El corazón del deporte Más Psicología Deportiva

¿Puede el ejercicio físico ser beneficioso para prevenir o tratar la depresión?

 

La depresión se trata de un trastorno del estado anímico, en el cuál diversos sentimientos negativos interfieren en nuestra vida diaria a medio-largo plazo. De esta forma, parece que el ejercicio físico tiene un efecto protector y atenuante sobre la misma, siendo eficaz a cualquier intensidad realizada.

 


Relación directa


Como puede ser lógico, cuando pasamos por estos «baches» no nos apetece hacer nada, y mucho menos cualquier tipo de actividad física, la cual requiere de voluntad y empeño. Por ello, es comprensible que los estudios demuestren una relación directa entre depresión y sedentarismo, o que los efectos que conlleva, como falta de energía o desmotivación, puedan provocar un descenso de los niveles de actividad física. Además, parece que niveles bajos de actividad física, de acuerdo a los que nos marca la OMS (Organización Mundial de la Salud), son una factor de riesgo para la depresión.

 

Neurotransmisores

Pero os preguntaréis… ¿y qué beneficios tiene el ejercicio físico entonces? Pues parece que este mejora nuestros niveles de neurotransmisores como la dopamina, la serotonina y la norepinefrina, los cuáles juegan un papel fundamental en el tratamiento de la patología. Por otro lado, a la hora de realizar ejercicio físico liberamos endorfinas, provocándonos una sensación de bienestar que se mantiene en nuestro organismo desde 20′ hasta 1 h. después de la actividad, e incluso, parece que la práctica regular de actividad física disminuye los días de malestar mental que tenemos durante el último mes, hasta en un 43%.

Después de esto, espero haber animado a mucha gente a realizar ejercicio físico, pero recuerda empezar poco a poco, de forma progresiva; no es más feliz quien realiza más ejercicio físico, sino quién es sistemático y constante a la hora de llevarlo a cabo.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS



-Goodale, E. P. (2007). El papel de la norepinefrina y de la dopamina en la depresión. Revista de Toxicomanías, 50, 19-22.

-Rivera, A. L., & Remón, Á. L. C. (2017). Beneficios de la actividad físico-deportiva en niños y niñas con TDAH. EmásF: revista digital de educación física, (44), 63-78.

-Chekroud, S. R., Gueorguieva, R., Zheutlin, A. B., Paulus, M., Krumholz, H. M., Krystal, J. H., & Chekroud, A. M. (2018). Association between physical exercise and mental health in 1· 2 million individuals in the USA between 2011 and 2015: a cross-sectional study. The Lancet Psychiatry, 5(9), 739-746.

-Heitkamp, H. C., Schmid, K., & Scheib, K. (1993). β-endorphin and adrenocorticotropic hormone production during marathon and incremental exercise. European journal of applied physiology and occupational physiology, 66(3), 269-274.

Síganme en Twitter e Instagram: https://twitter.com/nachoafysalud / https://www.instagram.com/nachoafysalud/ y toda la información y actualidad deportiva en https://sextoanillo.com/ y en nuestras redes sociales: https://www.facebook.com/sextoanillo en Twitter: https://twitter.com/SextoAnillo y también en Instagram: https://www.instagram.com/sextoanillo/


IGNACIO HERNANDO VALLE, EDUCADOR FÍSICO DEPORTIVO (COL. 62.841)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *