Análisis Tenis

El deporte es salud…y una posible redención

Para cualquier deportista, el mayor temor son las lesiones. Imaginemos una lesión pero permanente. Este es el caso de un deportista, quien siendo piloto de automóviles, en un incidente de inseguridad, sufrió heridas que lo dejaron ciego para siempre. ¿Cuál fue su respuesta a esta situación? En lugar de deprimirse, pensar en injusticias o continuar una vida con limitaciones, por el contrario, su espíritu deportista lo «invitó», lo conminó, a desafiarse, a superarse. Y así, encontró el tenis.

¡Justamente! Uno de los deportes más difíciles y que más habilidades requieren, pasó a formar parte de su vida, o más aún, a ser su redención.

Un claro ejemplo donde un deporte, no sólo permite mantener un buen estado físico y estar saludable, sino que también, por más complejo que parezca, nos puede salvar, nos puede «curar» y hasta puede generar un estado de plenitud más allá de toda experiencia. Teniendo en cuenta que en nuestro querido deporte hay que impactar una pequeña pelota que viaja a gran velocidad, diferentes alturas y múltiples posibilidades, la vista es fundamental. Así, la situación de esta persona parecería una meta casi inalcanzable.

Pero, con este caso, lo que queremos poner de manifiesto es un ejemplo claro donde, a pesar de toda complejidad, el espíritu, las ganas, el compromiso, es lo que determina que una persona sea deportista; alguien que no solo quiera superarse, sino que quiera alcanzar un estado emocional que solo quienes lo han experimentado pueden entenderlo. Es una adrenalina y una sensación de paz interior que conmina a continuar, a mejorar y, como en este caso, a desafiarse por encima de toda lógica.

Este cronista, tenista avanzado y deportista desde la infancia, ha tenido la posibilidad de, no solo asistir a una práctica del equipo argentino de tenis para ciegos, quienes de manera sobresaliente han representado al país en el Mundial realizado hace poco tiempo en España, sino que, además, poder probar, experimentar y vivenciar como es, pero dentro de una cancha de tenis.

Con el marco del majestuoso Lawn Tennis club en Buenos Aires, un día a pleno sol posibilitó observar un peloteo por parte del equipo argentino, una entrada en calor y luego, unos puntos. Las primeras reacciones son de absoluta sorpresa, una enorme emoción y luego, admiración. Después de un caluroso aplauso, llegó el momento de tomar la raqueta e ingresar a un mundo desconocido. Colocado un antifaz que no permite ver nada, ni una mínima sombra, ya caminar era muy complejo, ni pensar en captar las dimensiones de la cancha, o, menos aún, pensar en golpear la bola. Las pelotas, especiales para esta disciplina, son de esponja y cuentan con un sonajero dentro, de esta manera, personas que tienen disminución visual o ceguera absoluta, se guían para ubicar el lugar donde la pelota va, luego del pique, ubicar auditivamente la distancia y por último, en el segundo pique, tener un registro para el impacto. Esta modalidad cuenta con tres piques o botes por reglamento. Habiendo aprendido estas reglas e intentando agudizar mi oído al máximo, comenzaron los primeros intentos. A pesar de probar incontables veces, de recibir instrucciones y de seguir intentando, sólo pude impactar la pelota una sola vez. Y no pasó la red.

Independientemente de la anécdota de mi pésimo desempeño, la experiencia sirvió para dimensionar la enorme dificultad que esta adaptación del tenis implica. Casi un imposible. Luego, antifaz retirado, los eximios jugadores continuaron peloteando e impactando la bola en casi todas las oportunidades.

Los primeros pensamientos que aparecen están relacionados a la dificultad, a la necesidad de práctica y el desarrollo de los sentidos. Pero luego, pasado un tiempo, los pensamientos se trasladan a otros planos, a otras sensaciones. El espíritu de lucha, el no darse por vencido ni aún vencido, la resiliencia y un amor propio enorme, son algunos. Pero el pensamiento final, el que nos deja un mensaje de alegría y esperanza es aquel por el cual consideramos que el deporte es salud. Física, pero mas aún, salud mental.

Siganme en @nachoderidder y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo, en nuestro Instagram: sextoanillo. Entérate de todas las noticias de raquetas en @Raqueta_6A

Imagen principal: Diario La Nación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *