Ciclismo Opinión Vuelta a España

El ocho de La Vuelta 2019

La Vuelta ha encumbrado a algunos ciclistas, mientras que otros han sumado un granito de arena más a su gran trayectoria. ¿Difícil quedarse con ocho? Conoce ahora el equipo ideal que propone Sexto Anillo

Una vez terminada la Vuelta ciclista a España, es hora de hacer balance. Son muchos los momentos y las sorpresas -gratas y menos gratas- que nos ha dejado la tercera y última gran vuelta de la temporada 2019. Sin embargo, solo ocho corredores pueden integrar el equipo ideal de la ronda española. A continuación los que, a nuestro juicio, más méritos han hecho a lo largo de las tres semanas de competición.

Primoz Roglic (Jumbo-Visma)
Roglic, vencedor de la Vuelta ciclista a España / Sarah Meyssonnier

El ganador de La Vuelta. Era la rueda a seguir desde antes de que la carrera echase a rodar. Tras su brillante desempeño en la contrarreloj individual de Pau, en la que se llevó la victoria, se convirtió en un sólido líder que apenas ha mostrado momentos de flaqueza durante estas tres semanas.

Ganó tiempo sobre sus más directos rivales en el terreno que aparentemente era de estos, la montaña (Los Machucos) y se mantuvo siempre con el mejor del resto de favoritos en sus ataques (con Valverde en El Acebo, con López en La Cubilla). El conservadurismo del que a veces han pecado los demás ha jugado a favor de este exsaltador de esquí que ahora es el primer esloveno en ganar una gran vuelta.

Alejandro Valverde (Movistar)
Alejandro Valverde, campeón del mundo y segundo en La Vuelta / Movistar Team

El incombustible. Pasan los años, pero ahí sigue él. Su primer podio en una grande fue en La Vuelta 2003. 16 años después y vestido con el maillot arcoíris, el murciano sigue rompiendo récords al subir al pódium de Cibeles, el noveno en una grande para el Bala.

Aunque aparentemente no venía a pelear la general, ha quedado segundo en una Vuelta ciclista a España en la que ha sido más constante que cuando era joven y en la que ha llegado a la última semana muy fuerte. Antes de eso se mostró ofensivo en El Acebo y lo pagó en La Cubilla, minimizando las pérdidas. Una victoria en el muro de Mas de la Costa en la etapa 7 completa la sensacional Vuelta que ha hecho Valverde.

Tadej Pogacar (UAE Team)
Tercera victoria de etapa para Pogacar / Photo Gómez Sport
Tercera victoria de etapa para Pogacar / Photo Gómez Sport

La gran revelación de la carrera. Un talento de 20 años -cumplirá 21 en unos días- que, en su primera grande, ha ido de menos a más. Ya nos sorprendió con su primer golpe sobre la mesa en la etapa de Andorra, que ganó. Con la baja de Fabio Aru, el esloveno gozó de total libertad en la carrera. Una nada desdeñable crono lo dejaba bien colocado en la general.

Aunque algunos días pagó el esfuerzo y la falta de experiencia descolgándose de los mejores, tres victorias de etapa en jornadas clave de la carrera (Cortals d’Encamp, Los Machucos y Plataforma de Gredos, las tres de montaña y con final en alto) lo auparon a la tercera plaza del podio. Especialmente la última, el penúltimo día de carrera, donde atacó en un alarde de piernas y ambición para llevarse el maillot blanco que lo acredita como mejor joven y pasar del quinto al tercer puesto de la general.

Philippe Gilbert (Deceuninck – Quick-Step)
Gilbert pedalea en Euskadi hacia la victoria / Justin Setterfield (Getty)

El que ha hecho de La Vuelta una segunda primavera. Gilbert, clasicómano donde los haya, arrancó la carrera algo tapado, aunque después quedó claro que se estaba reservando para unas etapas que le venían muy bien. Se metió en la fuga buena los días que tenía marcados y se llevó dos triunfos de etapa (Bilbao, donde fue el gran artífice del éxito de la escapada, y Guadalajara, donde casi la totalidad de su equipo se fugó). Se quedó cerca de un tercero por el que no peleó al llevárselo su compañero Remi Cavagna en Toledo. Gilbert acumula once victorias en grandes vueltas y se perfila como uno de los grandes favoritos para el Mundial.

Sam Bennett (BORA-hansgrohe)
Bennett en el podio de Oviedo / Javier Lizón (EFE)

El esprínter de La Vuelta 2019. Si bien ha terminado la carrera con el mismo número de victorias (dos) que Fabio Jakobsen (DQS), su principal rival -con un treno mucho más fuerte-, por la superioridad con la que Bennett se ha impuesto cuando lo ha hecho y los cuatro segundos puestos que ha acumulado bien merece el título de mejor velocista de la ronda española.

Ganó la 3ª etapa en Alicante y la 14ª en Oviedo con una facilidad pasmosa. Además, entró en la escapada en la famosa etapa de Guadalajara y disputó la victoria a Gilbert, igual que a Cavagna en Toledo a pesar de las duras rampas del final de la etapa. El campeón irlandés culmina una temporada sensacional con 13 triunfos.

Jakob Fuglsang (Astana)
Jakob Fuglsang en plena etapa de La Vuelta / Getty Images

Exitoso tanto como hombre de equipo como de cazador de etapas. Tras su caída y abandono en el Tour, donde partía como uno de los favoritos, el danés llegaba a La Vuelta dejando claro que iba a ser gregario de Miguel Ángel López.

Estuvo al frente del pelotón siempre que el equipo lo necesitó, endureciendo la carrera para preparar ataques de López y descolgar a sus rivales. Y, cuando tuvo la oportunidad de volar en solitario, la aprovechó. En la etapa 16, con final en el Alto de La Cubilla, se metió en la fuga y acabó llevándose la victoria, primera para él en una gran vuelta a pesar de su palmarés y veteranía.

Ángel Madrazo (Burgos BH)
El siempre combativo Ángel Madrazo / EFE

El soñador perseverante. El Burgos es el equipo más modesto y menos potente de los que han participado en la 74ª edición de La Vuelta. Pero eso no cohibió el afán de sus integrantes de ser protagonistas. Madrazo fue el ciclista más combativo de la primera mitad de la carrera entrando en casi todas las fugas.

Cogió todos los puntos que pudo de una clasificación de la montaña que lideró hasta que en la etapa 16, cuando el agotamiento ya hacía mella en él, el francés del Ag2r, Geoffrey Bouchard, lo superó. Para colmo, el cántabro ganó etapa en el Alto de Javalambre, en una quinta jornada tras la cual se ganó el cariño de todos los aficionados a este deporte (además de una PS4).

Sepp Kuss (Jumbo-Visma)
Sepp Kuss y el público del Acebo / EFE

Uno de los gregarios de lujo de La Vuelta. Junto a George Bennett, aguantó con Roglic en la montaña para que no se quedase solo ante los ataques de Astana y Movistar. El arropamiento que le faltó al esloveno para ganar el Giro lo tuvo en la ronda española gracias a hombres como Kuss, de solo 25 años. Por si fuera poco, se infiltró en una fuga en la etapa 15, camino del Santuario del Acebo, y fue capaz de conseguir la victoria parcial en la cima. Un triunfo que el estadounidense celebró chocando las manos de los aficionados que se encontraban en la línea de meta.

¿Coinciden con algunos de los ciclistas de este ocho? ¿Cuál es su equipo ideal de La Vuelta 2019? Anímense a contárnoslo en los comentarios o en nuestras redes sociales.

Pueden seguirme en mi cuenta de Twitter: @PepeTrashorrasM. Recuerden que tienen toda la actualidad deportiva en sextoanillo.com y en nuestras redes sociales: facebook.com/sextoanillo (Facebook) y @SextoAnillo (Twitter e Instagram).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *