Sin categoría

La erótica del cabreo

Cuenta la leyenda que el día que Zeljko Obradovic oyó por primera vez a su hijo decir «papá » casi sonríe. La verdad es que no se recuerda a ningún entrenador de baloncesto tener ningún gesto de alegría o tener la tentación de esbozar una ligera muestra de felicidad. ¡Así son! Les va en el sueldo. Deben de tener una cláusula en el contrato en el que se específica claramente que tienen que tener durante la temporada ese carácter avinagrado del que hacen gala.


El entrenador de baloncesto, y más de Euroliga, son seres que buscan la perfección continuamente y eso es imposible. La perfección en este deporte consistiría en anotar todos los tiros y que no te metiese ninguna canasta. Y en esa búsqueda de la excelencia baloncestística está el secreto del éxito y de su carácter.
Enfadados desde que entran en el pabellón. Calienta su equipo y ellos enfadados, sesión de tiro y algo no les acaba de convencer, empieza el partido y ya empieza la sesión de cabreo perpetuo que lo pagan con todo el mundo, ayudantes, jugadores, árbitros, con la mesa… y así hasta que llegan a casa exhaustos y se rinden a la almohada.
Pablo Laso, Xavi Pascual, Jasmin Repesa, Ataman, Perasovic, Trinchieri, David Blatt, Bartzokas, Itoudis, hasta el mismísimo Sito Alonso que a priori parece el yerno deseado, les cambia el semblante cuando se ponen el traje de entrenador.
Y no es para menos, la Euroliga es una competición tan difícil que el entrenador está tan concentrado en su trabajo, en todos los detalles que se podría comparar al oficio de broker en la City londinense. La liga tiene tanto nivel, que no es de extrañar, que un equipo puntero puede perder tres o cuatro partidos seguidos y claro eso para un entrenador es mortal, y lo saben. Viven en un constante estrés que a veces olvidan que hay algo más al margen del baloncesto.
Pero es como una droga, por que ya no es que se relajen, si no que si pueden, aceptan retos más complicados. Les va la marcha… ¡pero la fúnebre!. Así que estas Navidades si quiere un ambiente feliz,no siente un entrenador de baloncesto en su mesa. Mientras tanto en la casa de los Obradovic han pedido a los Reyes Magos un un carácter alegre para papá Zeljko.

Síganme en @cartujo1977 y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo.

Imagen destacada vía treurosport.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *