Análisis Atletismo Noticias Opinión

Leyendas del atletismo: Ruth Beitia Vila

Tokio 2020 a un año de los XXXII Juegos Olímpicos, Las historias de los más grandes atletas nos comprometen. La campeona olímpica  Ruth Beitia Vila jamás será olvidada «Recordar es fácil para el que tiene memoria, olvidarse es difícil para quien tiene corazón, Gabriel García Márquez»

Leyenda del atletismo español

Asistir a unos Juegos Olímpicos es el sueño de todo atleta, pero para la saltadora de Alto, Ruth Beitia Vila, su sueño siempre fue «Ganar una Medalla Olímpica»

Ruth Beitia, la primera atleta española en ganar la IAAF Diamond  League y victoriosa siempre en las reuniones de esta liga, ha representado a su país en cuatro citas  Olímpicas, resultando Campeona Olímpica de altura, Capitana del equipo español y triple campeona de Europa. Su exitosa trayectoria atlética solo cabe en una gigantesca y elegante enciclopedia.

Beitia no solo mira al pasado, hoy sigue mirando al futuro. Sus ojos vislumbran el horizonte deportivo, la varilla en lo más alto, su mejor esfuerzo, su mejor salto.

«Mi mejor medalla es levantarme cada día con ganas de ir a entrenar» 

En el horizonte se vislumbraban  los Juegos Olímpicos de Rio 2016

Muchos piensan que en la vida no hay segundas oportunidades, eso no es cierto, las oportunidades muchas veces están dentro de nosotros mismos, yo encontré  la mía en forma de regalo total «estoy feliz afirmo Ruth después de ganar el oro olímpico en Rio 2016»  sin presión, todo lo que haga suma e independientemente de cuál sea el resultado, que me levante cada día con ganas y con ilusión de ir a entrenar para mí es un premio, un regalazo y la mejor medalla del mundo, es la manera de Ruth de emprender los retos

Tras anunciar su retirada a finales de 2012  cuando uno no sabe lo que quiere entonces está perdido, Ruth sabía exactamente lo que buscaba: tres meses después regresó a la competición. No podía estar alejada de las pistas, estaba de  vuelta, faltaba su logro más importante para el adiós definitivo. Su llama interior era la de un volcán en erupción.

Su vuelta  venia  marcada por una máxima: disfrutar. 

«Estoy feliz, y seguiré hasta que el cuerpo aguante, siempre que esté al 100% que no me retire una lesión o la sensación de ya no pasas a finales o que no estás al nivel de siempre», afirmaba en ese entonces, Ruth Beitia Vila,  seguirá teniendo  toda la razón porque en el atletismo de élite, de alta competencia, no es nada fácil destacar; mucho menos conseguir grandes logros y estar en unos Olímpicos.

Pocos lo logran por eso nosotros al igual que Ruth Beitia reafirmamos sus palabras «Nuestra mejor medalla es levantarse cada día con ganas de ir a entrenar» –

Muchas veces una persona tiene un deseo que cumplir o algo maravilloso que ver, en lo que a nosotros  refiere, tuvimos la suerte de ver en primera fila a una atleta de su calidad y nivel, ver a Ruth Beitia realizar su rutina antes de cada salto, dirigirse  con cada estudiado movimiento  a una magistral actuación, no significó otra cosa que una bendición de Dios, porque, en efecto, la primera y única vez que la vimos saltar nos paralizó una mezcla de sentimientos. Quedamos  maravillados con su talento, su actitud, su rutina antes y después de cada uno de sus saltos, su paciencia entre salto y salto, su impresionante técnica; y más allá de todo eso, su amor por lo que hacía y su concentración, luego, una vez terminada la prueba, sus dotes de gente, acercándose a los niños para darles la mano, un abrazo y un beso.

Ella estaba feliz, nosotros a la par, el atletismo estaba muy feliz, un “Quédate con nosotros Ruth Beitia” privaba en nuestro ánimo. Y realmente fue así, porque cuando la vimos saltar sus imágenes se grabaron en nuestra memoria para siempre, jamás se olvidarán… así será siempre. 

Fuentes de Imágenes: REUTERS/Dominic Ebenbichler, / Cadena SER

Fuentes: Libertad Digital, Atletismo Marca y Héctor López García

Síganme en Twitter en @hector100ptos y toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo en www.facebook.com/@sextoanillo o en Instagram: sextoanillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *