Football Americano NFL

¡Vivan las caenas!

Eso gritaban los absolutistas españoles en 1814 cuando, en la vuelta del destierro de Fernando VII, se escenificó un recibimiento popular en el que se desengancharon los caballos de su carroza, que fueron sustituidos por descamisados entregados a la causa fernandina.

Pues bien, la postseason ya se adivina y habrá que gritar «Long Live the Chains!». Y es que en esta fase de la competición, una pulgada puede valer un primer down y un primer down puede ser un partido. Por eso, vindico aquí a los que llevan las cadenas sobre el emparrillado: el glorioso chain gang.

El chain gang o chain crew es el personal –en muchas ocasiones árbitros de high school- encargado de gestionar los postes señalizadores en la banda que indican el avance del equipo atacante en yardas y el down en el que se encuentran, todo ello bajo la dirección del head linesman judge y cooptados por la franquicia local, que les abona un estipendio que ronda los cien dólares por partido –los Bills pagan cuarenta pavos la hora-. Es importante subrayar que el equipo de cadeneros no toma decisiones, sino que se limita a amojonar la situación del ataque atendiendo a las indicaciones del árbitro.

Tres miembros del chain crew sostienen los postes en posición vertical: el primer «rod man» sustenta el que señaliza el inicio del set de downs. El segundo «rod man» se encarga de sostener la barra que indica el objetivo de las diez yardas que deben conquistar el conjunto atacante con su set de downs. Ambas están unidas en la parte inferior por una cadena de exactamente diez yardas de largo y siempre tensa. En tercer lugar, estaría el «box man», quien maneja un poste que marca la línea de scrimmage, el conocido como Dial-a-Down. Además, el equipo cuenta con el denominado «clip man», encargado de colocar un clip en la cadena en el incremento de cinco yardas más cercano al extremo frontal de la misma, para mantener la referencia si hay que sacar las cadenas para medir. Hasta 2018, se marcaba también el inicio del drive con un listón y una X, situado en la banda opuesta, hasta que la secuencia atacante terminaba. Allí también se ubica el «O Man» que porta un listón con una gran O, que indica el objetivo de yardaje y permite así la visión a árbitros y jugadores de las referencias del juego en ambas bandas. El equipo lo completa un individuo que anota y registra los flags cantados durante el partido.

Los componentes del chain crew, con sus vistosas rayas negras y amarillas, carecen de protección física alguna, por lo que tienen instrucciones taxativas de dejar caer las señales –acolchadas y de color naranja tráfico – y retroceder, si la jugada se dirige hacia ellos y puede ponerlos en peligro. En ese caso, el clip es extremadamente  útil para en todo momento retornar la cadena a su lugar exacto.

Tradicionalmente, estos equipos tienen un importante componente endogámico, sucediéndose en los mismos generaciones de cadeneros. Un ejemplo paradigmático es el caso de la familia Quinn. El padre, Ed, fue durante décadas jefe del equipo de cadeneros de los Giants, participando en el legendario NFL Championship Game de 1958, y su hijo Tom, desde 1981 es el responsable del chain crew de la familia Mara, en la que también participa su cuñado Charles Baxley. Jennifer Hein comenzó a trabajar con el equipo cadenero de los Redskins en 1998, como su abuelo, Lewis Randolph Clark Sr., desde 1943 hasta 1973, antes de que su padre, Randy Clark, asumiera el cargo. Y claro, el mítico Leo Pilarski, que con 78 años será ésta su última temporada como jefe en Heinz Field, después de ¡cincuenta años! en la sideline de los Steelers. Sus hijos continuarán la tarea.

Únicamente en la efímera World Football League se suprimió el chain crew, utilizándose el Dicker-rod, un señalizador que permitía realizar mediciones con una persona en lugar de tres. Muchos se preguntan cómo, en un deporte tan tecnificado como la NFL, se sigue empleando para mediciones las atávicas cadenas en vez de sensores técnicamente infalibles. Son personas que no han leído el Factor humano de Graham Green ni a Prosper Mérimée ¡Feliz Navidad!

@Ignatiusfinch

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *