Balonmano Crónica

HC Vardar rey de Europa

[sg_popup id=»2″ event=»onload»][/sg_popup]

HC Vardar es el nuevo campeón de la Champions League masculina, tras derrotar por la mínima, y en el último segundo al Paris Saint Germain Handball, y todo ello a pesar del, cuando menos, poco acertado arbitraje de los alemanes Lars Geipel y Marcus Helbig.



Sergei Samsonenko estará feliz. El equipo masculino de Skopje se ha erigido en Rey de Europa tras derrotar a la pléyade de estrellas —del también multimillonario catarí Nasser AlKhelaïfi—, que componen el Paris Saint Germain Handball. Y decimos que estará contento porque sus dos equipos de balonmano han firmado una temporada casi redonda, ya que el equipo femenino a punto estuvo de coronarse campeón de la Champions femenina, pero fue derrotado por el Györi Audi ETO húngaro.

El encuentro ha tenido de todo. Emoción, nervios, jugadas conflictivas, acciones prodigiosas, goles inverosímiles, pero sobre todo, balonmano, mucho balonmano en todas sus facetas.

Tener grandes figuras en tus filas no garantiza el éxito y eso le ha pasado factura al PSG. Por el contrario, Vardar ha dado una sensación de trabajo colectivo encomiable, capitaneado por un español, Raúl González Gutiérrez, que llega al cénit de su carrera junto a su inseparable amigo David Davis.

No ha sido un partido de excelencias ofensivas como así lo dice el resultado, y menos la primera mitad, donde las defensas y porterías han marcado la diferencia. Tanto Arpad Sterbik por los macedonios, como el ínclito Thierry Omeyer, han dejado muestras de su gran calidad.

Raúl González “sorprendía” a la parroquia con la alineación de inicio de Jorge Maqueda en detrimento de Alex Dujshebaev, quizás debido al cambio largo que debería realizar en el caso de alinear al de Santander. Igualmente, Ivan Cupic dejaba su puesto al ruso Daniil Shishkarev que mantenía su puesto durante muchos minutos del encuentro. Por parte de los parisinos, Luka Stepancic ocupaba la posición defensiva de un fijo en las alineaciones de Zvonimir Serdarusic, el danés Henrik Møllgaard.

Transcurrían los primeros minutos con ligeras ventajas para Vardar, pero los galos no dejaban margen para la sorpresa, si bien en el minuto 11:54 y con 2-5 para los macedonios, Serdarusic echaba mano de su primer time out. Los franceses erraban en el pase y esta circunstancia era aprovechada por Timur Dibirov, a la postre, máximo goleador del duelo, e Ivan Cupic que batía a Omeyer con dos lanzamientos de 7 metros. Al electrónico le costaba cambiar de dígito y eso era debido a la buena actuación de las porterías de ambos conjuntos. Poco antes de cumplirse el minuto 18, González solicitaba su primer time out con 4-6 a favor de sus muchachos e intentar poner calma en sus filas.

Las pequeñas diferencias se mantenían siempre a favor de Vardar donde destacaba la dirección de Luka Cindric y el brazo de Vuko Borozan, además de las acometidas del extremo Dibirov. Y llegaba el gol de la jornada, e incluso de la Final4 de la mano del de siempre, del habilidoso y explosivo Luc Abalo. Un gol increíble que sorprendía a Arpad Sterbik y que hacía romper en aplausos al Lanxess Arena, colocando el 7-8. A falta de 3 minutos, Mijajlo Marsenic era excluido por propinar un golpe a Nikola Karabatic, el mejor francés en la primera parte. El lanzamiento de 7 metros, ejecutado por Mikkel Hansen, ponía el primer empate, a 10 goles, en el luminoso. Luka Stepancic daba la primera ventaja a PSG a falta de 20 segundos, Vardar consumía su segundo time out y fin del primer acto con ventaja gala por 12-11, y las espadas en todo lo alto.



Fotografía: HC Vardar

La segunda mitad comenzaba de manera frenética con goles de todos los colores en ambas porterías, sobre todo uno de Timur Dibirov, con una espectacular “rosca” que suponía el empate, pero eran los franceses quienes seguían cometiendo errores de pase aprovechados unas veces por Dibirov y otras por Shishkarev para batir a Omeyer. El ataque posicional de los galos no es su mejor arma ya que en la mayoría de las ocasiones todo lo resumen en acciones individuales o juego de 2×2. Dos goles a puerta vacía de los macedonios ponían el 17-20 en el minuto 13:40, máxima ventaja de los de González.

Pero como decíamos al principio, el arbitraje de los alemanes no era todo lo “limpio” que se suponía, y dejaban a los macedonios con cuatro jugadores en pista, algo de lo que se aprovechaba PSG para poner el 19-20 de la mano de Daniel Narcisse. Uwe Gensheimer, bastante oscuro en esta ocasión, empataba a 21 goles la contienda a falta de poco más de 8 minutos. Y aparecía la figura de Omeyer que, con dos paradas seguidas, daba vida a los de París. Serdarusic pedía time out cuando quedaban apenas 7 minutos, pero en la siguiente acción, Dibirov ponía el 21-22 tras un robo de balón —otro más—, al ataque francés. Los árbitros dejaban a PSG con un jugador menos tras exclusión de Luka Karabatic cuando faltaban menos de 2 minutos para la conclusión, tras una dura acción ante Cindric. De nuevo Dibirov tenía la victoria en sus manos, pero Omeyer le sacaba el balón en su lanzamiento desde el extremo. Faltaban 28 segundos y Serdarusic consumía su tercer time out con 22-23 intentando, de alguna manera, una última jugada que les llevara a la prórroga.

Y así sucedía, ya que Narcisse batía a Sterbik a falta de 7 segundos, lo que traía consigo un nuevo time out, esta vez, lógicamente, en las filas macedonias. Finalizado el mismo, el míster francés ordenaba una defensa adelantada con el fin de que el balón no llegara a las cercanías de Omeyer, pero un grave error de Gensheimer en la marca, dejaba solo a Ivan Cupic que reventaba la red de Thierry Omeyer en el último segundo dando la victoria a Vardar ante el júbilo de los jugadores y seguidores macedonios.

Desencanto francés pero, con todos mis respetos, justa victoria de los hombres de Raúl González, de ese spanish-Vardar en el que brillan con luz propia, Raúl González, David Davis, Joan Cañellas, Alex Dujshebaev, Arpad Sterbik y Jorge Maqueda.

Espectacular gol de Luc Abalo – Fotografía: EHF

En resumen, mejor puesta en escena de HC Vardar, mayor convencimiento y juego colectivo, con una magnífica defensa, muy machacada por los colegiados, y un Arpad Sterbik, en algunos momentos, estelar. Espectacular Timur Dibirov con goles preciosos y precisos, y una magnífica dirección de Luka Cindric. Por los parisinos destacar a Omeyer y la brega y buen hacer del de siempre, del gran Nikola Karabatic. Un Uwe Gensheimer desaparecido, fallón y que se acordará durante mucho tiempo de la última jugada. Tampoco Mikkel Hansen desarrolló todo lo que lleva dentro y eso PSG lo notó y mucho. ¡Enhorabuena!


Ficha Técnica:

23 – Paris Saint Germain Handball: Omeyer y Skof; Gensheimer (2), Mollgaard, Accambray, Stepancic (2), Kounkoud, Barachet, Remili (3), Abalo (3), Luka Karabatic, Hansen (4), Narcisse (4), Nielsen, Nikola Karabatic (5).

24 – HC Vardar: Sterbik y Milic; Stoilov, Ferreira, Maqueda, Dereven, Kasracic, Dujshebaev (2), Abutovic (1), Cañellas (2), Cindric (3), Cupic (3), Dibirov (6), Shishkarev (3), Borozan (3) y Marsenic (1).

Marcador cada 5 minutos: 1-2, 2-4, 4-5, 5-7, 8-10, 12-11 (descanso) 13-13, 16-17, 18-20, 19-21, 21-22, 23-24 (final)

Árbitros: Geipel y Helbig (ALE). Excluyeron a Luka Karabatic (2), Nikola Karabatic por el PSG, y a Cañellas, Abutovic, Shishkarev y Borozan por los campeones.

Incidencias: Partido final de la Velux Champions League disputado en el Lanxess Arena de Colonia ante 19.250 espectadores.

Imagen destacada: EHF

Síganme en @jokinelizari y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, todo el balonmano en @SextoAnilloBM, en www.facebook.com/sextoanillo, o en nuestro Instagram: sextoanillo y balonmanosa

One Response

  1. Buena crónica, añadir que en el 2º tiempo PSG tuvo que recurrir al juego 7×6 cambiando al portero para poder buscar soluciones ofensivas, ello le llevó a recibir un par de goles a puerta vacía.
    También el veterano Daniel Narcisse al igual que hizo en la semi final tuvo que salir para mantener al PSG en el partido en detrimento de M. Hansen.
    Como anécdota el gol de saque de centro que consiguió Cañellas a puerta vacía en el momento que Raúl solicitaba tiempo muerto a falta de 7″ menos mal que se hizo justicia y Vardar ha sido justo vencedor y mejor «equipo».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *