Ciclismo Crónica Tour de Francia

El cóndor Bernal voló sobre el Iserán

El ciclista colombiano Egan Bernal (Ineos) arrebató el maillot amarillo a Julian Alaphilippe (Deceuninck Quick-Step) tras una portentosa exhibición de escalada en el Iserán, en una etapa que tuvo que ser suspendida tras coronar el coloso alpino por las adversidades meteorológicas.

La etapa del Iserán

La decimonona etapa del Tour de Francia de 126,5 Kms  tendría que haber transcurrido entre la localidad alpina de Saint-Jean-de-Maurienne y la estación invernal de Tignes.

Una etapa de alta montaña corta pero con dos puertos duros: el Iserán (Categoría Especial) en el km 89, que con sus 2770 mts de altitud es el segundo puerto de paso más alto de Europa, y el final en Tignes (1ªcategoría), a 2113 mts.

El coloso del Iserán, era la octava vez que se subía en la historia del Tour de Francia. Se escaló por primera vez en 1938, y fue coronado por el belga Felicien Vervaecke . En 1939, en su segunda ascensión, tuvo el honor de acoger la primera cronoescalada de la historia del Tour, ganando el también belga Sylvere Maes. Pero sin duda el paso del Iserán más recordado hasta la fecha era el de 1992, cuando Claudio Chiapucci lo coronó en una escapada que llegó a poner contra la cuerdas a Miguel Indurain camino de Sestrieres.

En cuanto a Tignes, solamente ha sido final de etapa en el Tour de 2007, siendo Michael Rasmussen el vencedor en su cima.

letour.fr

El perfil parecía propicio para que hubiera movimientos entre los aspirantes al trono parisino y no defraudó.

La crónica

A 5 kms de la salida, comenzó a fraguarse la fuga del día con cuatro ciclistas de nivel: Dan Martin (UAE-Emirates), Jesús Herrada (Cofidis), Vincenzo Nibali (Bahrain-Merida) y Pello Bilbao (Astana). Posteriormente fueron saltando otros ciclistas del pelotón formando un pelotón cabecero de 29 hombres entre los que destacaban: Rigoberto Urán y Michael Woods (Education First), Alejandro Valverde, Marc Soler (Movistar), Warren Barguil (Arkea-Samsic) Fabio Aru  (UAE Emirates) y Simon Yates (Mitchelton-Scott).

En esta ocasión no se permitió a la escapada tomar mas de dos minutos debido a la presencia de  corredores del Top 10 de la general. Deceuninck Quick-Step y posteriormente Ineos, trabajaron duro para que la escapada no tomara demasiado tiempo.

A los 40 Kms de la salida, llegó el primer contratiempo de la jornada, Thibaut Pinot (Groupama FDJ) el ciclista más fuerte de los Pirineos, abandonaba la carrera entre lágrimas debido a una lesión muscular. Uno de los dinamiteros del Tour tenía que dejar la carrera en su punto culminante.

Cuando los corredores se acercaban al Iserán el Ineos decidió tomar el mando del grupo del líder. Ineos con Jonathan Castroviejo, Dylan Van Baarle y Wout Poels pusieron un ritmo demoledor que dejó el pelotón del líder en 9 corredores.

A falta de 43 kms de meta, llegó el punto culminante de la etapa, cuando tenían a los fugados a 25″, Gerraint Thomas pegó el primer hachazo, golpe duro que hizo perder rueda al líder Alaphilippe. A continuación Steven Kruijswijk (Jumbo Visma) contraatacó con fuerza y terminó de descolgar al líder que comenzaba a sufrir la agonía del Iseran, también Mikel Landa (Movistar) quedaba descolgado pero finalmente terminó coronando con los mejores en una gran remontada ayudado por Alejandro Valverde.

A 42 kms de meta llegó el ataque definitivo de Egan Bernal (Ineos), dejando a Kruijswijk, Thomas, y Buchmann (Bora-Hansgrohe). Puso pronto tierra de por medio hasta alcanzar a los pocos fugados que aún quedaban en cabeza, Yates, Barguill, Urán y Nibali. El ritmo asfixiante de Bernal iba soltando a sus compañeros de fuga hasta pasar en solitario por el alto del Iserán. La etapa estaba teniendo unos tintes épicos, Bernal se iba en solitario con un vuelo majestuoso imposible de contener por sus rivales.

Una vez coronado el Iserán, con la carrera al rojo vivo, llegó el momento crucial de la jornada. En pleno descenso los organizadores de la carrera se fueron acercando a los corredores indicando que parasen porque la carrera se iba a suspender debido a los efectos de una fuerte granizada.

El caos se apoderó de la etapa no exento de controversia, era la primera vez en la historia que una etapa del Tour de Francia no iba a terminar una vez iniciada. Tras la polémica generada, y una vez mostradas las imágenes de los desprendimientos de tierra ocasionados en la carretera, cabe concluir que la decisión tomada fue la correcta, ya que en varios puntos la ruta quedó intransitable.

La etapa quedaba suspendida, por lo que no habría ganador de etapa ni bonificaciones en meta, pero los tiempos se iban a tomar en el paso del Iserán. Esta decisión implicaba que Egan Bernal, pasaba a ser el maillot amarillo de la carrera, dejando a Alaphilipe en segundo lugar a 48″, y a Thomas tercero a 1 16″. «Ver clasificaciones aquí.

Bernal pasa a ser el tercer colombiano en vestir el maillot amarillo del Tour, tras Víctor Hugo Peña y Fernado Gaviria, pero el primero con opciones reales a llegar de líder a los Campos Elíseos a la espera de lo que suceda en la cima de Val Thorens.

Mañana sábado, se disputará la vigésima etapa y última de los Alpes con salida en Albertville y meta en Val Thorens a más de 2.300 mts de altitud. La organización ha decidido recortar notablemente su recorrido debido a las previsiones meteorológicas pasando de 130 a 59 Kms, eliminando los puertos previos a Val Thorens (33kms al 5%). Es la última oportunidad para que haya cambios en la clasificación general, muy apretada en los puestos del podio.

Reflexión: el vuelo de Bernal

Hemos vivido la jornada más espectacular del Tour de Francia, con una exhibición soberbia y majestuosa del joven colombiano Egan Bernal en la cumbre del Iserán. Bernal ha emulado a los grandes campeones con ataques lejanos y en solitario para asaltar el liderato.

La jornada ha sido fatídica para nuestros vecinos franceses. El inesperado abandono de Pinot por rotura fibrilar, y la pérdida del liderato de Alphilippe, han sido un duro golpe para las esperanzas galas de tener este año al sucesor de Hinault en París. Lo cierto es que el rendimiento de los franceses ha sido sobresaliente, y bastante ha aguantado Alaphilippe al frente de la general.

La decisión salomónica de suspender la etapa tomando los tiempos en la cima de Iserán, ha sido correcta y la mejor de todas las alternativas posibles. Ha habido mucha polémica y opiniones para todos los gustos y se ha hecho ciclismo ficción acerca de si han beneficiado a Alaphilipe o han perjudicado a Thomas. Lo cierto es que nadie sabe qué podría haber ocurrido realmente, el galo se podría haber hundido, pero tampoco es descartable que tras un descenso suicida hubiera podido contactar con el grupo de Thomas, como sucedió en el Galibier.

Egan Bernal ha demostrado una mayor fortaleza que los demás, y dispone de un equipo solvente, por lo que no debería perder el liderato. Sin embargo, las escasas diferencias y el inusualmente corto recorrido de la etapa de Val Thorens hacen que no podamos dar nada por seguro.

Todavía hay cosas importantes en juego, los puestos del podio de París, la clasificación de la montaña aún por cerrar, y la victoria de etapa. Hay muchos equipos que aún no han ganado una etapa en la presente edición del Tour, y si no disponen de velocistas mañana tendrán su última oportunidad.

A su vez los ciclistas españoles tampoco se han estrenado y mañana pasa el último tren para no irse de Francia de vacío. Veremos qué sucede porque todavía quedan premios muy jugosos por repartir en una etapa tan atípica y corta.

Síganme en @cicloencicloped y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *