Crónica Crónicas Gimnasia Artística Más Deporte

Stuttgart: oro histórico para Rusia

Rusia ha conseguido darle la vuelta a la final del año pasado en Doha para alzarse en Stuttgart con la victoria por primera vez en la historia desde que compite como nación independiente.

En una final en la que en cada rotación el liderato cambiaba de manos, los primeros en alcanzarlo fueron los rusos en suelo: Stretovich, que solo separó los pies en la triple pirueta de salida; Nagornyy, con su espectacular triple agrupado atrás; y Dalaloyan, el más impreciso de los tres. Japón, que comenzó fuerte en caballo con arcos, debutó segunda con buenas rutinas de Kakeru Tanigawa, Kazuma Kaya y Daiki Kashimoto. China, pese a comenzar bien en suelo, se vio duramente penalizada por dos salidas de pista de 0.3 (Lin Chaopan y Deng Shudi), y en una final tan apretada 0.6 puntos de penalización te bajan hasta la tercera plaza.

En caballo con arcos, los rusos tuvieron mínimos fallos de colocación corporal y se vieron superados por los chinos, que se mostraron más limpios. Los japoneses, en anillas, destacaron con un original mortal en plancha a plancha facial de Yuya Kamoto. Así, China remontaba hasta la primera posición, seguida de Japón y Estados Unidos (gracias al saber hacer de Moldauer en paralelas, la dificultad de Modi y la veteranía y exactitud de Mikulak), mientras que Rusia bajaba al quinto puesto.

Japón en salto aprovechó para convertirse en el tercer líder diferente a mitad de competición, con un Kasamatsu con pirueta y media con un paso largo de Kaya, un correctísimo Kasamatsu doble de Hashimoto y una paloma con doble carpado adelante con un gran salto en la recepción de Wataru Tanigawa, hermano mayor de Kakeru. Tanto China como Rusia se mostraron fuertes en anillas (los segundos cuentan con la gran ayuda del especialista Abliazin), por lo que se pusieron segunda y tercera respectivamente.

La cuarta rotación volvió a vivir un cambio de liderato: los chinos, ligeros en salto (tanto Ruoteng, como Wei y Shudi optaron por el Kasamatsu doble), superaron a Japón, que salió con problemas de las paralelas (Kamoto erró en el Diamidov y Kakeru Tanigawa no clavó el doble agrupado adelante con medio giro de salida). También superaron a los rusos, con quienes compartieron aparato y que salieron con un Kasamatsu con pirueta (Stretovich), un Dragulescu perfecto (Nagornyy) y un paso adelante en el Blanik (Dalaloyan).

Tanto los rusos como los chinos son fuertes en paralelas, aunque esta vez ambos tuvieron sus altos y sus bajos, y eso hizo que la emoción se palpara durante toda la rotación. Nagornyy abrió con una rutina con muchos cambios de dirección, incluido un Diamidov con medio giro. Tras él, Chaopan mostró ciertas dudas en la posición de sus codos. Dalaloyan tocó la barra con las piernas en el Tippelt y le costó medio punto. Ruoteng maravilló con un doble mortal agrupado atrás al apoyo braquial. Belyavskiy desplegó toda su elegancia y Zou demostró por qué es el actual campeón del mundo en paralelas con una nota de más de 16 puntos. Mientras China adelantaba a Rusia, Japón bajaba al tercer lugar en barra.

Tal como le pasó a Dalaloyan en Doha 2018, Sun Wei abrió la rotación final con una caída en el Tkachev extendido. Este infortunio llenaba de presión a ambos equipos: los chinos necesitaban alcanzar la perfección y un fallo de los rusos para ganar, los rusos necesitaban no fallar. Y Deng Shudi y Lin Chaopan cumplieron, pero también Stretovich, Dalaloyan y Nagornyy. Este último fue quien aseguró la victoria rusa, la primera para ellos en un mundial.

Japón vino a Stuttgart sin sus pilares Kenzo Shirai y Kohei Uchimura, pero el buen hacer del resto de integrantes del equipo nipón logró que no nos acordásemos de ellos y que volvieran a llevarse el bronce.

China vivió en sus carnes la amargura del fallo en barra que un año atrás los había hecho campeones del mundo. Esta vez, el mazazo fue para Sun Wei. Dalaloyan, que sabía perfectamente cómo debía sentirse el chino, se acercó y lo envolvió en un abrazo de consuelo.

Rusia por fin se deshizo del estigma de equipo segundón y, por primera vez en la historia desde que Rusia es Rusia y no la Unión Soviética, es campeona del mundo. Y merecida.

La final individal se presenta completamente abierta: Dalaloyan intentará revalidar, Nagornyy intentará cambiar su corona europea por la mundial, Ruoteng intentará volver a lo más alto y Sun Wei intentará redimirse. Kazuma Kaya será la única baza japonesa. Con Verniaiev lejos de su mejor momento, Pakhniuk será el favorito de Ucrania, mientras que Lee Chih Kai intentará dejar a Taiwán en tan buen lugar como ya hizo junto a sus compañeros en la final por equipos, en la que se colaron por sorpresa. Y, sobre todo, Néstor Abad nos deleitará con su corrección.

Pueden consultarse los resultados completos en la web oficial de la F. I. G.

Fotos vía twitter.com/universdep

Síganme en @artisticgimnasi y sigan toda la información y actualidad deportiva en @Sextoanillo, y el Facebook Sexto Anillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *