Crónicas NFL

AFC Oeste-Semana 10-Broncos y Chargers se desploman

Vamos con la crónica de la semana 10 de la NFL en esta AFC Oeste que cada vez está más clara para los intereses de Kansas City Chiefs. Descansaban esta semana los de Arrowhead como también Oakland Raiders, y Denver Broncos junto con Los Ángeles Chargers hicieron bueno ese descanso con sendas derrotas.

Estas son las tablas de posiciones y resultados en la semana 10 de la AFC Oeste:

N.E. Patriots   41 – 16 Denver Broncos
Jacksonville Jaguars    20 – 17 L.A. Chargers
                       AFC Oeste      W-L    Ratio
Kansas City Chiefs       6-3    0.667
Oakland Raiders       4-5    0.444
Los Ángeles Chargers       3-6    0.333
Denver Broncos       3-6    0.333

Proseguimos a repasar lo acontecido en los encuentros de esta semana en la AFC Oeste.

New England se paseó por Mile High

Justin Simmons celebra uno de los sacks sobre Tom Brady, sin duda el jugador más destacado de Denver junto con Sanders. Foto: denverbroncos.com

Sí hace unas semanas alguien me hubiera dicho que iba a escribir este titular por razón del partido entre Denver Broncos y New England Patriots no lo hubiera creído. Ni por la situación de los entonces ilusionantes Broncos que ganaron en Dallas de forma arrolladora, ni por la de unos desdibujados, sobre todo en defensa, New England Patriots. Pero nos ocupa el día de hoy, y así fue como sucedió en el Sunday Night Football.

La defensa de Denver siempre entra con gana a los partidos, empezó frenando a los Patriots incluso de forma diría que tajante e intimidante, lanzando un mensaje de, «aquí no te vas a pasear».

Justin Simmons es el ejemplo de tal cosa, agarró en ocasiones a Brady pero sus compañeros se fueron difuminando en energía y mentalidad, como la fuerza de la gaseosa abierta.

Y es que la defensa de Denver no puede sostener a un equipo que en ataque no sabe a que jugar. Cosa difícil de aceptar cuando tienes un backfield con C.J. Anderson y Jamaal Charles y un cuerpo de receptores con Emmanuel Sanders a la cabeza o Demarius Thomas.

Es decir, tienen herramientas con las que ensamblar un orden de juego. Pero solo funcionan con jugadas aisladas. Brock Osweiler solo brilló cuando encontró a Sanders en jugadas largas y de gran dificultad, algo de lo que no puedes vivir constantemente porque no te va  a salir. De hecho lo intentó en varias ocasiones con mucha menos suerte.

Cuando corren se les nota mucho que van a correr, no tienen una variedad marcada, Anderson y Charles se defendieron en carrera, sumando 54 y 38 yardas respectivamente, pero todas ellas o casi todas, murieron antes del tercer down.

Emmanuel Sanders fue el líder del ataque con 137 yardas de las 221 de recepción totales de su equipo. Los Patriots sumaron 303 yardas por contra y el líder en recepción fue Rob Gronkowski con 74. Uso este ejemplo para ver como mientras un equipo usa todo su cuadro de recepción ofreciendo una variedad impredecible y difícil de descifrar, el otro pretendió sobrevivir a base de que su receptor estrella se luciera, se lució de hecho y no fue para nada suficiente.

Osweiler lanzó para 221 yardas, un touchdown y una intercepción a cargo de Patrick Chung. No son números malos, lo que indica que el problema es otro, Osweiler ha demostrado, así como también Trevor Siemian que teniendo un plan de juego reforzado ambos son capaces de dirigir a este equipo hasta cotas altas.

Lo que nos lleva a pensar que el cuerpo técnico de Denver tienen mucho trabajo por delante y muchas piezas que ensamblar en ese sistema. Tiempo que al menos esta temporada se les agota a pasos agigantados pues navegan con 3-6 en su balance, muy lejos del 6-3 de los Chiefs, sobre todo en sensaciones.

Los Chargers vuelven a las andadas

Denzel Perryman «tackleando», algo que se le dió como el mejor en el partido frente a Jacksonville. Foto: chargers.com

Una vez más un partido que se decide en minutos finales, necesitando de una prórroga, y con un final de locos le vuelve a negar el sabor de la victoria a Los Ángeles Chargers frente a Jacksonville Jaguars. Parecen destinados a lidiar con este tipo de partidos, y si bien en algunos les ha salido de cara, han sido los menos.

El partido fue un toma y daca constante, con intercambio de anotaciones hasta llegar al final del encuentro con empate a 17. Pero yendo al fondo de lo que marcó la diferencia con respecto al juego, dejemos de lado el marcador por un momento, los Jaguars dominaron más a los Chargers y no al revés.

Melvin Gordon apenas alcanzó las 27 yardas de carrera en esta ocasión superado por las 42 de su compañero Austin Ekeler. Mientras los Jaguars sumaron 135 yardas totales en ese aspecto, los Chargers hicieron 87 algo que tampoco pudieron equilibrar con las 235 yardas lanzadas por Philip Rivers para dos anotaciones y una intercepción.

Los Jaguars lanzaron para 273 yardas, luego queda claro que en los momentos decisivos fue un equipo superior a otro. Aún así el partido refleja en los números el equilibrio del marcador pues no son muy dispares entre sí.

En defensa Bosa e Ingram estuvieron lejos de sus números habituales, y fue Denzel Perryman quien con 9 tackles lideró la defensa visitante. Un partido muy igualado pero que deja a los Chargers en el fondo de la AFC Oeste junto con los Broncos y muy lejos de aspirar a lo alto, mucho menos si continúan con esta irregularidad.

Pues esto es lo que ha dado de sí la AFC Oeste en su semana 10, como ven los mayores beneficiados fueron los que no jugaron, Chiefs y Raiders, mientras que Broncos y Chargers perdieron una buena oportunidad para acercarse algo en la clasificación. Una clasificación que cada vez está mas clara para Kansas.

(Fuente de la foto principal: denverbroncos.com, chargers.com)


Adrián Gaspar

Síganme en @adrigr14 y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *