Análisis Fútbol Sala LNFS Playoff LNFS

¡¡¡La mejor temporada de la historia del Viña Albali Valdepeñas!!!

El Viña Albali Valdepeñas, a pesar de haber disputado dos finales durante esta temporada, no ha podido levantar, ni la Copa de España ni el título de liga. Sin embargo, este club azulón se ha ganado el respeto y la ovación del mundo del Fútbol Sala. Todo ello, porque, durante sendas finales, jugó de tú a tú contra el Barça, durante la final de Copa de España, y contra el Inter Movistar, en la final por el título de la Liga Nacional de Fútbol Sala.

Dos finales que han estado separadas por 114 días y una grave pandemia. Precisamente, esa pandemia ha hecho que este playoff por el título de liga cambiara de formato y se jugase a partido único. Además, en esta nueva normativa, se incluyó, al no tener el factor cancha, que el mejor clasificado en la liga (cuando se suspendió por la covid-19) se llevaría el choque en caso de acabar en empate. Precisamente, un empate que, allá por cuartos de final, le dio el pase al Viña Albali Valdepeñas pero que, en esta ocasión, esa norma le ha privado (quizás) del título de liga.

Viña Albali Valdepeñas vs Inter Movistar

Un encuentro que empezaba cuesta arriba para los de David Ramos, puesto que, a apenas un minuto del pitido inicial, llegaba el primer gol del Inter Movistar. Un gol en las botas de Pito y que adelantaba al conjunto madrileño en el marcador, tras una jugada de estrategia. No obstante, nueve minutos de juego después, el pichichi de la liga, Chino, volvía a poner las tablas en el marcador.

Un 1-1 que se iba a mantener hasta el minuto 19. Un minuto para el olvido en las filas del conjunto valdepeñero, puesto que Borja y Pito lograban poner, una vez más, tierra de por medio. Dos tantos que hacían que el choque se fuera al descanso con una victoria momentánea, para el Inter Movistar, de 3-1. Sin embargo, como dice su afición, la ‘marea azulona’, ¡Valdepeñas nunca se rinde!

Tras el paso por vestuarios y la charla motivadora de David Ramos, volvían a saltar los protagonistas a la pista. En el caso del Viña Albali Valdepeñas, lo hacía con Edu, José Ruiz, Cainan, Chino y Pablo Ibarra. Una segunda mitad que, en el minuto 28, se comenzaba a creer en una remontada ante el todopoderoso Inter, tras el gol de Cainan. De hecho, este jugador fue el autor de aquel cuarto gol frente al Osasuna Magna. Un tanto con el que una ciudad, una afición, un equipo… comenzó a creer en alcanzar ese codiciado tesoro: ser campeón de la LNFS.

Un 3-2 que, a pesar de las diversas ocasiones del club vinatero, entre ellas, el palo de Juanan o el doble palo de Catela, no se iba a mover hasta segundo antes del pitido final. Un empate a 3, que ponía Dani Santos, quien salió a pista en la figura de portero-jugador. Sin embargo, este empate,le quitaba ese título de Liga. Un título que levantaba el Inter Movistar y lo hacía, dadas las circunstancias del coronavirus, cogiendo los propios futbolistas sus medallas y su trofeo. Además, el Viña Albali Valdepeñas se fue invicto de este torneo, ya que ningún otro equipo logró vencerle.

El humilde con alma de Campeón

Un playoff por el título de liga que, al igual que la Copa de España, se disputaba en el Martín Carpena de Málaga. Un estadio que quedará marcado en los corazones azulones (y el del mundo del fútbol sala). Todo ello, porque un equipo humilde y procedente de una población de Ciudad Real, llamada Valdepeñas, de algo más de 30.000 habitantes, ha demostrado que no se empequeñece ante los grandes clubes de la Primera División de Fútbol Sala.

Con ello, dos subcampeonatos para el conjunto vinatero en la que, sin duda, es una temporada histórica. Histórica, no solo por la situación en la que han llegado sendos subcampeonatos, sino porque este equipo ha pasado de luchar por no descender frente al Naturpellet Segovia a luchar frente a dos de los grandes clubes por la Copa de España y por el título de liga.

Fr7 Twojeys 🖤

@rafita_Fr7

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *