Análisis Tenis WTA

Serena Williams: un año más persiguiendo el 24

El 2019 fue un año de muchas expectativas para Serena Williams. Su segunda temporada profesional como madre la enfrentaba nuevamente al desafío de tratar de igualar el récord histórico de 24 campeonatos mayores, en manos de Margaret Court.

A pesar de su destacada actuación individual en la copa Hopman (ganando sus tres partidos individuales), su equipo, junto a Frances Tiafoe, no avanzó la fase de grupos. De esa manera, encaró el Australian Open, donde una torcedura de tobillo, liderando 5-1 el set final ante Karolina Pliskova, terminó enviandola a casa en octavos de final.

De ahí en más, sus resultados hasta Wimbledon fueron discretos. Sus presentaciones en Indian Wells, Miami, Roma y Roland Garros no fueron nada destacadas, y en ninguno de los torneos pudo alcanzar siquiera la cuarta ronda.

Fue en el césped sagrado donde Serena demostró que las canchas rápidas le siguen sentado bien, y que es allí donde su físico menos sufre. Una final ante Simona Halep fue su mejor resultado en Londres desde 2016, cuando salió campeona.

Imagen de The New Daily

Tras Wimbledon, vinieron finales en Toronto, donde se retiró debido a problemas de espalda, y en el US Open, donde perdió en sets consecutivos, en ambos casos ante Bianca Andrescu, quien en Nueva York se convirtió en la primera persona nacida en este milenio en ganar un major.

Inesperadamente, la temporada de Serena terminó en la «gran manzana», de allí en más no tuvo presentaciones y se quedó fuera de clasificar al Masters por menos de 100 puntos. De esta manera, su temporada concluyó con 25 victorias y 6 derrotas.

Hace un par de días, una votación encabezada por The Associated Press eligió a Serena Williams como la deportista de la década que está a punto de terminar. Nada que discutir, Serena dominó el tenis femenino los últimos 10 años y llevó el juego a un nivel de competencia que por momentos hizo creer que no había nadie en el mundo que la pudiera vencer, a excepción de ella misma.

A puertas de comenzar el 2020, la realidad es que Serena ya no es imbatible y el 2019 fue una muestra de ello. A pesar de las finales hechas en Wimbledon, Toronto y el US Open, por segundo año consecutivo, la jugadora no pudo alzar ningún trofeo.

Entre las lesiones, sus polémicas dentro y fuera de la cancha, su reciente maternidad o el simple paso del tiempo, la realidad es que para Williams ganar es cada vez más difícil. Sin embargo, sigue demostrando que quiere competir y que puede competir, las dos finales de majors del 2019 son más que una señal de que el tan ansiado torneo grande 24 está a la vuelta de la esquina.

Pueden seguirme en Twitter (@ashg98) o consultar toda la información deportiva en nuestra cuenta oficial @Sextoanillo. Además sino disponen de él, también nos encontramos en las plataformas de Facebook (www.facebook.com/sextoanillo) e Instagram (sextoanillo).

Imagen principal: people.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *