Análisis Más Psicología Deportiva

Grupo, equipo e individuo(II)

Elementos de psicología para el diagnóstico grupal: El encuadre

En el primer artículo se presentó la cuestión de la conformación de un grupo y las primeras huellas a seguir en orden al diagnóstico inicial. Se trata ahora de profundizar en cuestiones inherentes al mismo y pensar posibles estrategias de intervención de acuerdo a lo que se tiene diagnosticado.

Para poder conocer en profundidad a un sujeto grupo, conviene siempre que quiénes hacen el diagnóstico mantengan un encuadre con ciertos ejes estables y dejen que el grupo estructure de acuerdo a sí mismo y a sus integrantes el resto de los espacios de convivencia. Se trata entonces de construir un encuadre acorde a lo que se quiere evaluar teniendo en cuenta, qué variables va a controlar el observador y cuáles van a ser dejadas en manos del grupo observado.

A la hora de construirlo, conviene decidir cuáles son las variables que el staff técnico va a mantener estables a fin de que el sujeto grupo muestre sus particularidades: maneras, modos, agrupamientos, tensiones, segregaciones y rechazos. Por lo tanto, se han de tener en cuenta las siguientes variables para sostener como parte del encuadre:

  • Horarios de actividades grupales, entrenamientos y momentos de comunes: sostener horarios durante un período de tiempo para determinadas actividades permite dar una estabilidad grupal que permitirá al grupo “moverse con cierta seguridad y libertad a fin de mostrarse tal cual es”
  • Disposición de lugares en espacios comunes: delimitar los lugares comunes será un elemento estratégico fundamental para poder observar la “configuración de las relaciones dentro del grupo”. Poder observar in situ, al grupo, los subgrupos y a las relaciones entre sí, permitirá adquirir gran cantidad de información.
  • Inicios y cierres de los momentos libres o no estructurados: dejar que durante un tiempo el grupo estructure diversos momentos y actividades permite observar liderazgos positivos, subgrupos sublíderes, fragmentaciones o aislamientos, ausencias y demás elementos que en las instancias estructuradas suelen no aparecer.
  • Explicitación de pautas y criterios a la hora de tomar decisiones deportivas: poner de manifiesto las pautas y criterios que el staff técnico será de gran ayuda a que bajen las ansiedades grupales acerca de lo que el staff pondera positivamente y desde donde pivotean las decisiones deportivas iniciales. Por ejemplo, decidir una formación, desafectar a un integrante, definir capitán y subcapitanes y diferentes roles dentro del equipo.

Una vez construido el encuadre se debe designar quienes serán los encargados de observar lo que el sujeto grupo realiza o se configura, ya que es necesario que alguien del staff asuma la tarea diagnóstica e informa al resto de lo que ha recabado.

En la próxima entrega se darán algunas características de los grupos que permiten una cierta clasificación de aquello que se ha encontrado durante la etapa diagnóstica.

Síganme en @gustavoemena y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *