NFL Previas

SB LI -Atlanta Falcons – Defensa y Equipos especiales

Si bien las miradas en este esperado partido correspondiente al Super Bowl LI estarán centradas en dos ataques explosivos y dominantes, lo cierto es que ambas defensas vienen demostrando su capacidad para aportar mucho a sus equipos para alcanzar la victoria. La unidad defensiva de los Atlanta Falcons viene mejorando sus prestaciones (refrendándolo con unos números al alza) desde la mitad de la temporada, convirtiéndose en una excelente arma en el tramo decisivo del año, e intentarán conseguir la mejor de sus actuaciones durante el encuentro de este próximo domingo en Houston para llevarse a casa el trofeo Lombardi.

Dan Quinn, entrenador de los Falcons, fue contratado hace dos temporadas tras ser el artífice de llevar a los Seattle Seahawks a ser el equipo referencia de la NFL en el aspecto defensivo. Con estas credenciales bajo el brazo, ha logrado ir modelando una defensa a su gusto que gradualmente ha ido tomando la forma que él deseaba. Si bien es cierto que la unidad está cargada de talento, la juventud e inexperiencia de este grupo de jugadores ha hecho que el principio de temporada fuera duro, concediendo muchos puntos en contra. Pero a medida que el año ha ido avanzando, los miembros de la defensa se han ido compenetrando entre ellos y se han ido adaptando a la perfección al sistema predilecto de Quinn.

Con una defensa 4-3 y una Cover 3 como formación base, a esta unidad le costó al principio acostumbrarse y no dejar huecos en la zona media del campo, algo que sus rivales conocían y explotaban con eficacia.  Esto era debido a que los dos LB que caían en cobertura en las jugadas de pase, los rookies De´Vondre Campbell y Deion Jones, pecaban de sobreproteger sus espaldas liberando mucho espacio entre ellos y la deffensive line, algo que han conseguido ir subsanando desde el staff situándolos en una posición de partida algo más retrasada. De esta forma, no tienden a recular y les da tiempo a llegar de la misma forma a cubrir a los hombres que les correspondan gracias a que son dos jóvenes muy atléticos y veloces. También ha ayudado su gran capacidad para aprender y mejorar su lectura del juego.

El tercer LB de este esquema es el líder en sacks de la NFL, el jugador de segundo año Vic Beasley Jr, quien asume su rol de presionar al QB alineándose con la DL integrada por Brooks Reed, Tyson Jackson, Jonathan Babineux y Grady Jarrett. Esta línea quizá sea la que menos nivel tiene del equipo, pues Beasley es el único capaz de mostrarse dominante a la hora de superar a su par y poner en apuros al pasador rival. Ante un Brady que ha demostrado que es casi imparable si no es presionado, la importancia de Beasley sube. Con respecto a parar el juego terrestre, no son una unidad que destaque mucho, si bien tampoco conceden grandes carreras de forma habitual.

En cuanto a la secundaria, la pérdida por lesión del hombre clave de esta unidad, Desmond Trufant, parecía ser una circunstancia a la que resultaría imposible de sobreponerse, pero los jóvenes jugadores que debían hacer olvidar su ausencia han dado un paso al frente y han elevado su nivel para conformar un buen cuerpo para contener el juego aéreo. Esta subida de nivel y de confianza ha permitido a Quinn mezclar situaciones de cobertura cover 3 con otras man to man, utilizando más hombres en la caja.

Robert Alford y Jalen Collins son los encargados de actuar como CB por la parte exterior,  dos hombres que han demostrado ser capaces de realizar varias big plays en momentos importantes, que les ha hecho ganar en confianza como han demostrado en la final de conferencia contra los Packers. Ricardo Allen ha sido un gran complemento desde el Safety en cobertura, mostrando pinceladas de poder ser un buen playmaker. Keanu Neal, pese a ser novato, es un Strong Safety muy versátil que, como el resto de sus jóvenes compañeros, ha ido creciendo a lo largo de la temporada y está a un gran nivel. Cuando, en jugadas concretas, el esquema elegido requiere de la presencia de un Nickel Slot, salta al campo el también novato CB Brian Poole, quien gracias a su gran capacidad para realizar buenos placajes y defender en zona, es el idóneo para esta posición.

En resumen, si uno mira los números globales de esta defensa, podrá llegar a la conclusión equivocada de que serán fácilmente superados por los Patriots, cuando la realidad es que tomando en cuenta los partidos por separado, se puede apreciar una gran progresión que de mantenerse pondrá las cosas más difíciles de lo esperado para el conjunto de Nueva Inglaterra.

En cuanto a los equipos especiales, los de Atlanta cuentan con dos grandes pateadores. Por un lado, el kicker Matt Bryant, de quien queda todo dicho teniendo en cuenta que ha sido seleccionado para la Pro Bowl, poniendo de manifiesto que es uno de los que mejor año ha realizado en la liga. El punter es Matt Bosher, quien también está en el top de yardas promedio de pateo, completando este gran dúo. El encargado de retornar los despejes contrarios es el WR Eric Weems, alguien que no tiene unos números muy destacados, y que sorprendería si fuera capaz de marcar las diferencias en este partido. Una vez expuesto esto, la realidad es que esta unidad es de las mejores en cuanto a cumplir con las expectativas, no cometiendo errores que comprometan el partido en forma de turnovers y muy seguros tanto despejando el balón como convirtiendo FG´s, pero no podemos esperar si todo discurre con normalidad que consigan acciones espectaculares anotando en retornos o recuperando el balón para su equipo.

Fotos vía: Sbnation.com

Adrián Sardiña

Síganme en @adriandinha y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *