Copa Davis Crónica Tenis

España vuelve a remontar ante Gran Bretaña y regresa a la final de la Davis siete años después

En una semifinal de vértigo, la selección española capitaneada por Sergi Bruguera cumplió con su primer objetivo de disputar mañana la gran final de este nuevo formato de Copa Davis tras deshacerse de una correosa Gran Bretaña por 2-1. Kyle Edmund adelantó al equipo visitante con una victoria por 6-3 y 7-6(3) ante Feliciano López, sustituto a última hora de Pablo Carreño. Pero después llegó la enésima muestra de compromiso por parte del número uno español y del mundo, Rafael Nadal, que volvió a vestirse de héroe para, primero empatar el cruce venciendo a Daniel Evans por 6-4 y 6-0 y, posteriormente y acompañado del citado Feliciano, inclinar a Jamie Murray y Neal Skupski en el dobles decisivo por un doble 7-6. Mañana, a las 16:00, la gran final frente a Canadá.

Un sólido Edmund adelanta a Gran Bretaña

Pese a firmar un pobre 2019, en cuanto a resultados individuales se refiere, Kyle Edmund ha recuperado su mejor versión, aquella que le permitió llegar a ser el número 14 del mundo y semifinalista de todo un Open de Australia el pasado año, en el momento justo para ayudar a su país en esta Copa Davis. El número dos británico sustituyó a Andy Murray a partir de la jornada del jueves y, desde entonces, no ha habido quien le tosa. Tres victorias en tres partidos y todas y cada una de ellas por la vía rápida. Su última víctima, en el partido inaugural de estas semifinales, ha sido el toledano Feliciano López, sustituto a última hora de Pablo Carreño por haber sufrido éste una contractura en su duelo de ayer de cuartos de final ante el argentino Guido Pella.

La diferencia de experiencia entre cada uno de los dos no se notó por ningún lado. Edmund salió como en sus dos partidos anteriores, muy enchufado al servicio (76% de puntos ganados con primero y un 74% con segundo) y cada vez más entonado con el revés, teóricamente su punto más débil. Enfrente, Feliciano pecó en exceso de ansía y de continuas subidas a la red que no fructificaron en su primer turno de servicio, el cual cedió tras un buen passing shot de Edmund con el drive. El, a la postre, único break del partido le resultó más que suficiente al británico para llevarse el primer set por 6-3 en apenas 27 minutos de juego.

Todo había ido demasiado rápido en este primer parcial, ideal para los intereses de un pegador nato como Edmund. Las opciones de Feliciano pasaban por no despistarse con su servicio y, a partir de ahí, comenzar a meter presión con el marcador a su rival. La táctica estuvo cerca de funcionarle al tenista español, que gozó de sus dos únicas bolas de rotura en el que hubiera sido el momento justo para cambiar el guión del partido, con 5-4 a favor y restando para ganar el set. Pero la respuesta de Edmund fue inmediata a la par que efectiva. Dos puntos gratis con su servicio y problema resuelto. El tenista nacido en Johannesburgo hace 24 años terminó por liquidar el encuentro y darle, así, el primer punto del cruce a su país en un desempate prácticamente perfecto que dominó de principio a fin por 7-3.

Nadal continúa en modo ciclón y empata la eliminatoria

No hay ni ha habido nadie más fiable en el deporte español, y probablemente mundial, que Rafa Nadal. El manacorí volvía a tener la responsabilidad de ganar su encuentro para mantener las esperanzas locales de levantar la ensaladera. Y por tercera ocasión durante esta semana, no falló. Una de las características de un líder nato es crecerse ante la adversidad y no defraudar a tus compañeros cuando más falta les haces. Por ello, al actual número uno del mundo no le asustan este tipo de empresas, es más, disfruta con ellas. En el duelo de números uno, Daniel Evans tuvo la osadía de desafiar a la fiera y acabó saliendo trasquilado. El de Birmingham ya le había dado guerra al español en el único enfrentamiento entre ambos hasta la fecha, este año en la segunda ronda del Masters 1000 de Montreal este mismo verano (7-6 y 6-4 favorable a Nadal) y hoy también salió dispuesto a ello. Con una agresividad constante en sus tiros y eligiendo perfectamente sus subidas a la red, Evans mantuvo el tipo y llegó a sorprender al público de la Caja Mágica y al propio Nadal, que no las tuvo todas consigo hasta finales del primer set.

La buena noticia es que el servicio del balear funcionaba a las mil maravillas (terminó con un 83% de puntos ganados con primero), por lo que casi todos sus turnos de saque terminaban el blanco o, como mucho, con un punto al resto para su rival. Éste aguantó hasta donde Rafa quiso. Con 5-4 y restando para ganar la primera manga, Nadal olió sangre, es el mejor con diferencia en ese aspecto, y conectó tres restos seguidos que descolocaron a Evans, obligado a salvar un 0-40 para seguir vivo en el set. El inglés salvó las dos primeras ayudado de dos buenos servicios, pero en la tercera Nadal metió el resto en pista y provocó el fallo con la derecha de su oponente, que veía cómo todo lo bien que había trabajado hasta ahora no servía de nada ante la autoridad del número uno del mundo.

El primer set había acabado y con ello, también el partido. Nadal había triturado a Evans hasta dejarlo casi sin fuerza, por lo que la segunda manga resultó un paseo para el tenista español. Con la doble premisa de ganar el encuentro y, a la vez, de desgastarse lo menos posible pensando en el definitivo punto de dobles, el balear continúo sin bajar el acelerador, terminando por endosar un rosco a un Evans ya completamente abatido para poner el empate en la eliminatoria y sumar su 28ª victoria en Copa Davis de manera consecutiva en la modalidad individual. Ahora ya sólo quedaba esperar al último encuentro de dobles para saber de forma definitiva quién sería el rival de Canadá en la gran final de mañana domingo.

España se impone en un doble de vértigo

Para el último y decisivo punto de la eliminatoria, lo único seguro es que estaría Nadal. Ahora bien, su compañero finalmente iba a ser Feliciano López. Marcel Granollers, el teórico titular y que había jugado los anteriores tres puntos durante esta semana, causaba baja por molestias musculares. Nadal y Feli sólo habían formado pareja en una ocasión, allá por 2005 en una eliminatoria de permanencia en el Grupo Mundial. En aquel encuentro cedieron en cinco sets pero hoy todo iba a ser muy diferente. Enfrente tenían a dos doblistas consumados y que además son pareja en el circuito, Jamie Murray, hermano mayor de Andy, y Neal Skupski. Pero ninguno de los dos iba a poder con una bestia competitiva llamada Rafael Nadal Parera.

El poder de implicación y la influencia que el mallorquín tiene sobre el resto de sus compañeros termina, en la mayoría de los casos, marcando la diferencia. El encuentro tuvo la emoción que se presupone a un cara o cruz. Dos desempates que terminaron cayendo del lado del bando local, que supo sacar ese plus en los restos que no tienen los británicos. En la primera muerte súbita, Nadal y Feliciano cobraron ventaja desde el inicio, terminando por imponerse por un total de 7-3. Pero las emociones fuertes vendrían en la segunda. Después de salvar dos break points, el segundo de ellos de set, los españoles fueron a remolque durante todo el tiebreak. Cuando ya todo parecía destinado a un tercer set, apareció el mejor competidor de la historia del deporte, un Rafael Nadal que se inventó varios puntos de antología para salvar otros dos set points con 6-5 y 7-6 en contra. En momentos de máximo presión, el balear siempre da lo mejor de sí y, lo que es mejor, hace contagiarse al resto. Con 8-8, el momento llegó para Feliciano, que puso la rúbrica a la remontada final logrando los dos últimos puntos del encuentro y poniendo, con su enésimo punto gratis con el servicio, el definitivo 10-8 que cerraba un doble de vértigo cuando ya se habían superado ampliamente las dos horas de partido.

Nadie dijo que esto sería fácil, pero España se encuentra ya ante la posibilidad de sumar su sexta ensaladera. Sólo queda la Canadá de Vasek Pospisil y Denis Shapovalov, que disputará la primera final de su historia, como último obstáculo hacia la gloria. Será mañana, a partir de las 16:00 horas, cuando dé comienzo esta última batalla que pondrá fin a una semana repleta de tensión.

Imagen destacada: Twitter Davis Cup Finals

Sígueme en Twitter como @manugarci2008 y sigan toda la información y actualidad deportiva en @sextoanillo, en www.facebook.com/sextoanillo, o en nuestro Instagram: sextoanillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *