Análisis Opinión

Coronados en Río

España se marcha de Brasil con sus mejores cifras después de Barcelona 92. Diecisiete medallas con siete campeones olímpicos, cuatro platas y seis bronces.

Unos Juegos Olímpicos que comenzaron con la desesperación de muchos españoles al ver como algunos de nuestros deportistas no conseguían los resultados esperados, acabaron siendo la alegría de los amantes de este evento. Cierto es que la primera semana en Río hizo dudar si España lograría más de doce o trece medallas. Pero la segunda demostró los grandes participantes españoles que viajaron a la ciudad del Corcovado. Por otro lado, hay un permanente sabor agridulce. Al fin y al cabo, si los primeros días se hubieran cumplido los objetivos, probablemente en estos Juegos se hubieran superado las cifras de Barcelona a lo que medallas se refiere. En aquel momento fueron 22, trece de ellas de oro.

Carolina Marín, Mireia Belmonte, Ruth Beitiay Maialen Chourraut, las cuatro mujeres de oro. (www.rtve.es)
Carolina Marín, Mireia Belmonte, Ruth Beitiay Maialen Chourraut, las cuatro mujeres de oro. (www.rtve.es)

En la primera jornada de los Juegos, España conseguiría su primera medalla. Se trataría del sufrido bronce de la nadadora Mireia Belmonte en los 400m estilos, quien cuatro días más tarde se convertiría en campeona olímpica en los 200m mariposa. Sería el primer oro en Brasil y la badalonesa cumpliría un sueño. Ese mismo día, también llegaría la primera decepción. El Ciclismo en ruta se quedó sin medallas y sería Joaquim Rodríguez el español mejor posicionado, quinto puesto.

Al día siguiente, todos los ojos estuvieron puestos en la tiradora de Baena, Fátima Gálvez. La campeona del mundo del año pasado y tercera en Europa este año, llegaría a la muerte súbita contra la estadounidense Corey Cogdell en la lucha por el bronce. Finalmente, la española se quedó a un plato de la medalla y acabó cuarta. El 9 de agosto, esos ojos mirarían al Piragüismo Slalom, donde Ander Elosegui, quien fue cuarto en Pekín 2008 y Londres 2012, llegaba a la final con un tiempo de medalla. El vasco se tendría que conformar con el diploma tras penalizar en la primera de las puertas e ir arrastrando ese error hasta el final de la prueba.

Al quinto día de competición, se sumarían tres nuevas decepciones, quizás no por tratarse de deportistas que llegaban como favoritos, sino por quedarse tan cerca del bronce. Jonathan Castroviejo se quedaría a tan sólo cuatro segundos de Froome en la prueba de Contrarreloj de Ciclismo en ruta. La judoca María Bernabéu perdería en el punto de oro ante la alemana Vargas-Koch tras haber manejado la mayor parte del combate. Y el boxeador Samuel Carmona perdería el último asalto frente al que finalmente acabaría como campeón olímpico, el colombiano Martínez.

El 11 de agosto, Maialen Chourraut lograría un nuevo oro para España tras una bajada espectacular en Piragüismo Slalom K1. La de San Sebastián ya fue bronce en 2012. Al día siguiente llegaría el tercero gracias al dobles de Tenis formado por Marc López y Rafa Nadal, segundo oro olímpico para el balear tras el individual de Pekín. Lidia Valentín cumplió y se llevó el bronce en Halterofilia. Cerca se quedó hace cuatro años, de hecho aún se investiga si habrá medalla tras el positivo de las tres líderes de aquel momento.

Lidia Valentin besando su bronce. (www.abc.es)
Lidia Valentin besando su bronce. (www.abc.es)

Nadal no sería capaz de lograr medalla en individual tras caer en semifinales contra Del Potro y en la lucha por el bronce ante Nishikori, el cansancio pasó factura. La velista Marina Alabau no podría revalidar título y finalizaría quinta.

El 16 de agosto comenzaría con la alegría del cuarto oro español, el piragüista Marcus Walz realizaría una impresionante remontada en la prueba de K1 1000m con tan sólo 21 años. Aunque la cara negativa en este deporte la pondría Teresa Portela tras ser clara candidata a medalla pero impedírsela una mala salida. Por su parte, Orlando Ortega lograría una ilusionante plata en 110m vallas. El atleta corrió por parte de Cuba en 2012 y finalizaría sexto.

Entrega del oro a Marcus Walz. (www.zeleb.es)
Entrega del oro a Marcus Walz. (www.zeleb.es)

El día 18 sería el más importante para el deporte español, aunque también con decepciones. En Taekwondo, Eva Calvo lograría una plata tras no poder en la final ante la gran Jade Jones. Y nuestro campeón olímpico en Londres, Joel González, se conformaría con un preciado bronce. El día anterior, el joven Jesús Tortosa (18 años) perdería dicha medalla tras perder en el punto de oro frente a Luisito Pie. En el K2 200m de Piragüismo, la pareja formada por Saúl Craviotto y Cristian Toro conseguiría el oro con una ventaja abismal respecto a sus competidores. Mismo deporte pero en la modalidad de C1, Benavides llegaba a la final con el segundo mejor tiempo pero quedaría cuarto tras la “foto finish”. La mayor decepción llegaría en Triatlón tras el octavo puesto de Mario Mola, a pesar de la baja de Gómez Noya, se esperaba lograr al menos una medalla.

Inolvidable sería el oro logrado por Carolina Marín. La onubense consiguió la triple corona (Europeo, Mundial y Olimpiadas) y sería la primera campeona olímpica no asiática tras derrotar a la india Sindhu, ya es historia del Bádminton. Al igual que Ruth Beítia (Salto de altura), que se convirtió en campeona olímpica con 37 años tras haber anunciado su retirada tras Londres 2012. La cántabra volvió al año siguiente y ha cumplido su sueño. El equipo femenino de Baloncesto acabaría con la plata, lo máximo que se podía lograr ya que en la final el rival era el “inmortal” equipo de EEUU. Craviotto conseguiría su cuarta medalla, segunda en Río, tras ser bronce en la prueba de K1 200m.

Saúl Craviotto posando con su bronce. (www.diariodegirona.cat)
Saúl Craviotto posando con su bronce. (www.diariodegirona.cat)

El 21 de agosto los Juegos Olímpicos llegarían a su fin y España rascaría tres medallas más. El equipo masculino de Baloncesto logró un bronce agónico frente a Australia en los últimos segundos del partido. Las chicas de la Gimnasia Rítmica no fallarían y se llevaron la plata detrás de las rusas. Y la grata sorpresa la daría Coloma con su bronce en Ciclismo de Montaña.

No podemos olvidar algunos “fracasos” de los nuestros. Miguel Ángel López en 20km marcha, la tenista Garbiñe Muguruza, la Gimnasia artística y, sobre todo, la Vela, ese deporte rey para nuestro país en el que solamente en Sídney 2000 nos habíamos quedado sin medalla desde Múnich 72. Pero tampoco olvidemos otros nombres sin premio como el tenista Roberto Bautista, la pareja de Sincronizada o Sonia Franquet en Tiro. Además de los deportes de equipo, los dos de Waterpolo, los de Hockey, las “Guerreras” en Balonmano y las “Leonas” en Rugby, todos con diploma, excepto el Rugby masculino. Y también el buen papel de las parejas del Vóley Playa, Lilly y Elsa, Herrera y Gavira.

Cuatro años en los que se ha mejorado. En Londres 2012, España logró tres oros, diez platas y cuatro bronces. Al igual que en Río, 17 medallas, y en cuanto a diplomas, se consiguieron 30 en la capital inglesa y 38 en Brasil. Una prueba más de esa mejoría. En el siglo XXI, solo la actuación en Atenas es comparable. En 2004 se consiguieron 20 medallas pero solo tres eran oro. Aunque destacaron los 51 diplomas obtenidos.

Los Juegos Olímpicos han finalizado y ahora sólo queda esperar que depararan los próximos años al deporte olímpico español. Tokio 2020 ya nos espera. Bye bye, Río.

Imagen destacada: www.elmundo.es

Síganme en @fran_gallegojr y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *