ATP Crónica Tenis

Un Djokovic antológico, se instala en su 9° semifinal de Wimbledon.

Sencillamente una clase, un monólogo, un desempeño antológico. Es así como mínimamente se podría calificar la exhibición de Novak Djokovic en estos cuartos de final de Wimbledon.

El serbio, literalmente aplastó en el primero de los cuatro choques programados en dicha instancia al belga David Goffin en sets corridos 6-4, 6-0 y 6-2, en tan solo 1 hora y 57 minutos de juego.

Con este triunfo, «Nole» accede a su 9° semifinal en la catedral, igualando el registro de quien fuera su entrenador, Boris Becker, a Arthur Gore, y a Herbert Lawford.

Djokovic y su habitual festejo luego de ganar sus partidos.
Imagen: Twitter.

Cómo arribaron a los cuartos de final

Esta edición de Wimbledon ha resultado ser un auténtico viaje placentero en coche para Djokovic. Hasta el reciente triunfo ante Goffin, no se ha enfrentado a ningún jugador clasificado entre los 20 primeros del ránking mundial.

Además, aquella tendencia se seguirá manteniendo, al menos hasta que se clasifique a una probable final. Esto, ya que se enfrentará en la primera semifinal del certámen londinense ante Roberto Bautista Agut (ranking 22°, y preclasificado 23°).

En la previa, parecía que Goffin podría ser un duro escollo para el tenista balcánico, ya que el belga sabe lo que es enfrentar instancias decisivas en grandes torneos . Y también, ha sabido tener en frente a Novak y salir vencedor.

Prueba de ello, ha sido el último enfrentamiento registrado entre ambos antes de haberse encontrado en el verde césped de la capital inglesa. Aquel triunfo de Goffin sobre Djokovic data del 2017, cuando el N°23 del mundo se impuso en cuartos de final de Montecarlo en 3 sets.

Amplio favoritismo para Djokjovic en el head to head ante Goffin. Pero el último partido, lo ganaba el belga.
Imagen: ATP.

Los duros enfrentamientos que ha tenido el tenista belga en el camino, hacían pensar que se llenaría de bríos y aire en la camiseta a la hora de medirse ante el N°1 del mundo.

Para llegar a los cuartos de final, Goffin tuvo que vencer en una larga lucha de 5 sets, y casi 3 horas y media, al ruso Daniil Medvedev. También, dió cuenta del más que experimentado, y de buenos réditos en césped, Fernando Verdasco, en 4 sets y 3 horas de partido.

Mientras tanto, Novak ha tenido realmente un plácido campeonato hasta esta ronda, sin saber lo que le esperaba hoy.

La benevolencia del sorteo del cuado masculino, sumado al desarrollo del mismo, en el que desde las primeras rondas cayeron varios de los favoritos y preclasificados, hicieron que el serbio pasara de rondas sin afugias, como si hubiera asistido a cuatro sesiones previas de entrenamiento.

En el camino del campeón defensor, para nada escarpado, se han aparecido el alemán Philipp Kolschreiber, Denis Kudla (USA), Hubert Hurkacz (POL), y Ugo Humbert (FRA).

El único de estos nombres que tuvo la osadía de arrebatarle un set, y plantearle un partido dificultoso fue el polaco Hurkacz, en un partido que duró exactamente 3 horas.

Así las cosas, las miradas de la cancha central, y del planeta tenis, se aprestaban a ver un encuentro parejo y que prometía emociones.

Primer set, inicio parejo pero primer strike para Djokovic

Los primeros compases del partido demarcaban lo que se esperaba en su antesala. Un intercambio de games en los que el juego de fondo, con un uso extremo de ángulos y juego de movilidad, sería el protagonista de este duelo.

Los primeros golpes del encuentro dilucidaban una paridad en cada uno de los movimientos, los golpes y la táctica de ambos contendientes.

Era un momento en el que no se sacaban diferencias y en el que la máxima concentración y consistencia eran cruciales, a sabiendas de que el mínimo error pasaría factura. Todo esto, dadas las caraterísticas similares de ambos jugadores.

Sin embargo, claramente Djokovic se impone en detalles como una mayor profundidad, mayor peso el sus ejecuciones, un acapacidad estratosférica de sobreponerse mentalmente a los duros momentos, y una devolución ganadora.

Apenas en el tercer game se vería la primera oportunidad de quiebre a favor de Goffin, siendo el primero en atreverse a atacar hacia la derecha del serbio haciéndolo mover de más. Desafortunadamente, fue una opotunidad que no supo aprovechar.

Las cosas siguieron igual, pero con un juego bastante atractivo y agradable a los ojos. Un ejemplo fue el punto con el que arrancó el séptimo game, y que sería crucial para el desarrollo del set.

Aquel punto lo comenzó Djokovic con un drop shot, que Goffin contestó con un golpe de muñeca cruzado hacia uno de los extremos de la red, lo que exigió al máximo a Djokovic, quien tuvo que subir in extremis a la red y conectar otro muñecazo de derecha para definir al espacio vacío de la pista dejado por el belga.

En este mismo game, llegaría el primer quiebre efectivo para el N°23 del mundo. Goffin se iba en ventaja. Sin embargo, no saber aprovechar esta ventaja, oro puro si se trata de jugar contra el mejor tenista de la actualidad, le terminaría costando caro a David.

Inmediatamente al siguiente game, Djokovic reaccionó justo a tiempo y recuperó lo perdido, asaltando el servicio de Goffin mediante una volea tras una subida a la red. Nole equiparaba las cargas, y todo volvía a la normalidad.

Pero estos dos quiebres consecutivos no serían los únicos que se iban a presenciar en el set. Faltaba uno más, uno que valdría un set. Goffin al servicio, comenzó a presentar dudas en sus ejecuciones, y ya se sabe que quien dude ante Djokovic, paga.

En el décimo juego, con Goffin al servicio, iban a llegar dos momentos de duda, reflejados en dos errores no forzados de derecha y de revés. Así, el tenista belga terminaría por claudicar y otorgar su saque, su game, y en definitiva el primer parcial.

Djokovic se adueñaba de la primera manga, y daba el primer paso para acercarse a su novena semifinal.

A partir de aquí, una sesión de entrenamiento más

No se sabe qué sucedió en la cabeza de Goffin para que no pudiera procesar el hecho de tener oportunidades para salir victorioso en el primer set del encuentro.

Lo cierto, es que haber perdido la primera manga ante Djokovic causó un cisma tan grande en el belga, que a partir del segundo set, se desenvolvería una historia de terror sin fin, en la que casi nada podría hacer.

Arrancaba el segundo set, y la forma en la que se dio el inicio de este parcial, hizo pensar a todo el mundo que lo que venía era una auténtica batalla.

Apenas en el tercer punto del set (0-0, 30-0 y servicio para Djokovic), ambos jugadores protagonizarían sin dudas el que sería el mejor punto del día, quizá del torneo hasta ahora. Sería hasta ahí, lo único valioso que David Goffin terminaría ganando en el set.

Luego de ese punto, pareciera que las energías y las fuerzas de Goffin se terminaron de consumir, a tal punto que bajaría los brazos de una forma inusitada. Se hacía irreconocible en el trámite del partido en este punto.

La falta de movilidad e intensidad, e incluso pelotas enganchadas en el marco de la raqueta, invadieron el juego lacónico del belga en el parcial.

El serbio hizo gala de su superioridad, y acudió a todo su repertorio de golpes posibles para no permitir la más mínima reacción en su rival, y dilapidar así sus esperanzas.

Para el N°1 del mundo, fue clave el aprovechamiento de los puntos con su devolución, ganando el 65% de ellos (17/26) por solo el 25 % de su rival (4/16).

Este, fue un auténtico paseo del serbio, quien en poco más de 30 minutos se embolsillaba la segunda de las tres monedas que le permitirían reclamar el premio final del match para avanzar a la semifinal.

El set terminó con un categórico 6-0, que dejó un dato bastante relevante: desde el 2006 cuando se enfrentaron Roger Federer y Rafael Nadal en la final, no se presentaba un 6-0 en el tanteador: Tuvieron que pasar 13 años para que se volviera a ver dicho suceso en una ronda de cuartos de final, o mayor a esta.

Alguna escaramuza de Goffin en el tercer set, pero nada que impidiera el triunfo de Djokovic

El último set no tuvo aquel dominio imperial por parte de Novak Djokovic. Al menos para Goffin y su honor deportivo, no tuvo la contundencia del anterior, y por lo menos pudo arañar un par de games.

Fueron 7 los games que Nole ganó de forma consecutiva, hasta que por fin Goffin regresaba al encuentro. Un game anecdótico y decorativo para el tenista belga.

Pero de nuevo los fantasmas de la imprecisión se hacían presentes, y Goffin entregaba un nuevo juego de servicio a su rival tras una doble falta (la única del set para él). De nuevo Djokovic se adelantaba en el set, esta vez por 3-1.

Unos tímidos ataques de David se hacían presentes mediante puntos atractivos. Unas pocas subidas a la red, y remates de smash que celebraba para darse ánimos mientras el público lo vitoreaba, como si se tratara del partido mismo.

Un pequeño consuelo para él, que ya sabía que el partido se le iba de las manos.

Las aguas siguieron su cauce, y tal y como terminaba el set anterior, iba a terminar este último set. 2-5, servicio para Goffin y quiebre en contra.

Con un error no forzado de revés en búsqueda de aperturas, Goffin terminaría por cerrarse la puerta del partido, y a su vez, su ilusión de poder alcanzar su primera semifinal en la catedral.

Fin del juego, e inicio de una ilusión que crece más en el box de Djokovic. Un concluyente 6-4, 6-0, y 6-2, abría el telón de una nueva función en la pista central del All England Lawn Tennis Club.

El serbio, seguirá firme en su propósito de alcanzar su quinto título en Wimbledon, dieciséis de Grand Slam, y también un laurel más para su espacio en el club de los tres más grandes de la historia del tenis, que juntos, alcanzan una nueva semifinal.

Nole, no le deja espacio a nadie en su camino.

 

Síganme en Twitter como @Jordan19_07 y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo, o en nuestro Instagram: sextoanillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *