ATP Crónica Roland Garros Tenis

¡Son las 12! la hora de Rafa. Nadal completa su reloj de títulos en Roland Garros y se hace eterno (1)

¡Son las 12 en Roland Garros!, y se ha completado el reloj de trofeos para un mismo jugador. Un gladiador que siempre es capaz de sobreponerse a los duros momentos y a los más difíciles obstáculos dentro y fuera de la cancha. Alguien que no parece un ser humano, sino una esfinge hecha en polvo de ladrillo a base de talento y corazón.

Ese es Rafael Nadal Parera, el mejor deportista español de la historia, y sin temor a caer en equivocaciones, uno de los 2 hombres que mejor hayan jugado al tenis en la historia. El manacorí se eterniza en el torneo que saca lo mejor de sí mismo. Nadal se corona por 12° vez en Roland Garros.

Rafael XII, es el reinado más vigente de la historia del tennis.
Imagen: Roland Garros Twitter.

En un partido bastante luchado a pesar del registro a veces simplista y poco profundo del marcador, el balear se impuso ante el que quizá sea el encargado de llevar la antorcha de la supremacía en este Grand Slam cuando el campeón ya diga basta: el gran Dominic Thiem, y lo hizo en 4 sets con parciales de 6-3, 5-7, 6-1 y 6-1 en 3 horas y 1 minuto de juego.

El Austriaco, con su tipo de juego basado en un despliegue físico increíble, una fortaleza mental acompañada de un arsenal de golpes de amplia movilidad, ángulos, y donde se destaca un revés de antología, sabe aprovechar las más mínimas oportunidades que se le presentan, y Rafa fue consciente de ello, por eso, supo tomar los recaudos necesarios.

De hecho, el último antecedente entre ambos había sido la semifinal del ATP 500 de Barcelona este mismo año, donde Dominic supo doblegar a Rafa en la pista que lleva su nombre.

Esta es la última postal del Thiem ganando un título, entre otras, obtenido dejando en el camino a Nadal en semifinales de Barelona. Una imagen que el español no quería dejar repetir.
Imagen: ATP.

Así llegaban a la final

La previa del partido presentaba un panorama en el cual, pese a que el N°2 del mundo venía en una performance impresionante estas dos semanas, llegaba a la “ciudad luz” en un año en el que mostró mayor vulnerabilidad y era más terrenal.

Hasta esta cita final, Rafa no había podido lograr entorchar más títulos que el logrado en el Masters 1000 de Roma, antesala al Grande parisino. Sin dudas, ponía a prueba su confianza.

Nadal llegaba a la final con una lista de víctimas que por lo mostrado partido a partido, lograban reconfirmar el favoritismo perpetuo que tiene el mallorquín así no halla hilvanado una gran temporada sobre arcilla.

Hasta aquí Y. Hanfman, Y. Maden, J.I. Londero, K. Nishikori, y el otro eterno, Roger Federer, fueron apeados en sets corridos. Solo David Goffin en tercera ronda pudo quitarle algo en lo que fue un botín para el belga, pues fue el único a quien el español le cedió un set.

Roger Federer fue el último escalón de Nadal antes del duelo definitivo ante Thiem, en una edición más de la rivalidad más querida del deporte en la última época.
Imagen: Depor.com

Por el otro lado, el N°4 del mundo, llegaba completando el póker de aces de los mejores del mundo copando las plazas de las semifinales de Roland Garros como no sucedía desde el 2011, y en un Grand Slam desde 2013. Thiem quería convertirse en el 9° jugador en la era abierta en ganarle al N°1 y al N°2 en un mismo Gran Slam.

El jugador austriaco, entrenado por la leyenda de Chile, Nicolás Massú, sí tuvo que pasar más trabajo que su rival en la final para poder llegar hasta esa instancia definitiva.

En 4 de sus 6 partidos previos cedió sets. Esto, ante T. Paul, A. Bublik, P. Cuevas, y la casi interminable y titánica semifinal contra Novak Djokovic, a quien le cortó su racha de partidos ganados consecutivamente en Grand Slams con 26 triunfos, junto con su “Nole Slam” tras ganar Wimbledon y el US Open en 2018, y Australia 2019.

Novak Djokovic fue el último paso para Thiem antes de llegar al encuentro decisivo en Roland Garros.
Imagen: Elespañol.com

Se garantizaba la mejor de las finales posibles, entre los dos mejores jugadores del mundo de la actualidad sobre polvo de ladrillo. Claro está, que Nadal no solo es el mejor de la actualidad en esta superficie, es el mejor de ayer, de hoy, y de siempre.

La gran final.

Este fue el sexto enfrentamiento entre los preclasificados N°2 y N°4° en una final de Grand Slam y el segundo en Roland Garros. Dominic Thiem buscaba su primer título de Roland Garros en su tercera final, incluyendo 1 de la categoría Junior, y Nadal ser el primer hombre en ganar al menos 2 títulos cada año desde el 2005.

Este es el «Head to head» de los enfrentamientos entre Nadal y Thiem antes de llegar a esta final, la segunda consecutiva en Roland Garros.
Imagen: ATP

Por otra parte, Thiem vs Nadal (2018-2019) es la tercera final repetida en Roland Garros, tras las de Laver vs Rosewall (1968-1969), y Nadal vs Federer (2006-2008).

Primer Set, primer golpe de Nadal.

Arrancaba el partido y ya el primer winner se hizo presente, un tiro de Rafa con su derecha que profetizaba la clave del partido: puntos con tiros profundos y abiertos y que no dieran chance a la anticipación de Thiem.

Sin embargo, el austriaco estaba al acecho y aprovechaba la más mínima chance que le dejara el español ante una pelota corta, ya sea despareciéndola del radar, o envolviéndola en una carga de top spin que dejaba ver un pique de pelota muy diferente al usual en los rivales del balear.

En el segundo juego del set (0-1 Nadal, Thiem al saque), se presentaba la primera doble falta del austriaco en el match, pero luego lo enmendaba con su primer winner de derecha. Luego, una subida de Nadal a la red como pocas en un punto vertiginoso tras un drop shot difícil de responder de Thiem.

Los primeros compases del partido reflejaban una variedad de golpes de lado y lado en el que se podía degustar de un buen menú de reveses, derechas al cuerpo llenas de efectos, idas a la red y dejadas fantásticas, en unos peloteos de paridad en su máxima expresión.

En el quinto game del set (2-2) se vio flaquear por primera vez el servicio de alguno en esta final.

Pese a que Nadal arrancó su juego de saque con ventaja en los dos primeros puntos, dos errores no forzados consecutivos y dos puntos apoteósicos de Thiem rompieron la balanza, y le hicieron al finalista de 2018 asestar el primer golpe en el set. Dominic se iba en ventaja 3-2 y servicio.

Sin embargo, y acto seguido, el de Mallorca fue al ataque contra el revés de Thiem y le usurpó su saque también con puntos intensos y un winner de derecha paralelo sobre el revés de su rival, acciones igualadas de nuevo.

Dos games después, el desequilibrio definitivo del set llegó. Thiem sacaba 3-4 y 15-40, y luego de un punto donde Nadal hizo recordar sus épocas donde corría de esquina a esquina, el español atacó una subida de Thiem con su revés para que, con un error del austriaco, le dejara al zurdo el segundo quiebre del set y un 5-3 a favor.

Finalmente, un Nadal que entendió que la estrategia adecuada era cortar los puntos con subidas a la red o su juego profundo y angulado, condujo los hilos de los puntos siguientes y se aseguró el primer asalto del combate.

6-3 final en uno de los mejores primeros sets que se hayan visto en una final de Roland Garros, pero dejando un sabor a poco para Thiem quien, contra otro rival, se hubiera llevado este set.

Un dato que vislumbraba el destino del partido: ¡100-0!, era la marca de partidos para Nadal en arcilla tras ganar el primer set. Y la última vez que perdió un partido a 5 sets tras ganar el primero en una final, había sido la del Abierto de Australia de 2012 ante Novak Djokovic.

Una estadística impresionante para sustentar el casi perfecto historial de Rafael Nadal en Roland Garros. Imagen: ESPN.

Si deseas saber cómo terminó esta batalla y seguir viviendo sus emociones desde la misma Philippe Chatrier , no te pierdas la segunda parte de esta crónica, como solo Sexto Anillo lo sabe hacer.

Síganme en Twitter como @Jordan19_07 y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo, o en nuestro Instagram: sextoanillo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *