Football Americano NFL

Hubo pavo, pastel de calabaza y football antes de Dallas y Detroit

A veces la historia nos depara meandros sensacionales. A propósito del reciente Día de Acción de Gracias y su ulterior Viernes Negro, no deja de ser un acto de verdadera justicia poética comprobar como la implacable colonización de la fiebre consumista que padecemos es la misma que debieron sentir los nativos Saturigua cuando colonos españoles celebraron el primer Día de Acción de Gracias en la localidad de San Agustín de la Florida.

De la misma forma que, como acabo de decir, no fueron los puritanos de origen británico los primeros en dar gracias a Dios por las buenas cosechas, tampoco las ciudades de Detroit y Dallas fueron siempre las anfitrionas de los partidos disputados el Thanksgivingday. De hecho, la urbe texana lo es desde 1966 –con la excepción de los años 1975 y 1977, que fue Saint Louis– y Motor City, aunque acogiera por vez primera un partido de esta naturaleza en 1925 -como Detroit Panthers– la tradición anual no la adopta hasta 1934, con las también excepciones de 1939 (Filadelfia), 1940 (Columbus, Filadelfia y Milwaukee) y los años bélicos (1941-1944).

Y es que la costumbre de jugar al football en tan señalada fecha se remonta a 1876, cuando Yale y Princeton se enfrentaron en Hoboken un 30 de noviembre de aquel año, ganando los de New Haven por 2 a 0. Muy celebrados fueron asimismo los partidos entre Wolwerines y Maroons entre 1885 y 1905. Y, legendaria, sin duda, la rivalidad entorno a un pavo que, al día de hoy, mantienen Cornell y Penn desde 1893.

Las primeras referencias de partidos jugados por equipos profesionales el Día de Acción de Gracias, las encontramos, dónde si no, en Canton, donde Bulldogs y Latrobe Athletic se enfrentaron en 1905 y 1906. Una vez iniciada la liga profesional en 1920 y hasta la designación de Detroit como sede estable, ciudades como Akron, Dayton, Chicago, Rochester, Green Bay, Cleveland, Frankfort, Kansas, Pottsville, Providence o Nueva York lo habían sido antes.

Pero entonces ¿Por qué Detroit y Dallas? Todo empieza con George A. Richards, propietario de una cadena de radio en Detroit, cuando adquiere en 1934 la franquicia de los Portsmouth Spartans y la traslada a Michigan. El problema era que la ciudad fronteriza tenía ya entregado su corazón deportivo a otro conjunto: los Tigres de las Grandes Ligas. No es de extrañar por tanto que el Tiger Stadium de la avenida Trumbull mostrara en 1934 las gradas repletas partido tras partido, mientras que el estadio de la Universidad de Detroit, donde se instalaron los Lions, apenas contara con 10.000 espectadores cada jornada.

​​Richards, como buen ejecutivo de medios, percibió el Thanksgivingday como un reclamo publicitario de primer orden, de la mano de una potente campaña radiofónica. Y así, a través de su WJR, firmó un contrato con la todopoderosa NBC para retransmitir el partido entre los Bears, vigentes campeones, y sus Lions a través de 94 estaciones por todo el país. La operación fue un éxito extraordinario, llenando las 26.000 localidades del estadio y generando un interés inusitado a nivel nacional.

En cuanto a la tradición texana, también responde a una maniobra de mercadotecnia.  Una de las primeras consecuencias de la aparición de la AFL en 1960 fue la decisión de los propietarios de la NFL de crear una franquicia en Dallas que compitiera mediáticamente con los emergentes Texans de la familia Hunt.

Pues bien, las primeras cuatro temporadas, la franquicia presenta balances negativos tanto de partidos como de popularidad. Tex Schramm, gerente general, era otro genio del marketing (a él siempre le deberemos las cheerleaders más sicalípticas de la competición) y consideró que organizar un segundo partido sería una excelente forma de expandir el nombre de la franquicia teniendo en cuenta el creciente impacto de la televisión – DuMont fue la primera cadena en televisarlo en 1953 y CBS se hizo cargo a partir de 1956- y parece que, al convertirse en el America’s Team, lo logró. Este año, si bien ha sido la primera vez que Bills ha visitado Dallas en Acción de Gracias, los Bears han reproducido el enfrentamiento original de hace ochenta y cinco años. God bless America.

 

Síganme en @ignatiusfinch y toda la información y actualidad deportiva en sextoanillo.com y en nuestras redes sociales : Facebook.com/sextoanillo;en Twitter @sextoanillo y en Instagram :sextoanillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *