicos presiones dentro y fuera del terreno de juego que marcaron una época, una afición. Me gustaría relatarte uno de ellos “El Fog Bowl” ocurrió la tarde de noche vieja de 1988, tuvo lugar en una de las catedrales del Futbol Americano el “Soldier Field” de la ciudad de Chicago.

Chicago Bears

Chicago, la ciudad de los vientos en el medio oeste americano, se encuentra en el norte de los Estados Unidos a orillas del lago Michigan, cercano a la zona de los grandes lagos. Una ciudad que se forjó con inmigrantes que querían establecerse y hacer grandes negocios a la orilla de los lagos y transportar sus mercancías desde el este al creciente oeste de la nación. No es de extrañar que grandes producciones cinematográficas se basaran o se filmasen en la ciudad de Chicago. “Los Intocables de Eliot Ness”, “Robin and the 7 Hoods etc, eran las películas favoritas de mi padre. Los gánsteres y la ley seca fueron los temas del día a día y el gran resurgir de una nación que fue castigada económicamente por la gran depresión y la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, Chicago también tuvo héroes en los 80’s. No fueron los Cubs ni los WhiteSox, fueron los Chicago Bears.

Sequía de títulos en Chicago

Lamentablemente antes de que los Bears volvieran encantar a los habitantes y aficionados de la ciudad los vientos, el deporte de Chicago había sufrido unas décadas de sequía de títulos, solo en 1960 los Blackshawks habían conseguido la copa Stanley, siendo los Bears uno de los equipos con más trofeos previo a la era Super Bowl con 8 campeonatos de la NFL, uno menos que los eternos rivales de los Green Bay Packers, necesitaban volver a las grandes citas. En la temporada 1985, con Walter Payton, Wiliam “El refrigerador” Perry y de la mano de su entrenador Mike Dikta, teniendo en su filas al coordinador defensivo Buddy Ryan, consiguen ganar el Super Bowl XX derrotando a los New England Patriots. Pero algo extraño e increíble sucedió unos años después.

La previa

Durante la campaña 1985 ocurrió un quiebre en el cuerpo técnico del equipo. El entrenador en Jefe Mike Dikta tuvo un fuerte encontrón con el coordinador defensivo Buddy Ryan durante la única derrota de esa temporada contra Miami Dolphins sobre cómo aplicar unos ajustes defensivos. La historia acabo con Ryan convirtiéndose en el entrenador en Jefe de los Philadelphia Eagles. Lo increíble sucedería unos años después.

El 31 de diciembre de 1988, a mediodía, los aficionados de los Bears colman el Soldier Field (65,000 aficionados) lleno hasta la bandera, para ver el partido divisional de playoffs de la NFC. El mágico equipo de los Bears se juega el paso a la final de conferencia frente a los Eagles de Buddy Ryan, con sed de revancha por lo sucedido años antes. Sin ningún tipo de tregua en el choque de declaraciones de sus entrenadores previo al partido, lo único que lograba era calentar todavía más el ambiente.

El partido

Con una despejada mañana, ninguno de los protagonistas del encuentro vaticinaría lo que iba ocurrir, ni siquiera los narradores del encuentro, el Legendario Terry Bradshaw ni Verne Lundquist que solo llevan las americanas (chaquetas) de CBS quien fue el canal que trasmitió el partido al resto del país.

Con respecto a los protagonistas el gran RB Walter Payton, aunque estaba presente animando a sus compañeros, se había retirado, Richard Dent y el refrigerador Perry estaban lesionados, Mike Tomczak salía como QB titular.

Los locales pegaron primero, Tomczak lanza un pase de 64 yardas para TD y deja el partido 7 a 0. Después de una serie de intentos por anotar TDs, con castigos y decisiones arbitrales polémicas, los Eagles solo consiguen anotar 2 field goals para dejar el marcador 7 a 6 a favor de los locales a la mitad del segundo cuarto. Los Bears responden con un pase Tomczak a Ron Morris dejándolo en la yarda 4, Neal Anderson corrio esas 4 yardas para dejar el marcador 14-6. Después, Los Bears logran incrementar la ventaja con un FG de Butler para ponerse 17-6.

A thick layer of fog covers the field during the NFC Divisional Playoff, a 20-12 Chicago Bears victory over the Philadelphia Eagles on December 31, 1988, at Soldier Field in Chicago, Illinois. (National Football League)
Un banco de Niebla cubre el terreno de juego

Aparece la niebla, desaparece el football

Llega la pausa de los 2 minutos, y empieza lo increíble, una masa o banco de niebla (es por eso que se le llama a este partido “The Fog bowl”) empieza a colarse en el “Soldier Field” cubriendo todo el terreno de juego haciendo casi imposible saber lo que realmente estaba pasando. Algunos lo llamaron “Un acto de Dios”. Nos damos cuenta cómo es la cultura norteamericana con un fuerte origen religioso cristiano protestante, Dan Hampton DT y Mike Singletary LB ambos del conjunto local asemejaron lo que sucedía como si fuera una de las plagas de los diez mandamientos.

Aparece la religión

Increíblemente muchos de los protagonistas o aficionados siguen pensando que fue un acto divino, ya que solo la niebla cubrió la zona cercana al rio, el resto de la ciudad no vio la niebla.

La explicación científica es que una masa de aire cálido a baja altura proveniente del lago Michigan y sumado una suave brisa provocó una niebla (por advección). A pesar de que este fenómeno climático se convierte en el protagonista, al final del segundo quarto, el QB Randal Cunngham de Eagles logra ponerlos en zona roja al final del segundo cuarto, solo logrando meter un FG para terminar la primera mitad 17-9 a favor de los locales.

The crowd pulls for their team during the NFC Divisional Playoff, a 20-12 Chicago Bears victory over the Philadelphia Eagles on December 31, 1988, at Soldier Field in Chicago, Illinois. (National Football League)
Los aficionados en el Soldier Field durante el Fog Bowl

Jugadores fantasmas

Empieza la segunda mitad y es un esperpento de errores por ambos equipos. No se veía nada, la poderosa defensa de Bears no podía encontrar ni capturar a Cunngham. Hubo muchas interferencias de pases que por culpa de la niebla pasaron desapercibidas. Los aficionados en el estadio tampoco pudieron ver la segunda mitad, solo sabían lo que sucedía porque el árbitro principal Jim Tuney comentaba los avances de los equipos desde su micrófono. En la cabina de transmisión los comentaristas (Bradshaw y Lundquist) podían ver muy poco, solo lo que las cámaras que estaban a pie de campo les dejaban ver.

Al final del tercer cuarto, el liniero defensivo Reggie White deja fuera de combate al QB Local Mike Tomczak, dejando las riendas de la ofensiva de Bears al QB Jim McMahon, Mike Dikta cambio la estrategia ofensiva para que corrieran más el balón. Luis Zendejas, kicker de los Eagles logra conectar un FG de 35 yardas para dejar el marcador 17-12.

Safety Nº37 Mourice Douglas, despues de la Intercepción que definió el partido

Un final esperado

En el último cuarto Kevin Butler conecta un FG dejando el marcador 20-12. En los últimos minutos de Juego el Safety Nº 37 de Chicago, Maurice Douglas, logra una  intercepción quitando la última oportunidad a los visitantes que pudieran empatar el partido. Lamentablemente para los Eagles, no pudieron anotar ni un solo TD, aunque llegaron a redzone en varias ocasiones. El partido termino con 20-12 a favor de los locales.

NFC playoff game against the Bears in Chicago, Saturday, Dec. 31, 1988. (AP Photo/Rob Kozloff)
Philadelphia Eagles QB Randall Cunningham Nº12

Cunnigham (QB de Eagles) hizo un muy buen partido, lanzó 407 yardas pero también tuvo 3 intercepciones, conectando 24 de sus 54 intentos. Tomczack, el QB local lanzo 172 yardas completando 10 de los 20 intentos de pase, con solo 1TD y 3 intercepciones. Dennis  McKinnon WR de locales logro avanzar 104 yardas y un TD.

Field Goal de Chicago

Explicaciones increíbles

Muchos se preguntaron porque la NFL no suspendió el partido, la versión oficial fue que el jefe de las cebras, (arbitro principal) Jim Tuney conversó con los dos entrenadores en jefe (Ryan y Dikta) y después de hablar con ellos se decidió seguir con el partido. Al final del partido, Tuney declaró que el en el terreno de juego podía ver las zonas de anotación y los postes de los FGs. Nadie se lo creyó.

Los Osos de Chicago ganaron ese día, pero no pudieron llegar al Super Bowl esa temporada, ocho días después cayeron estrepitosamente 28 a 3 ante los súper poderosos San Francisco 49ers de Joe Montana y Jerry Rice en la Final de la NFC, marcando el fin de la era de los arrolladores Chicago Bears de Dikta y campeones de 1985.

¡Qué increíble historia del Futbol Americano para contar!

By Javier Sepúlveda, @javsepu en twitter

Imagenes cortesia de nfl.com

Agrdecer tambien a Victor Hasbani @VictorHasbani84 y a su libro “Momentos Estelares de la NFL”. Me ayudó a conocer a los Bears de 1985 y Óscar Lavigne @osskartelito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *