ATP Crónicas Tenis

Nadal consigue su Décima en Monte-Carlo

Rafa Nadal ha derrotado a Albert Ramos-Viñolas en la final del Masters 1000 de Monte-Carlo por 6-1 6-3 en una hora y cuarto de choque. Es su décimo título en este torneo, su número 50 como profesional. Es primero en la Race en este 2017.

En la cuarta final entre dos españoles en la historia de Monte-Carlo, se enfrentaban dos de los mejores señores del mundo en tierra batida. Sí, pese a que uno de ellos sea conocido por pocos aficionados a este magnífico deporte, Albert Ramos es y seguirá siendo uno de los chicos a seguir durante esta temporada de Barcelona, Roma, Madrid y Roland Garros. Sin embargo, sirve de bien poco el hecho de que el que haya enfrente sea un candidato de triunfar en el futuro, ya que si el protagonista es Nadal, la victoria tiene dueño casi antes de comenzar.

Un gran problema tenemos en nuestro país cuando se miden en una final representantes de este, pues no se sabe muy bien a quién animar. En cualquier caso, conforme la acción va avanzando, uno se va decantando por aquel que lo da todo en la pista y que tiene el marcador a su favor. Este domingo de San Jordi, del Día del Libro, aquel que tendría de cara el choque sería Rafa, quien ya declaró que se sentía muy bien y que si jugaba como ayer ante Goffin, se llevaría la victoria porque así es cómo el desea jugar siempre.

La típica, común y no negociable igualada de los comienzos de un encuentro de tenis, no llegó a caer en este, dado que Nadal sacó su bestia a las primeras de cambio. En su primer turno de resto, le planteó a Albert un total de 3 bolas de rotura que este solventó casi sin problemas. Ya se percibía el hecho de que el manacorí sería superior, y esto quedó confirmado minutos más tarde. Y es que, tras un saque impecable en el que apenas hubo segundos, en su segunda opción de break en el juego del 2-1, quebró para desequilibrar la balanza.

Aquello que siguió a este juego de la caída del decimonoveno del mundo en la ATP, fue otro saque de diez y otra rotura, esta vez, en la primera de las ocasiones. El gran nivel del ‘Rey de la Tierra‘ y la consistencia que estaba demostrando en pista habían dado su resultado. No había nada que corregir en un Rafa que lo había bordado durante 7 juegos muy importantes que le otorgaron la primera manga. Tan solo quedaba ahora certificar el segundo. ‘Tan solo’.

En efecto, en una final no hay límites, porque cuando crees que todo está a tu favor, tu oponente salta desde la nada y te tumba sin que lo esperes. Algo parecido es lo que le ocurrió al balear, aunque su veteranía y experiencia en finales de este estilo en las que se ha alzado en nueve ocasiones (solo en Monte-Carlo) le ayudó a sobreponerse a las adversidades.

Corría el 2-2, aquel servicio que si se pierde parece no tener tanta importancia, pero que puede crear una crisis tan profunda en el set que llegue incluso a desmontar el juego del tenista, y Nadal puso el temblor en la raqueta de su rival. En su segunda oportunidad, quiebra el saque y parece tenerlo todo de cara, sin embargo, en los dos siguientes juegos, Ramos saca su mejor tenis, muestra los dientes, se luce en la pista y quiere la rotura. Por desgracia, el que más inspirado estaba desde el principio solventa la situación, se saca dos puntos de la chistera que dejan boquiabierta a la parroquia monegasca y apaga la euforia. Tras un pequeño desvío, el enfrentamiento vuelve a su carril.

Tal que así, y con un vitoreo general de un público que lo ama, lucha al resto acabar el choque. Albert está 40-15 arriba, y tiene delante de él un toro que machaca, que da cornadas, que sabe que puede llevarse el partido. Rafa lo da todo, se entrega, lo vive, lo respira. Es tenis, es vida. Un derechazo le da el primer Match Point, pero su revés se lo quita de la misma manera. Un error no forzado le da el segundo, y otro se lo quita.

Ya el tercero es el tercero. El error se lo da, y otro error se lo regala. Es la segunda doble falta del glorioso español que por primera vez pisó una final en Monte-Carlo, es el décimo título del mejor tenista que jamás haya pisado una pista. Es otro récord más para el dios, para nuestro representante. Para Rafael Nadal Parera, un chico que nos cambió la vida.

Imagen: Televisa Deportes.

Pueden seguirme en Twitter (@neyfranzambrana) o consultar toda la información deportiva en nuestra cuenta oficial: @SextoAnillo. Además, si no disponen de él, también nos encontramos en las plataformas de Facebook (www.facebook.com/sextoanillo/) e Instagram (sextoanillo).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *